¿Puede durar más el placer femenino?

Los ocho pasos para conseguir el orgasmo femenino más intenso y placentero

Seguramente habrás escuchado aquello de que las mujeres disfrutan de orgasmos mucho más largos que los hombres. No, no siempre es así y para que sean realmente buenos hay que saber provocarlos

Foto: Cada segundo cuenta y es intensamente placentero.¿Se puede alargar el clímax femenino? (iStock)
Cada segundo cuenta y es intensamente placentero.¿Se puede alargar el clímax femenino? (iStock)

Suena contradictorio: mientras todos tenemos en mente que las mujeres son capaces de tener múltiples orgasmos –ojo porque con algo de entrenamiento ellos también–, de los hombres se suele comentar que alcanzan el clímax con mayor rapidez –en demasiadas ocasiones antes de tiempo– y que tienen que encontrar la llave del placer para que ellas no se queden a mitad de camino.

[Lea aquí: 7 pasos para llevar a las mujeres a orgasmos intensos y muy largos']

Son muchos los trucos para conseguir que las mujeres lo alcancen, ya. Pero se habla mucho de cantidad y poco de calidad. Sin ir más lejos, el objetivo es llegar pero la intensidad y duración del clímax parece dar igual, y no da. “El orgasmo femenino suele durar entre seis y 30 segundos pero hay maneras de conseguir que se disfrute durante un minuto entero”, explica en Daily Star la doctora Emily Nagoski. Estas son algunas de las que propone. Saquen los cronómetros y a ver quien da más.

1. La llave del placer

La estimulación del punto G puede producir un placer muy diferente al de un orgasmo clitoridiano. “Si quieres explorar las sensaciones que se consiguen con la estimulación del G-punto primero tendrás que saber dónde está”, comenta sabiamente la sexóloga. Está como a unos cinco centímetros de profundidad dentro de la vagina –en la parte frontal de la pared que está tocando con el ombligo–, es ovalado y del tamaño de una alubia, más o menos.

El punto G es el eje que coordina el rítmo del clítoris, la uretra, la pared vaginal y la red de nervios, músculos y glándulas de todo el conjunto vaginal. Se trata de una zona erógena que una vez estimulada, puede llevar a la excitación sexual fuerte, poderosos orgasmos e incluso a la eyaculación femenina, ahí es nada.

“Debido a que se compone de tejido eréctil cuando la mujer se excita la zona se hincha ligeramente y se llena de sangre”, continua Nagoski. Esta sensación hace que se ponga más duro y pueda percibir mejor la fricción del pene durante la penetración así que es conveniente saber cómo estimularlo. Aunque lo cierto es que son pocas las mujeres que disfrutan este tipo de orgasmos –la mayoría son más clitoriadianas–, de hacerlo bien, el minuto orgásmico está prácticamente asegurado.

2. Juguetes sexuales

Los vibradores ofrecen unos movimientos y velocidades que conducen a placeres diferentes a los de un orgasmo derivado del coito. Llegan a zonas a las que el pene, bastante más inmóvil e inflexible, ni se acerca y con ellos se pueden estimular áreas plagadas de terminaciones nerviosas que desembocan en orgasmos más intensos y sí, duraderos.

Decirle lo húmedo, cálido, e increíblemente bien que se siente por estar con ella, hace que mantenga la atención en las sensaciones

Los reyes son los que tienen formas que dan placer simultáneo al clítoris y la vagina ya que permiten una estimulación interna y externa a la vez. También se puede tratar de frotar y excitar la zona paralelamente a la penetración, pero está claro que conseguir la misma vibración no está al alcance de tu mano, nunca mejor dicho. Nadie dice que el ente masculino sobre en la cama, pero contar con un divertido y estimulante juguete puede ayudar a batir récords de tiempo orgásmicos.

3. Atención a otras zonas erógenas

Igual que los hombres disfrutan de orgasmos más intensos cuando se les acarician los genitales a la par que, por ejemplo, se les mordisquea una oreja o se les toca la cabeza, las mujeres disponen de mucho más que una vagina. Por no volver al clítoris, que muchos se olvidan de su existencia, tocar y estimular adecuadamente sus zonas íntimas más sensibles ayudará que el orgasmo no sólo llegue antes sino que además sea más largo. Los pechos, los glúteos, el cuello… Son rincones que es mejor no perder de vista.

Conocer la zona es clave para saber dónde y cómo tocar. (Corbis)
Conocer la zona es clave para saber dónde y cómo tocar. (Corbis)

4. Susurrar cosas sexys

“Decir cosas sucias en la cama puede resultar incómodo al principio”, reconoce Nagoski, “pero puede hacer maravillas con tu vida sexual”, asegura.

Son muchos los expertos que defienden que excitar verbalmente a las mujeres mientras se practica sexo ayuda a que alcancen orgasmos mucho más placenteros y largos. “Decirle lo húmedo, cálido, e increíblemente bien que se siente por estar con ella, hace que mantenga la atención centrada en las sensaciones eróticas”, explica la también autora de Come As You Are: The Surprising New Science That Will Transform Your Sex Life (Simon & Schuster).

5. Preliminares

Nunca jamás hay que subestimar la importancia de los juegos previos. Los picos de placer que se disfrutan durante estos no sólo pueden conducir a un orgasmo previo al coito –minipunto para el equipo de las chicas– sino a mantener el cuerpo femenino en la tensión adecuada para dar paso a uno de los duraderos.

“Trabajar múltiples posiciones y juegos sexuales durante una sola sesión puede ayudar a prolongar el orgasmo femenino porque la variación hace que ellas sientan más excitación”, comenta la doctora. Masajes eróticos, usar los dedos para estimular sus zonas erógenas, algo de sexo oral previo a la penetración, dejar que intervenga algún juguete o accesorio… Para gustos, colores.

Mira, qué sorpresa se ha llevado con lo que le dicen. (iStock)
Mira, qué sorpresa se ha llevado con lo que le dicen. (iStock)

6. Escoger la mejor posición

Hay ciertos movimientos sexuales que son mejores para acariciar, frotar o tener a mano el clítoris así como poder conseguir una mayor fricción sobre el punto G, según el tipo de placer que más disfrute cada una. Lo que está claro es que entre las posturas preferidas para conseguir orgasmos duraderos están aquellas en las que el ritmo, el roce de sus puntos erógenos o la profundidad de penetración queda a la elección de la dama: la vaquera o cowgirl, la cucharita, el perrito, la cruz o el misionero (sí, un clásico que nunca pasa de moda).

7. Sentirse sexy

“La inseguridad distrae e inhibe el placer de las mujeres”, dice Nagoski, así que mejor ahorrarse comentarios sobre el tamaño de sus pechos, caderas, muslos… Siempre y cuando no sea para alabar lo brutalmente sensuales y sexys que son. La excitación verbal también puede acompañar piropos excitantes que “centren las sensaciones femeninas en el placer sexual para conseguir orgasmos más profundos y duraderos”, asegura la experta.

“Trabajar múltiples posiciones y juegos sexuales durante una sola sesión puede ayudar a prolongar el orgasmo femenino"

8. El estado de ánimo ideal

“La clave para cualquier orgasmo femenino es que ella esté relajada y concentrada únicamente en el placer”, añade Nagoski, quien cree que “cuanto más se cuide la puesta en escena son mayores las posibilidades de que ellas disfruten de un placer largo e intenso”.

Tampoco es que, como parece insinuar la autora, las mujeres estemos en la parra mientras practicamos sexo, pero la idea de que se mantenga la atención en el acto, en el placer que se está sintiendo, en los sabores y olores que rodean la situación y en si se está yendo o no por el buen camino para que ambos alcancen el orgasmo, puede ser la clave de que éste sea de los memorables.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios