La portería del Real Madrid sigue siendo un hervidero en estos primeros días de pretemporada. Con la contratación de Keylor Navas a falta de confirmación oficial por parte de Real Madrid y Levante, el destino de Iker Casillas y Diego López continúa en el aire. El primero lleva tiempo barruntando su salida del club, pero su idea es hacerlo a coste cero.

Casillas lleva muchos meses meditando su salida del Real Madrid. Desde que Mourinho le sentó hace dos temporadas en el banquillo de La Rosaleda, su vida no ha sido la misma. Desde entonces piensa que tal vez su destino no es acabar su carrera vestido de blanco, como era su deseo. Ahora todo es diferente y él mismo tiene claro que abandonar su casa puede ser la solución. Pero espera poder hacerlo con la carta de libertad en el bolsillo. Confía en que el Madrid no pida cantidad alguna a su club de destino, llegado el caso.

El guardameta espera que el Real Madrid, llegado el momento, le facilite la salida, dándole la libertad a coste cero, con el fin de que cualquier oferta que se le presente se concrete de la manera más sencilla. Varios clubes han mostrado interés en su contratación, pero por el momento nada se ha podido concretar hasta que su salida esté asegurada.

El Arsenal es un club que siempre mostró interés en su fichaje, un destino del agrado del futbolista, tal y como ha comentado en privado en alguna oportunidad. El club de los ‘gunners’ está en pleno proceso de reestructuración de su plantilla y además del fichaje ya cerrado de Alexis Sánchez, Arsène Wenger continúa teniendo abiertas varias operaciones con el fin de luchar de verdad, y hasta el final, por ganar la Premier League. Y fichar un portero es una de sus prioridades.

Con tres años de contrato por delante -un cuarto es opcional dependiendo de los partidos jugados- y una ficha de nueve millones de euros, acometer la contratación de Casillas no es sencilla para cualquier club, por muy poderoso que sea económicamente. Iker, por ello, comenta en privado que espera que el Real Madrid, al que ha dado tanto y durante tantos años, le facilite las cosas para aterrizar en el destino deseado.

El Real Madrid espera movimientos concretos para saber a qué atenerse, como informó hace unos días este periódico. Por el momento no quiere poner un precio de salida ante la posible marcha del guardameta internacional del club madridista. La semana que viene se incorpora a la pretemporada y será entonces cuando los acontecimientos se pueden precipitar.

Caso de salir con la carta de libertad, Casillas podría, con 33 años, firmar un contrato con prima de fichaje incluida. Un caso similar al de Víctor Valdés cuando se comprometió con el Mónaco -ahora su destino está en el aire- hace más de un año. Firmó por el club de El Principado un contrato de cuatro temporadas, cobrando 20 millones de euros por prima de fichaje al tener la carta de libertad, y una ficha anual de 10.

Mientras, Diego López, titular con Carlo Ancelotti en el Campeonato de Liga la temporada pasada, sigue a la espera de movimientos. Siempre ha dicho que su deseo es continuar vistiendo de blanco y desde su entorno se repite el mismo mensaje. El jugador, de hecho, ya ha comunicado al club en las últimas horas que su deseo es quedarse en el Real Madrid.

El gallego, que ya lleva unos días de pretemporada, confía plenamente en sus posibilidades, después de quitarle el puesto a Casillas y completar una notable temporada. Se siente capacitado de sobra para seguir manteniendo el mismo rol y en el club ya conocen su intención de permanecer en el Real Madrid, aunque clubes como el Nápoles han mostrado interés en su fichaje.

Cuando nadie lo esperaba, hace un año le ganó la partida a Casillas durante la pretemporada, ganándose la titularidad con Ancelotti. Fundamentalmente por el diagnóstico de  Villiam Vecchi, preparador de porteros del Real Madrid, que vio al gallego mejor preparado para empezar el año futbolístico siendo el número uno.