reclaman "elecciones ya" EN CATALUÑA

El equipo de Ada Colau registra el partido Comuns prescindiendo del apelativo 'país'

La supresión de la referencia 'país' en el nombre provisional se conoce tras la polémica de los últimos días sobre el tipo de referéndum catalán que ha enfrentado a los comunes con los soberanistas

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto al líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, en un mitin de la pasada campaña electoral. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto al líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, en un mitin de la pasada campaña electoral. (EFE)

El proceso de creación de un nuevo partido en Cataluña, lanzado por el entorno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sigue quemando etapas tras la creación del grupo promotor y la presentación del manifiesto fundacional, encabezado por el teniente de alcalde barcelonés, Jaume Asens, el responsable de Relaciones Políticas e Institucionales del ayuntamiento, Adriá Alemany, o el portavoz en el Congreso de En Comú Podem, Xavier Domènech. El último paso dado por los impulsores de este nuevo proyecto político, que tiene la vista puesta en las próximas elecciones autonómicas, ha sido el registro en el Ministerio de Interior del partido político, bajo el nombre de Comuns, el pasado mes de diciembre. Una denominación que recoge el popularizado apelativo de 'los comunes', en catalán, con el que se referencian los seguidores de la política del bien común.

En la ficha del registro, figura como representante legal del partido Marina López Planella, asesora del gabinete de Comunicación de la alcaldía de Barcelona desde septiembre de 2015. Hasta su contratación como cargo de confianza de Colau, formaba parte de la comisión de Comunicación de Barcelona En Comú “llevando a cabo tareas de organización, relato, edición y redacción de contenidos”, según figura en el currículo colgado en la web del ayuntamiento. El domicilio social de Comuns es un pequeño piso de la calle Mestres Casals Martorell, situada en el barrio gótico de la ciudad, evitando así las sedes de Barcelona en Comú o del resto de principales fuerzas que integran el proyecto: Podem, ICV y EUiA.

Además de Comuns, sobre la mesa también se encuentran otras dos opciones para denominar al nuevo partido, aunque a priori con menos apoyos: Catalunya En Comú y En Comú Podem. Ambos nombres se registraron en enero del pasado año ante la previsión de que se repitiesen elecciones, como así sucedió, para poder concurrir con la forma jurídica de partido instrumental, en lugar de en coalición. El nombre que se utilizó finalmente para las elecciones generales fue el de En Comú Podem. De ambas marcas se destacan ventajas y desventajas, aunque la preferencia es Comuns, tanto porque ya se identifica mediáticamente a los promotores del proyecto con este apelativo como por contar con un mayor consenso. La única pega que se ha destacado en los debates internos es que se trata de un nombre masculino, al contrario de las otras dos opciones que serían más inclusivas por tratarse de nombres neutros.

El nombre provisional que se ha elegido para identificar el proyecto hasta su asamblea fundacional, que está prevista para el mes de abril, es 'Un país en comú', por lo que la denominación oficial de Comuns, que todavía deberá ser ratificada por todas las fuerzas políticas implicadas y los diversos actores participantes en el proceso de debates sectoriales y territoriales, prescinde del guiño soberanista de 'país'. La supresión de esta referencia en el nombre se conoce tras la polémica durante los últimos días sobre el tipo de referéndum catalán que ha enfrentado a los comunes y a los soberanistas. Será durante los meses previos de debate hasta la asamblea constituyente -de enero a abril- en los que se ratifique el nombre, aunque desde fuentes cercanas al grupo promotor insisten en que la prioridad es "debatir de ideas antes que de nombres".

El diputado por Barcelona Xavier Domènech, que está actuando de portavoz provisional del nuevo sujeto político, rechazó la pasada semana en una entrevista radiofónica el referéndum unilateral propuesto por Junts Pel Sí y la CUP, al ser una repetición de la consulta soberanista del 9-N, “sin efectos políticos ni jurídicos vinculantes”, que no aportaría “nada nuevo”. Su hoja de ruta para desenquistar el conflicto territorial, en la línea de lo defendido por Podemos a nivel estatal, pasa por un referéndum con garantías, pactado con el Gobierno central. En la misma entrevista, Doménech reclamó que Cataluña "necesita unas elecciones ya", acusando al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de no cumplir sus compromisos.

Tras la polémica que generó fuertes críticas desde la Generalitat, el líder de los comunes en el Congreso difundió un comunicado a través de sus redes sociales reforzando el argumento de que "no renunciamos a un referéndum efectivo, que hemos defendido como pocos a lo largo de este último año, poniéndolo en la agenda del Estado como nunca a partir de nuestras alianzas fraternas con los que agrupamos más de cinco millones de votos". Con un tono en clave preelectoral, Domènech agregaba que desde el nuevo proyecto político no renunciarían a "construir una alternativa a una mayoría gubernamental" frente a quienes “no se atreven a tocar el IRPF a las grandes fortunas, el impuesto sobre el patrimonio o de sucesiones para rescatar a la ciudadanía más golpeada por la crisis".

Más allá del referéndum

La equiparación del derecho a decidir y de los derechos sociales, basados en la distribución de la riqueza, se contrapone así frente a quienes priorizarían lo primero dibujando un futuro desigual, como ya criticaron con la aprobación de los Presupuestos autonómicos. Asimismo, rechaza la polarización planteada desde el soberanismo, acusando a los comunes de estar en contra del derecho a decidir por no apoyar el referéndum unilateral. “Algunos buscan constantemente nuestra renuncia al referéndum: nuestro compromiso con la democracia y la soberanía de Cataluña es parte de nuestros anhelos”, aseguraba, para rematar con la proclama: "No, no renunciamos. No renunciamos a nada en absoluto”.

"Queremos ampliar el sentido de soberanía hasta llegar a todas las esferas de la vida y la política"

A lo que sí se renuncia, al menos en el nombre elegido para el partido, es a la inclusión del concepto de país. Como se establece en el artículo 1 de los estatutos registrados en el Ministerio de Interior, aunque de forma provisional y para poder cumplir con los requisitos del registro, “se constituye el partido político denominado Comuns, cuyas siglas son Comuns, así como todas las denominaciones que incluyan el nombre relacionándolo, con localidades o áreas geográficas del Estado y todas las derivaciones locales y regionales del nombre, así como su equivalente en todas las lenguas oficiales o cooficiales habladas y reconocidas en España.…".

Como recoge el manifiesto fundacional, los promotores de la nueva formación se declaran "hijos e hijas de lo mejor de nuestro país, pero también hijas e hijos de una nueva época y de un nuevo ciclo que pide poner el bien común por encima de las siglas. Un nuevo ciclo que ya ha cristalizado en la capital de Catalunya y ha sembrado semillas de cambio en todo el territorio, pero que apenas ha comenzado. Ahora, hay un paso más". Con la mirada puesta en "acabar con la desigualdad, la pobreza, el paro y la precariedad", adelantan que su intención es ampliar el sentido de soberanía hasta llegar a todas las esferas de la vida y la política. "No seremos un país libre si tenemos que seguir los dictados para cumplir los objetivos de déficit, poniendo los intereses del capital financiero y su deuda, muchas veces ilegítima, por encima del mantenimiento de un Estado de bienestar ya bastante precario", concluyen.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios