EN LAS ÁREAS DE urbanismo, movilidad y cultura

El regreso de Zapata, el poder de Sabanés... Carmena prepara su nuevo Gobierno

En juego está el 'dedazo' de la alcaldesa sobre los ediles que tras la reestructuración se posicionarán en mejores puestos de salida de cara a las primarias para las elecciones de 2019

Foto: La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, recibe de manos del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, una réplica del trofeo de la Liga de Campeones. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, recibe de manos del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, una réplica del trofeo de la Liga de Campeones. (EFE)

La anunciada remodelación del Gobierno municipal prevista para este mes de junio, coincidiendo con la llegada al ecuador de la legislatura, afectará a dos de las principales áreas, como son las de Urbanismo y Movilidad. Asimismo, están pendientes los cambios en Cultura, concejalía que ostenta la alcaldesa Manuela Carmena desde antes incluso de la destitución de Celia Mayer. La intención de la regidora pasa por aunar en una misma concejalía las competencias de Urbanismo y Movilidad, que actualmente desempeñan los ediles José Manuel Calvo e Inés Sabanés, respectivamente, mientras que en Cultura se producirá el proceso inverso: desgajar el área en dos departamentos diferenciados.

La elección de los ediles que asumirán las nuevas parcelas de poder, y por ende de quienes las perderán, tendrá consecuencias directas en los contrapesos internos del heterogéneo equipo de gobierno. Todo ello en un contexto en el que se ha iniciado ya la carrera por la reelección. Lo que está en juego es el 'dedazo' de la alcaldesa sobre los ediles de Ahora Madrid que tras la reestructuración se posicionarán en mejores puestos de salida de cara a las primarias para las elecciones de 2019. Por otra parte, se visibilizará si Carmena trata de mantener los actuales equilibrios internos, frágiles, pero reflejo de la pluralidad propia de la plataforma ciudadana que impulsó hace dos años la candidatura, o se decanta por enrocarse dando un mayor peso a su núcleo duro.

La promoción de los afines a la alcaldesa en detrimento del resto de actores es la tendencia que se viene marcando durante las últimas semanas, no solo con la destitución de Mayer sino también con los relevos en el consejo de administración de la empresa municipal Madrid Destino. Las tensiones internas que se produjeron entonces han ido 'in crescendo' ante los efectos de una reestructuración mucho más profunda. Es por ello que se están produciendo negociaciones cruzadas, a múltiples bandas, y se han extremado las precauciones para evitar filtraciones que puedan perjudicar la operación. La propia portavoz municipal, Rita Maestre, quien siempre se ha esforzado por negar cualquier tipo de división interna, reconocía tras el primer cambio de carteras que la decisión obtuvo un “consenso con matices” en el grupo de gobierno.

Las opciones abiertas pasan por mantener los actuales equilibrios internos o que Carmena se decante por enrocarse con su núcleo duro

Los cambios pendientes se siguen muy de cerca desde la dirección estatal de Podemos. El responsable de Urbanismo, José Manuel Calvo, es el único edil pablista del Ayuntamiento de Madrid. De perder sus actuales competencias, tras lograr desbloquear la mayoría de las grandes operaciones urbanísticas pendientes en la capital, se interpretaría como un golpe sobre la mesa de negociación para acordar el sucesor de la alcaldesa que mantienen el entorno de Carmena, a través de su jefe de gabinete Luis Cueto, y la dirección de Podemos.

La edil de movilidad, Inés Sabanés, perteneciente al partido ecosocialista Equo, cuenta 'a priori' con más afinidad hacia la alcaldesa. Desde su entorno, explicaban la pasada semana que las negociaciones estaban paradas. Sabanés cuenta además con las competencias de Medio Ambiente, por lo que entienden desde la formación morada en la capital que lo más conveniente para el Gobierno municipal es que la ecosocialista mantuviese esas responsabilidades y que las de Movilidad se integrasen en Urbanismo, pues se producen solapamientos de competencias en proyectos como los de la 'nueva Gran Vía'.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, conversa con la concejala de Medio Ambiente, Inés Sabanés.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, conversa con la concejala de Medio Ambiente, Inés Sabanés.

Lo cierto es que de perder Urbanismo, con toda la proyección y visibilidad que tiene esta área, el sector pablista se quedaría totalmente al margen del Gobierno. Esto es porque su cuota de partido es íntegramente errejonista, empezando por la portavoz municipal, a excepción de Calvo, además de que Carmena ha marcado distancias con la formación liderada por Pablo Iglesias desde el primer momento en que pisó el Palacio de Cibeles. De producirse esta tesitura, aumentarían las posibilidades de que desde Princesa 2, la sede estatal del partido, se diseñase una candidatura propia para las primarias de las próximas elecciones, avalada por Iglesias y alternativa a la 'tutelada' por Carmena.

El pacto firmado entre Iglesias y Errejón tras Vistalegre II para que el exportavoz encabezase la candidatura a la Comunidad de Madrid a cambio de una tregua interna no hace sino aumentar la complejidad de la situación. A ello debe añadirse que están por renovar los órganos municipales de Podemos actualmente liderados por Jesús Montero, persona de la total confianza del secretario general, con una asamblea prevista para los meses de noviembre y diciembre. Los afines a Errejón quieren controlar el consejo municipal del partido para evitar disfunciones con su estrategia transversal y con su peso en el Gobierno municipal. Movimientos todos ellos pendientes de la reestructuración y, por ende, de que haya acuerdos o no de cara a la sucesión de Carmena.

De perder la Concejalía de Urbanismo, el sector pablista se quedaría totalmente al margen del Gobierno municipal

En los márgenes orgánicos del universo podemista también se están produciendo movimientos de calado. El sector escindido de Ganemos, Madrid 129, al que pertenecen Mayer y los ediles Guillermo Zapata y Javier Barbero (Seguridad), está siendo uno de los que mejor parados han salido. Actuando como bisagra y en los últimos meses basculando hacia el sector errejonista, lograron evitar en la primera remodelación que Mayer se quedase sin cartera. Para ello se creó el área de Igualdad, sin apenas presupuestos pero con una elevada visibilidad mediática, a la postre lo más valorado de cara a aumentar las posibilidades de reelección mediante unas primarias.

Zapata, además, se quedaría con una parte de las competencias de Cultura, aunque en buena medida serían asumidas por Madrid Destino. Al menos este fue el intercambio de cromos acordado tras la destitución de la edil de Cultura, pero pendiente de encajar en el puzle debido a las dificultades aparecidas. La empresa municipal Madrid Destino, una entidad que mueve más de 85 millones al año y que es una herramienta central para políticas empresariales en el mundo de la cultura y el turismo, dejaría por tanto de estar en manos del responsable del área. En su lugar, sería el jefe de gabinete de la alcaldesa, conocido como el alcalde en la sombra, quien tendría el control efectivo de este ente, que ya ha pasado por una profunda reestructuración.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios