para ahorrarse un 30% en costes laborales

Bronca a la vista: las firmas recortarán los pluses y ampliarán las jornadas en la estiba

Fuentes del sector aseguran que los pluses de productividad y los suplementos salariales por trabajar noches, fines de semana o festivos disparan los costes laborales en España

Foto: Los estibadores del puerto de Bilbao salen a la calle. (EFE)
Los estibadores del puerto de Bilbao salen a la calle. (EFE)

Salen veteranos caros, entran jóvenes baratos. La ‘precarización’ de la estiba vía sueldos no es el único escenario que preocupa a los estibadores. Las empresas planean como poco recortar los pluses (nocturnidad, productividad, festivos, etc.) y ampliar la jornada laboral efectiva de los empleados, o dicho de otra manera, hacer que trabajen más por el mismo precio. Y negociarán nuevas condiciones salariales para las nuevas incorporaciones con el objetivo de recortar una factura superior a la media europea.

De hecho, los costes laborales de la estiba en España se acercan al 60% del total, un porcentaje superior al de otros países de nuestro entorno como Alemania (37%). “Basta con suprimir los pluses para recortar un 30% la factura. No habría ni que tocar los salarios”, señalan fuentes de la industria a este periódico. ¿De qué complementos estamos hablando? Según el convenio sectorial publicado en el BOE en 2014, las empresas deberán consensuar en cada puerto un pago diferenciado para los estibadores que trabajen fuera de la jornada ordinaria (de 8:00 a 20:00, de lunes a viernes).

Es decir, las jornadas nocturnas (de 20:00 a 8:00), de sábado y de domingos o festivos se pagan aparte, a diferencia de lo que ocurre en muchos otros sectores donde los trabajadores pelean por conseguir o recuperar este derecho laboral. “Hoy, trabajar un fin de semana en la estiba equivale a ganar el doble y sirve para acumular días libres”, sostienen desde el sector.

Pero la verdadera clave que supone un desembolso adicional para las empresas está en la productividad. Este concepto se toma como base para calcular los complementos salariales. Los estibadores de puertos de gran actividad como Valencia, Algeciras o Barcelona suelen duplicar o triplicar salarios base que alcanzan los 1.400 euros en algunos casos.

Puertos del Estado ganó 217 millones en 2016, un 7,9% más que en el año anterior. La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar vincula estos buenos datos a la productividad, y los utiliza como argumento para desacreditar la reforma diseñada por Fomento como respuesta al mandato europeo. No obstante, el sindicato mayoritario de estibadores considera que Íñigo de la Serna está empeñado en tocar un sector que funciona bien.

"El 40% del salario en grandes puertos depende del número de contenedores cargados o descargados"Mientras tanto, las empresas buscan fórmulas para meter mano a los pluses de productividad. Su objetivo es suprimir (o al menos aminorar) su impacto en las cuentas de resultados, aunque no lo tendrán nada fácil en la mesa de negociaciones. “El 40% del salario en puertos como el de Algeciras o Valencia depende del número de contenedores” que carguen o descarguen los empleados. Por tanto, no hablamos de un tema menor.

La Plataforma de Inversores en Puertos Españoles (PIPE) ya encargó un informe económico donde defendía una rebaja del 60% en el sueldo de los estibadores, como ya contó El Confidencial. Pero la patronal Anesco de momento se limita a pedir a los sindicatos que permitan a las empresas operar con total libertad en un sector que pronto dejará de ser monopolístico. No es la única contrapartida que exige a cambio de mantener la mayoría de los empleos fijos. El Estado deberá hacerse cargo tanto de las prejubilaciones como de las bajas incentivadas, y el Gobierno deberá sentarse a negociar, como también reclama la Coordinadora.

El Ministerio de Empleo recogió el guante cuando anunció un paquete de ayudas a la reconversión de la estiba. No aclara su cuantía ni su destino, aunque este diario ha podido saber que financiará unas 1.400 jubilaciones anticipadas y la factura ascenderá a unos 250 millones de euros, la mitad del importe estimado por las empresas (500 millones).

Las compañías estibadoras tienen todas sus esperanzas puestas en una reforma que no termina de arrancar. Salvo sorpresa, el Gobierno no conseguirá los apoyos necesarios para convalidar el real decreto ley impulsado por Fomento. Su cometido es liberalizar un sector caracterizado no ya por los elevados sueldos (entre 60.000 y 80.000 euros brutos anuales), sino por el enchufismo y la dificultad de entrada.

A pesar de los recordatorios de Bruselas, la mayoría de los partidos políticos siguen dando la espalda a De la Serna. Y todo ello con un telón de fondo inquietante: cuatro días de huelga en los puertos que arrancarán este viernes.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios