INVESTIGACIÓN Y SOLUCIONES 'AD HOC' PARA CLIENTES

70 personas creando el futuro energético: así es el centro de investigación de Cepsa

Moldean nuevos modelos de extracción de petróleo, catalizadores y detergentes: estos son los 70 trabajadores a los que Cepsa confía su futuro desarrollador e investigador.

Foto:

En un sector tan volátil y tremendamente cambiante como el del crudo, las petrolíferas de todo el mundo cada vez tienen que hacer más esfuerzos para soportar los temporales y seguir ocupando una buena posición en el mercado.

Es por ello que casi todas las grandes del sector están haciendo cambios significativos para que, en un mercado tan dinámico, sus procesos de trabajo puedan adaptarse lo más rápido posible y de manera eficiente para no perder comba.

Esa es la lucha que también mantiene Cepsa. Y es que hace tiempo que la compañía española empezó a centrar sus esfuerzos de cara a un objetivo claro: que su tecnología sea cada vez más eficiente.

70 personas creando el futuro energético: así es el centro de investigación de Cepsa

El 'cerebro': su centro de investigación

Y para ello, Cepsa tiene un plan: el centro de investigación que la compañía tiene en Alcalá de Henares desde 2008 y en el que desarrollan las nuevas tecnologías que servirán como base para sus nuevos modelos de negocio.

En el centro trabajan entre 65 y 70 personas, que tienen un doble objetivo: por un lado, liderar los nuevos proyectos de investigación y desarrollo de la compañía; por otro, asesorar a los clientes de Cepsa e incluso desarrollar proyectos de investigación 'ad hoc' para cada cliente.

Además, el centro de investigación también sirve como banco de pruebas: "Tenemos plantas piloto en las que simulamos lo que hacen nuestras plantas industriales, y ahí somos capaces de desarrollar nuevos catalizadores, procesos o mejoras de eficiencia", asegura Miguel Ángel Calderón, director de Tecnología e Investigación de la compañía.

Y es que, para la compañía, la innovación y la tecnología no son una mera opción, sino un pilar básico: "Si queremos estar en el mercado y ser líderes, tenemos que serlo a través de la innovación y la inversión. El que primero implanta una tecnología es el que suele tener más éxito en el mercado, así que tenemos que estar muy alerta. Las empresas que dejan de innovar e invertir empiezan a morir", asegura.

Miguel Ángel Calderón, director de Tecnología e Investigación de Cepsa. (Foto: Carmen Castellón)
Miguel Ángel Calderón, director de Tecnología e Investigación de Cepsa. (Foto: Carmen Castellón)

Objetivo: extraer un 20% más de crudo

El equipo de dicho centro trabaja actualmente en varios proyectos. Uno de los más interesantes es su tecnología de recuperación mejorada de crudo (EOR, 'enhanced oil recovery'), un desarrollo enfocado a la mejora de la extracción de reservas en los yacimientos de producción de crudo. Esta técnica, consistente en la inyección de una mezcla de productos químicos tensoactivos, logra aumentar hasta en un 20% la producción en los pozos situados alrededor del punto de inyección.

"Estamos desarrollando moléculas químicas que son capaces de lavar la roca y extraer más petróleo de nuestros pozos", nos cuenta Calderón. "Normalmente, con técnicas tradicionales, se suele sacar un 50% del petróleo que está absorbido dentro de la roca, pero con estas moléculas, podemos lavar la roca como si lavásemos la ropa, de modo que somos capaces de extraer hasta un 20% más de petróleo de un pozo que ya había dado su 50%".

En condiciones óptimas se puede extraer hasta el 70% del petróleo de un pozo

Los números nunca podrán ser absolutos, ya que en ocasiones la tecnología EOR podrá sacar ese 20% más, pero otras veces el porcentaje será menor. De todos modos, las cifras no parecen desdeñables: en el mejor de los casos, la compañía es capaz de extraer hasta el 70% del crudo de una roca.

A día de hoy, Cepsa tiene en marcha una prueba piloto de este modo de extracción en el campo Caracara Sur (Colombia), pero, a medida que pase el tiempo, quiere aplicarlo también en el norte de África y Oriente Medio. Sin embargo, la cosa no es tan sencilla como llevarse la tecnología de un sitio a otro: "La técnica que vale en un pozo puede no valer en otro, en cada pozo hay que buscar la más adecuada, y eso es lo que hacemos. Tenemos una línea entera de investigación con cerca de 20 personas trabajando en ello", asegura Calderón.

Miguel Ángel Calderón, director de Tecnología e Investigación de Cepsa. (Foto: Carmen Castellón)
Miguel Ángel Calderón, director de Tecnología e Investigación de Cepsa. (Foto: Carmen Castellón)

Nuevas tecnologías en la industria química

La EOR no es la única tecnología desarrollada por Cepsa en los últimos años dentro de sus proyectos de innovación: en general, la compañía lleva años centrada también en la convivencia de sus nuevas tecnologías con la industria química en la que se inserta.

Parte de estas tecnologías desarrolladas se focaliza en dos objetivos: las materias primas para detergentes y para policarbonatos (plásticos de ordenadores, de móviles, etc.). "Ahora mismo estamos desarrollando nuevos procesos para tener detergentes mucho más eficientes, con menor gasto", asegura Calderón.

Además, hay una palabra que cobra especial protagonismo en este apartado: "El fenol, la materia prima de estos plásticos. Llevamos tiempo desarrollando tecnologías que nos hacen conseguir fenol de una manera mucho más eficiente y a menor coste. En la industria química, se está usando cada vez más, así que el que sea capaz de producirlo con unos costes más bajos tendrá un mayor liderazgo en el mercado", asegura.

"Tenemos procesos para conseguir detergentes mucho más eficientes y con menor gasto"

Por otro lado, Cepsa también está dando pasos significativos en la consecución de nuevos catalizadores: "Estamos mejorándolos en todas las refinerías y plantas químicas, estamos consiguiendo tener catalizadores que consumen menos energía y menos materias primas".

Según la multinacional española, sus nuevos catalizadores son "más activos, más selectivos y capaces de trabajar a menores relaciones de benceno a olefina, que presentan ventajas como la minimización de formación de subproductos pesados difíciles de gestionar, lo que se traduce en una importante mejora medioambiental".

Planta química de Cepsa en Shanghai.
Planta química de Cepsa en Shanghai.

Además, "el nuevo proceso precisa menos benceno, con un importante ahorro energético, y el coste de la producción de los catalizadores de nueva generación es menor que el de los actuales".

La apuesta, por tanto, está clara: en un sector en tanto movimiento como el petrolífero, cualquier empresa involucrada debe tener unos altos parámetros de innovación y la rapidez suficiente para que sus proyectos tengan un punto de negocio antes que los de la competencia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios