primarias psoe

Guerra dice sí a cerrar con Susana Díaz en Sevilla y Felipe González le da largas

Los afines a la candidata niegan nervios e improvisación en la recta final de la campaña, pese a que ahora la apuesta es una victoria por la mínima. El sábado irá a Cáceres

Foto: Susana Díaz, junto al exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, a su llegada al acto en el que anunció oficialmente su candidatura, el 26 de marzo en Madrid. (EFE)
Susana Díaz, junto al exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, a su llegada al acto en el que anunció oficialmente su candidatura, el 26 de marzo en Madrid. (EFE)

Susana Díaz estará hoy en Valencia y este viernes llegará a Sevilla donde, a escasos metros de Pedro Sánchez —que cuenta con la intervención de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo—, celebrará un gran acto con el que quiere poner punto final a su campaña. Será el colofón: ambos midiéndose a orillas del Gualdaquivir. Sánchez a metros de Triana, la cuna de Díaz, en lo que los susanistas ven una provocación. Todos han llamado al lleno en sus mítines en la capital andaluza.

El sábado, que no es jornada de reflexión, Díaz hará algo menos multitudinario en Cáceres con Guillermo Fernández Vara, según confirmaron fuentes de su candidatura. Sus afines guardan con gran hermetismo quién participará en su acto estrella en Sevilla para contrarrestar el golpe de efecto de los sanchistas con Anne Hidalgo. Según ha podido saber El Confidencial, tanto Alfonso Guerra como Felipe González han sido invitados para participar en este mitin, igual que estuvieron apoyando a Susana Díaz en la presentación de su candidatura en Madrid. Guerra sí se ha puesto a disposición de la candidatura de Díaz, según fuentes del equipo de la presidenta andaluza, aunque aún no está cerrado si subirá al atril. Sin embargo, González da largas y no aclara su presencia por motivos de agenda.

“Felipe [González] sabe que se equivocó por entrar en esta melé”, asegura alguien cercano al expresidente del Gobierno, que asume la teoría de que los referentes del partido debieron mantenerse al margen para preservar las siglas. “Él cree que cuanto más la apoye más la perjudica, porque hay gente en este partido que se ha dedicado a hacerle un traje que no se merece desde luego”, señala otra persona afín a Díaz. Ahora desde el PSOE andaluz, cuando González se excusa, aseguran que “no estaba previsto” que ambos intervinieran juntos como un símbolo más de la capacidad de unir de la presidenta de la Junta. Digan lo que digan, la ‘invitación’ estaba cursada y ambos la han recibido. Ella lleva semanas hablando de Guerra como "su tito", su modelo, y dice que fue su referente incluso por encima del expresidente.

Improvisación y cambios de agenda

La improvisación, la incertidumbre y los cambios de agenda se adueñan de la recta final de las primarias socialistas. Díaz no iba a tener documento político, porque servía la ponencia de la gestora. Solo presentaría propuestas. Al final reaccionó y sí que hubo, a cuatro días de la cita con las urnas y con la medida estrella, préstamos sin intereses de 24.000 euros para los jóvenes, fuera del documento impreso y como adenda. “Es algo abierto. Vamos trabajando. Otros han presentado varios documentos y no pasa nada”, se defienden los suyos. Incluso los de Patxi López atacan a Díaz por este flanco.

Guerra dice sí a cerrar con Susana Díaz en Sevilla y Felipe González le da largas

Nunca ha habido más incertidumbre que ahora mismo”, admite un dirigente andaluz. Otros le restan importancia. “Es algo que está pasando con todos los candidatos, es propio de la recta final. Se ajustan las agendas porque las fechas aprietan. Otros cambian de criterios políticos”, señala un diputado andaluz a la defensiva y aludiendo a Pedro Sánchez, al que Díaz trata de cercar dando la imagen de un político de “bandazos” y “vaivenes”.

Susana Díaz estará el sábado en Cáceres tras descartar una nueva visita a Cataluña. El malestar con el PSC es ya un secreto a voces

24 horas antes de que se confirmara que Díaz iría a Cáceres el sábado, a afianzar los apoyos por los que pelea Fernández Vara en su comunidad, desde su propio equipo se comentó la posibilidad de que diera un último paseo relámpago por Cataluña para tratar de acortar distancias con el PSC, mientas crecen los lamentos por la falta de neutralidad de Miquel Iceta. Ahora insisten en que “eso jamás estuvo en la agenda”. Quienes conocen los entresijos de su campaña señalan que se trabaja con compartimentos estancos y que es un núcleo muy reducido, capitaneado por Máximo Díaz-Cano, quien decide todo. Ni siquiera sus más cercanos en el PSOE andaluz están en el club selecto de la campaña. “No confundáis desconocimiento con improvisación”, zanja otro de sus leales, “se apura al máximo para cerrar los actos en función del desarrollo de la campaña”. Si Pedro Sánchez se hace una foto con cientos de sindicalistas, ella también un día después. Se pisan los talones.

Los dos, seguros de ganar

“Ella [por Susana Díaz] está segura, más segura que nadie”, defienden desde la candidatura de la dirigente andaluza. “Quien pensara que esto iba a ser un paseo militar se equivocaba. Por un ejercicio de responsabilidad hemos dejado demasiado tiempo crecer un relato sin que hubiera una alternativa, pero la campaña está yendo a más. De eso no tenemos dudas”, insisten, aludiendo a la fuerza cobrada por Pedro Sánchez.

Los barones que no cumplieron las expectativas en avales se han lanzado a la carretera y los pueblos buscando votos a toque de corneta

La tesis oficial entre los susanistas es que el domingo se reproducirá el podio de los avales con más distancia a favor de Díaz. Insisten en que los dirigentes territoriales de Extremadura, Valencia, Castilla-La Mancha y Asturias no se habían movilizado lo suficiente y ahora están recorriendo los pueblos. Javier Fernández, como presidente de la gestora, es el único que no pide el voto de manera directa. Ante el hundimiento de los barones, que como avanzó este periódico le vieron las orejas al lobo en la fase de avales y se dieron cuenta de que tienen problemas serios en sus territorios aun si vence su candidata, los susanistas ya advirtieron de que tocaban menos lamentos y más trabajo. “En algunos sitios se había trabajado con menos intensidad que en otros, y ahora mismo vamos todos a toque de corneta en todos los territorios. Con seguridad pero sin confianza”, sostienen desde la candidatura de la presidenta de la Junta. “La orden es que todos, desde el primero hasta el último, se tiren a los pueblos y las carreteras para no dejar atrás ni un voto”, admiten.

"Zapatero ganó por nueve votos"

La misma seguridad que muestra Susana Díaz en su victoria la señala Pedro Sánchez. Los suyos insisten en que sumará apoyos de Patxi López, convencidos de que les beneficia que este se haya aproximado a Díaz, y lo dan por ganador en todos los territorios excepto en Andalucía y Euskadi.

En sus filas, fuera del núcleo duro de Díaz, sí que hay nervios pese a que se mantenga la confianza en que vencerá. Aunque hay moral de victoria, nadie oculta ya que la fractura es grave, está servida y que ella ganará por la mínima. De hecho, tanto en las filas de Sánchez como en las de Díaz se oye que gana quien tenga un voto más que el segundo. Ahora el modelo de los susanistas es el de José Luis Rodríguez Zapatero, que venció por solo nueve votos y luego ganó las elecciones e integró, recuerdan, haciendo a José Bono ministro de Defensa. Los sanchistas se sonríen ante esa afirmación. Recuerdan que Zapatero fue quien le dobló el pulso contra pronóstico al candidato del aparato. Las primarias acaban muy abiertas.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios