Un año atrás, los dirigentes del Real Madrid se plantearon sacar 100 millones de euros en los traspasos de jugadores de la que fue la última plantilla de Mourinho. Higuaín, Özil, Callejón y Albiol dejaron en las arcas blancas ese centenar de millones. Las de Kaká, Carvalho, Essien y Adán apenas dejaron euro alguno. Pues bien, un año después la historia se repite y Florentino Pérez pretende volver a sacar esos cien millones de euros con los que afrontar los fichajes de este verano. Khedira, Morata y Di Maria están más fuera que dentro y lo harán a cambio de esos citados cien millones de euros.

El verano se presumía más tranquilo de lo que puede terminar siendo por la zona noble del Bernabéu. Las cuentas son sencillas y tal y como se está moviendo el mercado parecen factibles de conseguir. El Real Madrid ha tasado a Ángel di María en 50 millones de euros, mientras que por Morata está pidiendo 30 millones de euros, eso sí, sin incluir cláusula de recompra en la operación de venta. El resto debería llegar con el adiós de Khedira.

Los acontecimientos están colocando en el mercado a dos jugadores con los que Ancelotti contaba, al menos a priori. La insistencia de Di Maria, trasladada por Jorge Mendes y de la viva boca del argentino, en querer revisar su situación, está empujando a los dirigentes madridistas a tomar la decisión de estudiar su posible salida. El Manchester United es el último equipo que ha preguntado por su situación. El sustituto también llegaría de la mano de Mendes, ya que la primera opción es James Rodríguez. Jugadores, colombiano y argentino, de un parecido valor en el mercado.

El caso de Khedira es muy especial. El alemán rechazó la renovación ofrecida por el club blanco en el pasado mes de septiembre y su ausencia en gran parte de la campaña pasada sirvió para que algunos comprobarán que no era tan imprescindible como hacían ver. Le resta un año de contrato y por el Bernabéu le dejarían marchar a cambio de 20 millones de euros. El Arsenal es el club que está sondeando su fichaje. Si se mediocentro mundialista se termina marchando, su puesto sería para Luiz Gustavo, pivote defensivo de la ruda Brasil de Scolari.

La tercera pata de esta operación salida es la de Álvaro Morata. 30 millones de euros sin cláusula de recompra es la última opción que está barajando el Real Madrid. La Juventus y el Mónaco son los equipos que más interés están mostrando por su fichaje. El delantero quiere tener minutos y responsabilidad, algo que Ancelotti no le dio durante la pasada temporada.

Illarramendi (Ancelotti quiere que se quede) y Casemiro son los otros jugadores que podrían entrar en diferentes operaciones, pero los dirigentes blancos quieren esperar antes de dar el paso de enseñar la salida a estos dos centrocampistas. No se descarta alguna que otra salida más, pero siempre tendría que llegar una importante oferta económica y con un recambio en el horizonte. La portería y ambos laterales son las posiciones que se dan como susceptibles de cambio.

Si Di María, Khedira y Morata son los jugadores que pueden decir adiós en los próximos días, la terna de candidatos que maneja el club blanco está bastante definida. Toni Kroos,  Luiz Gustavo y James Rodríguez son los primeros de la lista, con el alemán que puede ser el primer fichaje nada más terminar el Mundial. El todavía jugador del Bayern fue el primer objetivo del Real Madrid, tal y como contó este periódico y puede que se convierta en el primer fichaje.