Es noticia
Menú
Di María cansa a los directivos del Madrid y su precio de salida es de 50 millones
  1. Deportes
  2. Fútbol
el club negoció con JAMES HACE UN AÑO

Di María cansa a los directivos del Madrid y su precio de salida es de 50 millones

Los dirigentes del Real Madrid ya están cansados de los continuos mensajes que el argentino envía con respuestas ambiguas relacionadas con su futuro

Foto: Di María, durante un partido del Mundial de Brasil
Di María, durante un partido del Mundial de Brasil

La paciencia tiene un límite y Ángel di María lo puede comprobar en las próximas semanas. Los dirigentes del Real Madrid ya están cansados de los continuos mensajes que el argentino envía con respuesta ambigua respecto a su futuro como jugador de la entidad madridista. Así empezó Mesut Özil hace un año y terminó saliendo del Real Madrid en el último día de mercado con rumbo al Arsenal a cambio de 45 millones de euros. La historia se puede repetir y Di María está cerca de comprobar cómo las filtraciones con fondo de amenaza solo tienen marcado el camino de salida. No hay otra opción.

El interior ya sabe que si trae 50 millones de euros la libertad será suya, dinero que sería invertido en fichar a otro jugador como James Rodríguez, sensación del Mundial y que doce meses atrás estuvo muy cerca de convertirse en jugador del Real Madrid, es la alternativa que manejan los dirigentes del club blanco ante la posible salida del argentino.

Rodríguez, otro producto de la 'factoría Mendes', juega en el Mónaco, uno de los posibles destinos de Di María. El colombiano ha vuelto a ser ofrecido a la entidad madridista. La Juventus es otro de los equipos que también han mostrado interés por el 'fideo'. En cualquier caso hasta que no termine el Mundial no se resolverá la situación y el posible cambio Di María-Rodríguez.

Ancelotti peleó por la continuidad del argentino cuando peor lo tenía. Apostó por él cuando el verano pasado se hablaba de su traspaso e incluso insistió con su presencia en el once cuando los famosos tocamientos del argentino al ser sustituido ante el Celta. El técnico consiguió que Di María terminara siendo imprescindible. Ahora la situación vuelve a ser muy complicada. La reiteración del centrocampista en la petición de un aumento de sueldo-firmó un nuevo contrato hace quince meses-esta colmando la paciencia de los dirigentes;tanto, como para pensar en su salida del club.

Florentino Pérez y compañía se muestran sorprendidos al máximo cuando el mundialista albiceleste afirma que no sabe si continuará o no en el Real Madrid. Le restan tres años de contrato a 100 millones de euros de cláusula liberatoria. Si no quiere continuar en el Real Madrid, Di María ya ha recibido el manual de instrucciones preciso:"Trae el dinero y vete".

Estáclaro que nadie va a pagar el centenar de millones que figura en el contrato, pero sí que con 50 millones de euros, el club blanco aceptaría el adiós del argentino. La reiteración en su petición de aumento de sueldocansa en la zona noble del Bernabéu. Además, los dirigentes blancos quieren mandar el mensaje de que no hay nadie imprescindible y que es el club el que maneja los tiempos de las renovaciones.

La vuelta al primer plano de James Rodríguez, el Real Madrid estuvo negociando su fichaje hace un año pero los técnicos se inclinaron por Isco, abre la posibilidad del cambio 'cromo por cromo'. No son iguales, pero el colombiano se podría adaptar a esa posición de volanteque utiliza Ancelotti.

La paciencia tiene un límite y Ángel di María lo puede comprobar en las próximas semanas. Los dirigentes del Real Madrid ya están cansados de los continuos mensajes que el argentino envía con respuesta ambigua respecto a su futuro como jugador de la entidad madridista. Así empezó Mesut Özil hace un año y terminó saliendo del Real Madrid en el último día de mercado con rumbo al Arsenal a cambio de 45 millones de euros. La historia se puede repetir y Di María está cerca de comprobar cómo las filtraciones con fondo de amenaza solo tienen marcado el camino de salida. No hay otra opción.

Mesut Özil Florentino Pérez
El redactor recomienda