han pasado 25 años desde la operación del juez garzón

Los capos de la Nécora se reencuentran en la calle casi tres décadas después

Marcial Dorado sale de prisión tras ocho años de condena y se suma a los regímenes abiertos de Laureano Oubiña, Sito Miñanco y Charlín

Foto: Laureano Oubiña, Sito Miñanco y Manuel Charlín Gama. (de izq. a der.)
Laureano Oubiña, Sito Miñanco y Manuel Charlín Gama. (de izq. a der.)

Laureano Oubiña no estará solo. Cuando la Operación Nécora se aproxima a su trigésimo aniversario y uno de sus principales protagonistas ha logrado la libertad condicional, otros grandes nombres del narcotráfico gallego que empezaron a sonar en aquellos años enfilan también el camino de la calle. Es el caso de Marcial Dorado, que acaba de obtener su primer permiso ordinario en ocho años, antesala del régimen abierto. A los dos los esperan ya en semilibertad Sito Miñanco, que solo debe acudir a dormir a un centro de inserción social de Algeciras, y Manuel Charlín, libre desde 2010.

Casi al mismo tiempo que se conocía la libertad condicional de Oubiña, concedida 22 años después de su ingreso en prisión, el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional autorizaba al narcotraficante Marcial Dorado Baúlde el primer permiso ordinario después de permanecer ocho años en la cárcel, donde cumple una condena de 10 años por narcotráfico y otra de seis por blanqueo de dinero. Se acerca así al tercer grado penitenciario, al tiempo que se “prepara para la vida en libertad”, de acuerdo con el auto del juez. La Fiscalía Antidroga de la Audiencia Nacional se ha pronunciado en contra de los informes favorables del centro penitenciario de Villabona (Asturias), donde Dorado ha pasado el último año de internamiento, alegando alarma social y posible quebrantamiento de la condena.

La mañana de aquel lejano 12 de junio de 1990, cuando el juez Garzón activaba la operación Nécora con un impresionante dispositivo policial, a Oubiña lo detuvieron en pijama en el pazo de Baion junto a su esposa, Esther Lago. A Charlín lo sorprendieron en las oficinas de su fábrica de conservas. Marcial Dorado, conocido entonces como Marcial de la Isla, también era apresado en Galicia, y Sito Miñanco lograba escabullirse por encontrarse en el extranjero. Miñanco, Charlín y Oubiña formaron parte de aquel descomunal sumario que 13 años después derivaría en el mayor macrojuicio contra los capos gallegos de la droga. No así Dorado, que fue uno de los cinco detenidos que se descolgaron del mismo, aunque el fiscal inició un proceso separado contra él por blanqueo de dinero.

Dorado, que en esa década de los noventa entablaría amistad con el actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se inició en el contrabando cuando la cocaína aún no había tomado el relevo del tabaco entre la incipiente industria de los capos gallegos. Ingresó en la cárcel inicialmente por un caso abierto en 2003 tras la captura de seis toneladas de cocaína; fue culpado por narcotráfico. Con el proceso aún en marcha, fue condenado a otros tres años por cohecho y en abril de 2009, cuando disfrutaba del tercer grado, regresó a la cárcel, de la que ya no salió. En 2015 se vio ampliado su horizonte en la cárcel de la que pronto se librará para disfrutar cuatro días de libertad. Con su nuevo régimen podrá permanecer lejos de prisión un máximo de 30 días por año hasta la obtención del tercer grado o la libertad condicional.

Pazo Baion, antigua propiedad del narcotraficante Laureano Oubiña. (EFE)
Pazo Baion, antigua propiedad del narcotraficante Laureano Oubiña. (EFE)

El juez de Vigilancia Penitenciaria subraya en su auto que Dorado “goza de apoyo familiar y expectativas de futuro y que cuando estuvo en libertad provisional no se produjo ninguna incidencia ni intento de evasión del interno pese a las causas pendientes”. Cita además un acta del 13 de febrero en la que el interno asegura que “se arrepiente de todo lo que sucedió y de haber estado en un mal punto en un momento determinado, y también que “fueron hechos que sucedieron por una serie de circunstancias que ahora no podrían repetirse”. Su caso se diferencia de los de Miñanco y Oubiña en que él podrá disfrutar de los permisos en Galicia y trasladarse a una prisión próxima a su domicilio una vez consiga la libertad condicional.

Oubiña, no. El juez de la Audiencia Nacional que le concedió el 24 de febrero la libertad condicional decretó que no podrá pisar su tierra hasta que no transcurra el tiempo total de su condena: cuatro años, siete meses y 15 días. Pero mientras tanto se prepara para salir de la prisión de Navalcarnero (Madrid), donde cumple una condena por blanqueo de dinero procedente del narcotráfico, que se suma a la de 22 años de cárcel por tres delitos contra la salud pública por tráfico de hachís. En su caso el juez alegó la antigüedad de los hechos por los que fue condenado, su comportamiento en prisión, su edad –71 años– y razones de salud. El auto asegura que el preso “goza de apoyo familiar y ha fijado su domicilio y actividad con una ONG fuera de Galicia”.

Tampoco Sito Miñanco ha podido establecerse en Galicia, y por la misma razón que con sus compañeros de negocio: la necesidad de evitar el reencuentro con familias de las víctimas de la droga “que han sufrido las consecuencias de su actividad delictiva”. Desde que abandonó la prisión en 2015, trabaja en un aparcamiento propiedad de su antiguo abogado en Algeciras y pasa las noches en el centro de inserción social de la ciudad. Con varias condenas acumuladas, su tercer grado se lo concedió el mismo juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional que acaba de aliviar la condena de Dorado, José Luis Castro.

Miñanco, Charlín y Oubiña formaron parte de aquel descomunal sumario que 13 años después derivaría en el mayor macrojuicio contra los capos gallegos

De todos los grandes capos de los noventa, el primero en salir de la cárcel fue Manuel Charlín, de 83 años, un peso pesado del tráfico de drogas, pionero de los grandes narcos de Arousa, que tras una sucesión de entradas y salidas de prisión, donde vivió más de 20 años, quedó libre en 2010. Dos días después volvía a ser detenido por una causa de blanqueo y está implicado en otro caso similar por el que le han confiscado bienes por valor de 12 millones de euros. También le espera un juicio por un presunto abuso de una joven de 17 años con una ligera discapacidad.

Si las antiguas generaciones comienzan a evitar la prisión tras muchos años en ella, algunos integrantes de las más recientes la evitan 'in extremis'. Es el caso de Pablo Vioque Lages, hijo del fallecido abogado de narcotraficantes Pablo Vioque, absuelto este mismo viernes por el Supremo de la condena de seis años y medio de prisión impuesta por la Audiencia Provincial de Madrid por un delito de tráfico de cocaína. El TS entiende que las escuchas telefónicas, la única prueba que había contra él, carecían de indicios relevantes para sustentar esta intervención. Saldrá a la calle, la misma en la que podrá cruzarse con los Miñanco, Dorado, Oubiña y Charlín.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios