seguirá como máximo mandatario hasta 2021

Los motivos por los que Florentino Pérez se eterniza en la presidencia del Real Madrid

Este domingo se cerró el plazo para la presentación de candidaturas a la presidencia del Real Madrid y solo se registró la del actual mandatario... pero porque nadie más tiene oportunidad

Foto: Florentino seguirá siendo presidente del Real Madrid al menos hasta 2021. (EFE)
Florentino seguirá siendo presidente del Real Madrid al menos hasta 2021. (EFE)

Florentino Pérez es, otra vez, presidente del Real Madrid. A lo mejor no se han enterado, pero este domingo a las doce de la noche se acabó el proceso electoral del club blanco y una vez más, no ha habido elecciones como tal. No ha habido ni campaña electoral ni votación de los socios, ni siquiera se ha hablado de todo esto en lo que llevamos de mes de junio. No hacía falta, no iba a producirse la votación porque no había donde elegir. De nuevo, Florentino ha sido presidente sin que nadie le vote. Desde su regreso en 2009, no ha tenido que enfrentarse a ningún otro candidato. Entonces, en aquel año, nadie se atrevió a hacerle frente. En las dos siguientes oportunidades, nadie ha podido presentarse. ¿Por qué?

Todo cambió el 30 de septiembre de 2012. Aquel día, la Asamblea General Extraordinaria de socios aprobó los nuevos estatutos que restringían enormemente la concurrencia a las elecciones para todos aquellos que no cumpliesen unos requisitos muy concretos y difíciles de alcanzar. En la siguiente lista se exponen las condiciones que debe tener el candidato para ser aceptado por la Junta Electoral:

  • Ser español.
  • Ser mayor de edad y con plena capacidad de obrar.
  • Hallarse al corriente en el cumplimiento de los deberes sociales.
  • Ser socio del Club con, al menos, veinte años de antigüedad ininterrumpida -19- para el caso del Presidente, quince años para el caso de los Vicepresidentes y diez años en los demás casos.
  • No estar sujeto a sanción que lo inhabilite para desempeñar cargos directivos.
  • No ostentar cargo directivo en otros Clubes de Fútbol, ni encontrarse en activo como Jugador, Árbitro, Entrenador o Técnico de los mismos en el momento de la proclamación como candidato.
  • Aportar, en su momento, aval bancario en los términos, condiciones y cuantía que establece la Ley 10/1990 y demás disposiciones aplicables y conforme a los requisitos exigidos en los números 3º y 4º del apartado C del presente artículo

¿Dónde reside el problema entonces? En los requisitos de la propia candidatura. Es decir, por un lado están las condiciones personales y, por otro, las de la candidatura. Ahí está el meollo. "Acompañar pre-aval bancario (...) garantizando como mínimo un 15% del presupuesto general de gastos del Club", dicen los estatutos, que en el siguiente punto añaden lo importante: "En dicho aval deberá hacerse constar por la Entidad de Crédito, Banco o Caja de Ahorros que lo emita, que el mismo ha sido concedido teniendo en cuenta el patrimonio personal de los candidatos, y con la única y exclusiva garantía del patrimonio personal de dichos candidatos a la Junta Directiva".

No ha tenido rival, otra vez. (Reuters)
No ha tenido rival, otra vez. (Reuters)

¿Qué pasa con eso? Que juntar todas esas condiciones es prácticamente imposible. El actual presupuesto de gastos del Real Madrid para la temporada 2016-17 es de algo más de 514 millones de euros. El 15% de esa cantidad son 77 millones de euros. ¿Cuántos españoles con 20 años de antiguedad como socios del Real Madrid dispone de un patrimonio personal que le permita presentar un pre-aval de 77 millones de euros? Un número muy reducido, que se pueden contar con poco más de los dedos de una mano. Hay que tener en cuenta que ese 15% es sobre el presupuesto en curso y el Madrid va teniendo presupuestos de récord año tras año, por lo que el pre-aval también se incrementa.

La presidencia de Florentino es, en cualquier caso, legal. Se le acusó de haber creado unos estatutos dictatoriales que le eternizaban en el cargo, pero ya fue a juicio y salió victorioso, pese a que no falta razón a eso: se ha eternizado y es prácticamente imposible sacarle del cargo contra su voluntad. Él se defiende alegando que fue una decisión adoptada por la Asamblea de socios compromisarios, la cual tiene en el bolsillo, y que es una medida creada exclusivamente para evitar que algún multimillonario extranjero (véase jeques) pueda llegar a acceder a la presidencia del Real Madrid, que sigue siendo de sus socios, pese a que los socios ahora ya no pueden elegir a quien les manda.

Se hablaba en su día de opciones alternativas a Florentino como la de Manolo Sanchís, pero esas condiciones impiden que un símbolo del madridismo como el excapitán puedan presentarse, ya que no dispone de un patrimonio personal de ese calibre. La condición de ser español impide también que un jeque, por ejemplo, pueda hacerse socio del Real Madrid y esperar 20 años hasta poder presentarse. El filtro es tan, tan grande, que el único que realmente está siempre en disposición de cumplir con todos los requisitos es el que siempre está en el cargo, y que estará todo el tiempo que quiera.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios