Díaz ataca a Sánchez por sus "vaivenes" y por entrar en "subastas" para seducir al PSC
  1. España
LA LUCHA DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Díaz ataca a Sánchez por sus "vaivenes" y por entrar en "subastas" para seducir al PSC

La candidata se compromete a impulsar la apertura inmediata de la ponencia de la reforma constitucional en el Congreso si vence en las primarias. Insiste en que ella no muda de posición

Foto: Susana Díaz, durante la sesión de control al Gobierno andaluz, este 11 de mayo en el Parlamento de Sevilla. (EFE)
Susana Díaz, durante la sesión de control al Gobierno andaluz, este 11 de mayo en el Parlamento de Sevilla. (EFE)

Es otro de sus argumentos de campaña de Susana Díaz. Ella no cambia de opinión según el día, no da "vaivenes" y afirma lo mismo en cualquier punto de España. Es decir, se vende como una candidata y una líder fiable frente a un rival, Pedro Sánchez, que no tiene las ideas claras y se rectifica a sí mismo según el momento, y hasta se permite entrar en "subastas" para arañar votos de Cataluña.

Era bastante evidente que la presidenta de la Junta trazaría esa divisoria con su principal oponente a la primera oportunidad y después de conocerse su proyecto político definitivo, en el que el ex secretario general, empujado por las bases, según su equipo, se distanciaba ahora de Podemos menos de tres meses después de pedir la "unidad de acción" con la formación morada. Ella lo hizo en una entrevista este viernes con Susanna Griso en 'Espejo público', en Antena 3.

Díaz recalcó que lo que sostiene hoy lo mantiene "la semana que viene" y las siguientes, y que piensa ahora y después "lo mismo" del modelo de país y del carácter "autónomo" del PSOE. "Yo no cambio, no doy vaivenes, y lo defiendo en Madrid, Andalucía y Galicia". Y para incidir más en lo que los susanistas califican de "contradicciones" flagrantes de Sánchez, aseguró que ella comparte lo que él dijo sobre la moción de censura a Mariano Rajoy en una entrevista en la SER, apenas dos horas antes de que lanzase la oferta Pablo Iglesias. El exlíder "dijo que las mociones eran constructivas y que no había una mayoría alternativa" a la del PP. "Si cambió de posición, se lo tendrá que preguntar. Si él ha cambiado, sus motivos tendrá".

Díaz, sobre la bronca campaña en el PSOE: "Entre los socialistas no cabe el odio y el rencor"

Griso le recordó también el viraje de Sánchez respecto a Cataluña. Cuando estaba al mando del partido, defendía que había que reconocer las "singularidades" territoriales, pero ahora como candidato entiende España como un Estado "plurinacional". Un cambio de postura que explica porque tiene derecho a "evolucionar". "Ayer dijo otra cosa", precisó Díaz, advirtiendo que en el texto definitivo se acota el concepto de 'nación' aplicado a Cataluña: quiere que se la reconozca como 'nación cultural', sin soberanía jurídica. Díaz señaló que no sabe "cual es la posición" de Sánchez, pero en cualquier caso ella no va a apostar por "cambiar el artículo 2 de la Constitución" —Sánchez tampoco, según recalcó ayer jueves su equipo—, porque los soberanistas "plantean ser nación porque quieren ser Estado" y porque los socialistas alcanzaron un "consenso mayoritario y unánime" en Granada, en 2013.

Foto: Pedro Sánchez, este 10 de mayo en un mitin con militantes en Sabadell, Barcelona. (EFE)

Al hablar de "subastas", estaba aplicando ese término a Sánchez, dando por hecho que él ha girado en su opinión sobre Cataluña para seducir a los militantes del PSC. Lo cierto es que él ha arrasado en avales allí: 6.058 frente los 974 cosechados por ella.

El "concepto de país", claro

"Para mí es muy importante que la secretaria general, si llego a serlo, tenga muy claro el concepto de país, no generar incertidumbres ni inseguridades", ni "entrar en subastas en Cataluña todos los días por un puñado de votos". "Yo voy a decir lo mismo, y eso a la larga lo van a reconocer los ciudadanos", sostuvo. Su postura, incidió, es la reforma de la Constitución en sentido federal, que reconozca las "singularidades" de los territorios y a la vez garantice la "igualdad" de todos los españoles. Fue entonces cuando lanzó una propuesta: lo primero que hará si es elegida líder de los socialistas el 21 de mayo es "impulsar que se abra la ponencia constitucional cuanto antes", porque tiene que haber "diálogo, acuerdo y pacto" entre los partidos y también "un marco de entendimiento con la sociedad civil". Un impuso al cambio en la Carta Magna, reforzó, "sin subastas, diciendo siempre la verdad y no cambiando porque haya un proceso de primarias, un proceso electoral o porque me encuentre en un rincón u otro de España".

Recuerda a su rival que lo que "abrieron las puertas de La Moncloa" al PP fueron las "dos derrotas electorales", tras las que no hubo "autocrítica"

Hubo más reproches a Sánchez durante la entrevista. Recordó, frente a la acusación del madrileño de que fue ella quien dejó a Mariano Rajoy en el Gobierno, que lo que le abrieron "las puertas de La Moncloa" fueron las dos derrotas electorales consecutivas, en 2015 (90 escaños) y 2016 (85), pese a que enfrente el PSOE tenía al PP "más débil", tras las que no se hizo "autocrítica". Díaz intentó sacar pecho de sus 6.539 avales de más sobre Sánchez y negó que le hubiera ganado la batalla en el primer asalto al sorprender con su número de firmas conseguidas. "Hay quien se ha vuelto profesional de las expectativas", le tiró, insistiendo además en que sus apoyos vienen de militantes de la misma "calidad" que los que le respaldan a él. Recalcó que sus avalistas, los suyos y los de todos los candidatos, han actuado con "libertad" y votarán lo que quieran el 21 de mayo, y advirtió que hace tres años se acusó a los que apostaron por Sánchez de ser militantes "cautivos" —fue Eduardo Madina, entonces enfrentado a ella, y ahora en sus filas— y ahora es él quien lanza ese dardo a sus contrarios.


La presidenta también buscó rebatir la idea del "derrocamiento" de Sánchez en el comité federal del 1 de octubre, reiterando que el "único derrocado" fue Tomás Gómez, en febrero de 2015, y por decisión fulminante de Sánchez. "Por repetir una mentira no se convierta en verdad", subrayó, insistiendo en que el 1 de octubre hubo una votación sobre la propuesta, planteada por el secretario general, de un "congreso en 15 días", y la mayoría del máximo órgano del PSOE se la tumbó y por eso tuvo que dimitir, porque fue "derrotado". Obviaba que tres días antes 17 miembros de la ejecutiva presentaron su renuncia para forzar la caída del líder, y él resistió.

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía y candidata a la secretaría general del PSOE, Susana Díaz. (EFE)

El proceso lo vive "con ilusión"

Díaz señaló que ella habría "desautorizado" al alcalde de Calasparra (Murcia) que, el pasado domingo, cuando actuó como telonero de Sánchez, acusó a la gestora de Javier Fernández de prácticas "mafiosas", y enfatizó que ella pide a los suyos que no hablen "mal de ningún compañero".

La presidenta califica de "escrache" la concentración convocada por Podemos la víspera de las primarias, pensada para "intimidar e influir"

Más claramente dura fue con Pablo Iglesias y con Compromís, uno de cuyos senadores rompió en el pleno de esta semana una foto de ella, hecho que no condenó el líder de Podemos. "Quien embrutece la política, recurre al insulto, es porque no tiene razones que defender", criticó, para después identificar esos gestos con la "política de teatro y espectáculo" frente a la "izquierda útil" del PSOE. Díaz calificó de "escrache" a su partido que Iglesias convocara una concentración en Sol la víspera de las primarias socialistas, para "intimidar e influir" en los afiliados. "Tiene que entender que lo que ha hecho con IU no lo hará con el PSOE", que desea que sea un proyecto "autónomo". La candidata sí defendió el "diálogo" con otras fuerzas y, para alejar la imagen de baronesa de la derecha e incapaz de llegar a pactos, recordó que ella misma gobernó con la federación de Alberto Garzón, con IU, durante dos años (2013-2015), pero sobre la base del "respeto".

A tres días del debate, Díaz subrayó el apoyo que está recibiendo su candidatura, que vive el proceso "con ilusión" y advirtió de que sus adversarios están "fuera del PSOE", no dentro.

Vara también critica los "cambios de criterio" y advierte de que no apoyará todo lo que haga Sánchez si gana

No solo Susana Díaz criticó este viernes los "vaivenes" de Pedro Sánchez. También lo hizo el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara: "Los cambios de criterio están en su ADN y su trayectoria". "Peor que ir en la dirección equivocada es cambiar de dirección en función de los acontecimientos", agregró el jefe de la Junta en una entrevista en la SER. Porque "difícilmente puede estar al frente de una organización alguien que no sabe muy bien el partido que necesitamos", ni el modelo de país. Vara comparó a Sánchez con Groucho Marx y su "estos son mis principios y si no le gustan, tengo otros", informa EFE. 

"Me dan mucho miedo quienes no saben dónde van", quienes "cambian las cartas en cada momento buscando los aplausos", quienes dicen "en cada sitio lo que apetece oír", repitió el presidente en una entrevista en TVE. En la tele pública lanzó una advertencia severa: si Sánchez gana las primarias, "tendría muy complicado apoyar activamente determinadas decisiones que se tomaran". "Lo digo antes para que no nos engañemos, yo no voy a prestar mi apoyo a una redefinición de España que perjudique de manera tan seria a aquellos a los que yo represento", como es "el conjunto del pueblo extremeño", señaló. 

Para Vara, la situación no es la de hace tres años. Entonces, él apoyó a Eduardo Madina, pero cuando el madrileño venció, se puso a ayudarle "desde el minuto uno", pero en aquel momento se discutía de personas, y ahora, "sobre visiones distintas de la organización y del país" que los socialistas quieren "construir". Pero que no apoye "no quiere decir" que se vaya a ir del PSOE. Entretanto, defenderá la candidatura de Díaz. ¿Y si es derrotada? "Ya veríamos lo que cada uno hacemos y cómo lo hacemos", respondió, informa Europa Press.

Crisis PSOE 39° Congreso Federal del PSOE Barones del PSOE Susana Díaz Antena 3 PSC Susanna Griso Mariano Rajoy Cadena SER Guillermo Fernández Vara Extremadura TVE RTVE Cataluña Tomás Gómez
El redactor recomienda