los azulgrana se AGARRAN AL ATLÉTICO

Luis Enrique, por si acaso, se prepara para un "holocausto caníbal" en el Barcelona

Los cálculos son sencillos, los azulgrana necesitan un tropiezo de los blancos para ponerse líderes virtuales antes del clásico. El equipo de Luis Enrique está recuperando su mejor versión

Foto: Messi, en el partido contra el Sevilla. (Reuters)
Messi, en el partido contra el Sevilla. (Reuters)

El FC Barcelona, tras la victoria ante el Sevilla por 3-0, sigue echándole el aliento en la nunca al Real Madrid, pero mientras los blancos no pinchen la diferencia se mantiene y encima los de Zidane tienen aún la vida extra del partido aplazado frente al Celta. Ayer no hubo sorpresa en el Camp Nou, tampoco en Butarque y en el vestuario azulgrana se agarran al Atleti del Cholo Simeone para cazar al Madrid antes del Clásico. Son cinco ya las victorias consecutivas que ha logrado el conjunto rojiblanco (Valencia, Granada, Sevilla, Málaga y Real Sociedad) y parece estar en el momento más sólido de la temporada, así que el derbi es la mejor baza de los azulgranas para recortar distancias antes del choque en el que se medirán ambos el próximo 23 de abril.

A Luis Enrique se lo preguntaron directamente este miércoles, si confiaba en el Atlético, y contestó “yo confío en el Barça”, pero con el calendario en la mano el derbi está marcado en rojo como un partido que puede ser clave en la Liga. Por si acaso, el Barça no solo no falla sino que está recuperando su mejor versión. Desde que el asturiano anunció que no pensaba renovar se ha liberado él, que se muestra hasta más relajado en las salas de prensa, y a sus jugadores. El técnico bromeó incluso ayer al respecto: “Sienten un alivio tan grande que desde entonces vuelan”. Pocos minutos después, admitió estar disfrutando de sus últimos partidos en el banquillo, aunque, claro está, siendo él como es no se fía del todo: “Me lo paso pipa, pero cuando perdamos esto será el holocausto caníbal y yo estaré por medio seguro”.

El técnico reveló que se marchaba el pasado 1 de marzo, tras el 6-1 ante el Sporting. Desde entonces, el único patinazo fue en Riazor, donde el Barça perdió por 2-1, pero el balance general es de cinco victorias (incluyendo la épica remontada de Champions frente al PSG) y una derrota, con 23 goles a favor y seis en contra. El cambio de sistema, el 3-4-3, le funciona y ayer fueron suficientes ocho minutos para despachar, sin despeinarse, al Sevilla. Los 13 días que Messi se había pasado sin jugar entre la sanción de la FIFA y la de Granada se le debieron hacer eternos, porque fue pisar el césped del Camp Nou y a los tres minutos el argentino ya había estrellado un balón en la cruceta. Tenía ganas, vamos. A la chilena de Suárez en el 24’, le siguieron dos goles suyos y en el 32’ ya estaba el partido liquidado.

Luis Suárez celebra su gol. (Reuters)
Luis Suárez celebra su gol. (Reuters)

El tridente machaca

El Barça disputó una primera parte completísima, con el equipo presionando, fluido, consistente, con el tridente enchufado, con Iniesta en plan Iniesta -Luis Enrique le comparó en plena inspiración poética con un pintor que dibuja sutilmente un lienzo- Rakitic de vuelta y Sergi Roberto corriendo kilómetros por su banda como si no hubiera un mañana. La temporada pasada los culés llegaron ahogados al mes de abril, éste en cambio lo han comenzado a pleno pulmón y la mejor noticia es que ‘los tres pepinos’ como les bautizó Piqué (que fue ayer ovacionado con insistencia por la grada) están en plena forma. Messi, con el doblete frente al Sevilla, ya suma 27 goles y es el máximo goleador del campeonato. ¿Quién le sigue en la tabla? Su amigo y vecino Luis Suárez con el que llegó en el mismo coche al estadio, que cuenta con 24 y ayer dio su undécima asistencia. Neymar, mientras, ha sido el azulgrana más en forma desde el parón por Navidad. A la 'MSN' no hay quien le tosa y tritura a los rivales a base de goles, combinaciones, primeros toques y velocidad.

Para ir preparándose para el Clásico, además de sumar puntos de tres en tres, en el Barça hacen todos los deberes. Si Messi se ‘limpió’ antes de marcharse con la selección y vio la quinta amarilla frente al Valencia, ayer Piqué y Rakitic hicieron lo propio. El central no la buscó y entró fuerte a Correa en el minuto 14’, pero el croata sí y lo terminó logrando con un agarrón a la camiseta de N’Zonzi. Los dos (junto a Luis Suárez) fueron sustituidos por Luis Enrique en la segunda mitad, con la tranquilidad en el marcador, y serán baja en Málaga, así que estarán fresquitos para la Juventus y sin el peligro de la sanción pendiente por tarjetas para el Madrid. El único que sigue en riesgo es Sergi Roberto, que tiene cuatro amarillas.

[Más noticias de fútbol]

Todo parece bajo control en el Barcelona; el sistema, el juego, el tridente, Iniesta, los descansos y hasta las tarjetas. El único pero es que los de Zidane siguen resistiendo en el primer puesto de la clasificación. Así que el Atlético del Cholo es su gran esperanza. Según los resultados del barómetro del Centro de Estudios de Opinión (CEO), que se hicieron públicos hace una semana, el 77,5% de los catalanes son del Barça, así que imaginen cuantos hinchas del Atleti habrá el próximo sábado por estos lares, aunque en la misma encuesta sólo un 1,2% reconocieron sentir simpatía por los rojiblancos por un 10% que se declaró madridista. En tres días, los culés serán tan ‘indios’ como los de la capital.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios