El adiós de Ángel Di María va tomando cuerpo. Las posturas parecen demasiado alejadas como para pensar en un punto de acuerdo que termine con un nuevo contrato entre la entidad madridista y el ex del Benfica. Jorge Mendes, agente del jugador, ya se está moviendo y tiene trazado el plan que puede terminar con Di María en el Manchester United y con James Rodríguez en el Real Madrid. Uno y otro jugador encontrarían lo que buscan. Uno el dinero que no le da el club blanco y otro el historial y la presencia futbolística que no le da el Mónaco. Todo solucionado.

El Manchester United es el último equipo en sumarse a la lista de interesados por el fichaje del todavía jugador del Real Madrid. Florentino Pérez quiere 50 millones de euros a cambio de dar el sí a la salida del argentino. El buen Mundial que el jugador está realizando puede ayudar, sin duda, a que alguno de los equipos que ya se han interesado por su situación (Mónaco y Juventus) pueda llegar a ofertar dicha cantidad de dinero.

El equipo que será dirigido por Louis Van Gaal es de los clubes que más se está moviendo en el mercado de fichajes. La mala campaña que hizo el equipo de Moyes, se quedó fuera de Europa 24 años después, le ha llevado a invertir a fondo para recuperar el tiempo y el sitio perdido. Ander Herrera y Law son los primeros en llegar, pero no serán los últimos. Se habla de 150 millones de euros de gasto para reforzar a los Van Persie, Mata o Rooney. Miranda, central del Atlético, es otro de los que suenan como posible incorporación. 

El argentino no se siente valorado y en la zona noble del Santiago Bernabéu están un tanto cansados de las peticiones del internacional albiceleste. Ante este panorama, Jorge Mendes, agente del interior para Europa, ya ha puesto en marcha la operación salida... y entrada. Y es que el mánager portugués ha puesto sobre la mesa el nombre de James Rodríguez como alternativa, y la propuesta ha gustado en la zona noble del Bernabéu.

La operación está en fase de estudio. No hay decisión definitiva en ninguno de los sentidos, pero lo que parece cada día más complicado es la continuidad de Di María. Ancelotti le considera vital y pidió al presidente que el argentino continuara en el equipo, pero también sabe y admite que el club está por encima de todo y de todos. Si hace un año transigió con el adiós de Özil –de hecho dio prioridad a la continuidad de Di María por delante de la del alemán– ahora se resignaría a la pérdida del argentino, aunque ya ha advertido de la necesidad de recuperar la velocidad a la que se renunciaría sin el interior sobre el césped.

El acuerdo para el fichaje de Toni Kroos está a un paso de quedar cerrado. El Bayern parece resignado a aceptar negociar por un jugador al que le resta un año de contrato y que tiene un principio de acuerdo con el Real Madrid. El rendimiento del mediocentro del alemán en Brasil ha terminado por derribar las dudas que existían alrededor de la posible aportación del todavía jugador del club bávaro. 

Kroos ha convencido a todos, demostrando que puede jugar bien por delante de la defensa, por delante del pivote defensivo y, sin duda, llevando el peso del equipo, algo que ha hecho con la selección de Löw. Se habla de 25 millones de euros como el precio de una operación que fue marcada por Ancelotti como prioritaria, tal y como adelantó El Confidencial. Quería dos centrocampistas. El primero era Kroos y el segundo Ramires, pero el brasileño del Chelsea no está en venta. El elegido en su lugar es Luiz Gustavo.