Su origen, sus prohibiciones y sus litigios

Todo lo que no te han contado sobre el Red Bull y deberías saber

La popular bebida se encuentra siempre en el punto de mira de las autoridades sanitarias. Sin embargo, pocos conocen los hilos que se mueven tras el envase del toro rojo

Foto: Lo que hay detrás del toro rojo. (iStock)
Lo que hay detrás del toro rojo. (iStock)

Algunos lo guardan en la nevera como una solución de emergencia, tras una noche de insomnio o ante una necesidad perentoria para cargar las pilas rápido. Otros lo consumen a diario, como si fuera una bebida cualquiera. Se puede ser detractor o partidario, pero pocos, muy pocos, pueden afirmar que no han abierto en su vida una lata de Red Bull.

Las críticas tanto al producto del toro rojo como a otros brebajes energéticos son constantes. Conocemos bien los posibles riesgos de los que tanto se alertan: dificultad para conciliar el sueño, ganancia de peso, aumento de los niveles de azúcar en sangre, hipertensión… Por el contrario, los hilos que se mueven tras las telón azul y plata que conforman el color de sus envases son menos conocidos de cara a la mayoría.

La bebida fue pensada originalmente para los trabajadores del campo tailandeses y el toro del símbolo es en realidad un gaur

‘Mashed’ ha recopilado algunos de estos secretos que forman parte de la historia de una empresa que factura, a día de hoy, más de mil millones de euros anuales en ventas.

El producto proviene de Asia

La publicidad de Red Bull se puede encontrar en numerosos eventos deportivos, disponiendo en la actualidad de un equipo de fórmula uno que presume de cuatro títulos en sus vitrinas. El punto de partida de semejante emporio hay que buscarlo en Tailandia, en la marca Krating Daeng, creada por Chaleo Yoovidhya en 1975.

La bebida se pensó como un refresco para los trabajadores rurales tailandeses y, de hecho, el toro del símbolo es un bovino salvaje distribuido por esta parte del planeta llamado gaur o seladang. Según Saravoot Yoovidhya, el CEO de la marca asiática, que todavía existe y goza de autonomía respecto a la multinacional: “Al principio no era una bebida muy popular”. La economía de Tailandia estaba sufriendo grandes transformaciones por aquel entonces, y el sector primario estaba siendo sustituido por los trabajos de cuello azul. Los creadores se pusieron entonces como primer ‘target’ a los camioneros y transportistas y de ahí, poco a poco, Krating Daeng fue extendiéndose.

Francia impidió en 2004 su venta, pero tras un informe de la Unión Europea, la prohibición fue abolida

Foto: Creative Commons.
Foto: Creative Commons.

No obstante, hasta 1987, la marca tailandesa no gozaba de ninguna popularidad fuera de sus fronteras. Además de Krating Daeng, Chaleo Yoovidhya había creado otra compañía veinte años atrás: TC Pharma, que en la actualidad guarda la fórmula secreta del sabor de su refresco. El empresario tailandés buscaba para su empresa química un acuerdo comercial con la marca alemana de pasta de dientes Blendax con el fin de importar sus productos. Es entonces donde entra en juego la agudeza de Dietrich Mateschitz, el principal responsable de marketing de Blendax que, fascinado por Krating Daeng, se encargó posteriormente de importar la bebida al resto del mundo.

Ha sufrido restricciones en algunos países

Siempre en el punto de mira de las autoridades sanitarias por sus altos niveles de azúcar, cafeína y taurina, algunos Estados como Francia se han mostrado especialmente recelosos a la hora de permitir la distribución de Red Bull dentro de sus fronteras.

El país galo llegó a prohibir en 2004 su venta, pero tras un informe de la Unión Europea en el que se alegaba la necesidad de mayores estudios que avalaran los riesgos para la salud, la restricción fue abolida. Con todo, hasta 2008, la versión pura de Red Bull, sin modificaciones que soslayaran la ley, no llegó al mercado francés.

Algunos expertos acusan a Red Bull de haber interferido en las investigaciones sobre las bebidas energéticas en su beneficio

Medidas parecidas adoptó también en su momento Dinamarca y más recientemente, Lituania ha promulgado una ley que prohíbe la venta de productos alimentarios con altos niveles de cafeína a los menores, arrebatándoles a Red Bull un importante ‘target’.

Autoridades como el Doctor Peter Miller, de la Deakin University de Australia, han acusado a la empresa de interferir en las investigaciones que se realizan sobre los efectos de las bebidas energéticas. Se asegura que en muchos de los ‘papers’ en los que se garantiza que Red Bull es completamente segura, si uno lee la letra pequeña se encuentra siempre que la compañía ha financiado de una manera u otra los trabajos.

En el año 2009, la empresa lanzó un nuevo producto consistente en un común refresco de cola. Cuando en Alemania se analizaron algunas muestras de la bebida se hallaron trazas de cocaína entre los componentes. Se achacan las muestras a que en el proceso de fabricación se utiliza la misma planta de coca de la que después se eliminan sustancias como la susodicha cocaína, si bien debió de haber algún fallo durante la fabricación. Aunque, según algunos expertos, las cantidades eran muy pequeñas e inocuas, la Red Bull Cola fue prohibida en 6 estados de la federación germánica.

Uno de los herederos es un fugitivo de la justicia

Chaleo Yoovidhya falleció en el año 2012, ostentando el honor de ser el empresario tailandés más rico de su país, con una fortuna estimada de cerca de 5 mil millones de euros. Uno de los beneficiarios de semejante caudal es su nieto Vorayuth ‘Boss’ Yoovidhya, quien fue acusado en 2012 de haber atropellado con su Ferrari a un policía que patrullaba con su motocicleta, arrastrándolo por el pavimento hasta la muerte.

El eslogan de la marca provocó una denuncia colectiva al quejarse varios consumidores de que las alas no brotaran en sus espaldas

De los delitos cometidos, el de exceso de velocidad prescribió el primer año, el de darse a la fuga lo hará el próximo 3 de septiembre y el de conducción temeraria lo hará en 2027. Vorayuth no ha asistido a las citaciones judiciales para las que ha sido convocado, aludiendo asuntos de negocios. Existe en este momento una orden de arresto sobre él. Mientras tanto, diversos medios han hallado a Vorayuth en países como Laos o Inglaterra disfrutando de estancias en hoteles de lujo con su familia.

Acciones judiciales absurdas

En 2013 Red Bull amenazó a la pequeña destilería de Norfolk, Redwell, con iniciar acciones legales si no modificaba su nombre. Se aludía que la marca inglesa podía confundir a los consumidores y mancillar la reputación de la empresa. La disputa se ha saldado con un acuerdo por el que que Redwell puede utilizar su nombre solo para la venta de cerveza, no pudiendo emplearla en el caso de que quiera poner en el mercado bebidas energéticas.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El eslogan “Red Bull te da alas” provocó una denuncia colectiva por publicidad engañosa al quejarse varios consumidores de que tras años ingiriendo la bebida en su cuerpo no se veía ninguna señal que apuntara a que los deseados apéndices brotaran de su espalda (ni tampoco notaran una mejora ni física ni mental). Tras la acusación, la empresa decidió zanjar la polémica indemnizando con unos ocho euros a todos los clientes que se sintieran insatisfechos con Red Bull o un cheque regalo de 12 euros en sus productos. Esta particular campaña le ha costado a la empresa más de 11 millones de euros.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios