Sólo 7 entidades europeas, de las cuales 5 son cajas españolas, suspenden los test de estrés

El banco alemán de crédito hipotecario Hypo Real Estate (HRE), el Banco Agrícola Griego (ATEbank) y cuatro grupos de cajas de ahorros españolas, además de CajaSur,

El banco alemán de crédito hipotecario Hypo Real Estate (HRE), el Banco Agrícola Griego (ATEbank) y cuatro grupos de cajas de ahorros españolas, además de CajaSur, son las siete entidades que suspenden las pruebas de esfuerzo desarrolladas por el Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CESB) sobre 91 bancos comunitarios al no cumplir el objetivo de mantener al menos un ratio de capital Tier 1 del 6% en 2011.

En concreto, el nacionalizado HRE es la única de las 14 entidades germanas examinadas en suspender puesto que bajo el escenario más adverso, que incluye el impacto del riesgo soberano, reduce su Tier 1 al 4,7%. Por su parte, el ATEbank es la única de las seis entidades griegas examinadas en no cumplir los mínimos establecidos al contar con un ratio Tier 1 del 4,36% en el más exigente de los escenarios previstos.

Los cuatro grupos de cajas españolas que suspenden son las catalanas Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa, Caja Duero y Caja España, Banca Cívica (Caja Navarra, Cajacanarias y Caja Burgos) y Unimm (Sabadell, Tarrasa y Manlleu). A éstas hay que sumar la cordobesa CajaSur, que ya ha sido intervenida y vendida al BBK.

En conjunto, las siete entidades que suspenden necesitan 3.500 millones de euros de capital adicional Tier 1, de los cuales 2.043 corresponden a las cajas españolas.

La Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el CEBS pidieron a estas entidades "que den los pasos necesarios para reforzar sus posiciones de capital a través del sector privado y recurriendo, si es necesario, a las facilidades creadas por los Gobiernos de los Estados miembros, respetando las reglas de la UE sobre ayudas públicas".

"Los resultados de los test confirman la resistencia global del sistema bancario de la UE a impactos macroeconómicos y financieros negativos, y son un importante paso adelante para restaurar la confianza en los mercados", afirmaron los tres órganos en un comunicado conjunto. Los bancos del resto de grandes países de la UE, como Reino Unido, Francia o Italia, pasaron el examen sin dificultades.

En el peor de los escenarios, las entidades financieras de la UE registrarían en conjunto pérdidas adicionales de hasta 566.000 millones de euros durante los años 2010-2011. La mayor parte de esta cantidad corresponde a activos tóxicos (472.800 millones), mientras que las pérdidas asociadas a una crisis de deuda soberana ascenderían a 67.200 millones y las pérdidas de explotación a 25.900 millones.

En este caso, el ratio de capital Tier 1 de los bancos comunitarios caería del 10,3% de media en 2009 al 9,2% a finales de 2011 (muy por encima del 4% de mínimo legal y el umbral del 6% que se ha utilizado para los test de estrés).

Los resultados sugieren una "fuerte resistencia" del sistema bancario de la UE en su conjunto, destacó el CEBS, que precisó no obstante que este resultado "se debe en parte a la continua dependencia de algunas instituciones del apoyo gubernamental". En concreto, los fondos públicos inyectados a la banca hasta el 1 de julio de 2010 ascienden a 197.000 millones de euros, cifra que representa 1.2 puntos porcentuales del ratio Tier 1.

Por ello, los supervisores resaltaron que "teniendo en cuenta la incertidumbre sobre la actual senda de la recuperación macroeconómica, los resultados no deben verse como un motivo para la complacencia".

Los test de estrés, realizados por los supervisores nacionales y coordinados por el Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CEBS, por sus siglas en inglés), tienen como objetivo determinar si los bancos tienen capital suficiente para resistir a una situación de empeoramiento de la economía, aumento del paro, caída del precio de la vivienda e incremento de la morosidad.

El peor escenario contemplado prevé una recaída en la recesión sumada a una crisis de deuda soberana. En este caso, la economía de la eurozona se contraería un 0,2% en 2010 y un 0,6% en el 2011 (frente a una previsión de crecimiento del 0,7% este año y del 1,5% en 2011 en el escenario de referencia). Además, se aplica a los bonos griegos a cinco años un descuento ('haircut') del 23,1%, a los bonos portugueses del 14%, a los españoles del 12% y a los alemanes del 4,7%. Pero se descarta la quiebra de cualquier país.

El ejercicio, que en principio abarcaba únicamente a los 25 mayores bancos de la UE, se ha ampliado a 91 entidades que representan al 65% del sistema financiero de la UE. España ha ido un paso más allá en la exigencia de transparencia y ha publicado el resultado del 95% del sector, excluyendo únicamente a las cooperativas de crédito.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios