AYALA 63, COMPRADO EN 2017 POR 8,1 MILLONES

Un mexicano exGoldman y amigo de Juan Carlos I, tras la joya inmobiliaria de Madrid

Se llama Allen Jesús Sanginés-Krause, es mexicano y fue el máximo responsable de Goldman Sachs en Europa. También es amigo íntimo del rey emérito Juan Carlos

Se llama Allen Jesús Sanginés-Krause, es un multimillonario mexicano y fue el máximo responsable de Goldman Sachs en Europa. También es amigo íntimo del rey emérito Juan Carlos acogió a Marta Gayá y al emérito en el verano de 2017, en Irlanda, en un castillo propiedad del magnate y su mujer— e incluso su nombre apareció en los papeles de Panamá.

En la actualidad es socio del grupo de inversión mexicano, BK Partners, que invierte el capital de fondos de pensiones mexicanos, inversiones institucionales internacionales y familias mexicanas, y hasta hace unos meses era presidente y accionista de referencia de RLH Properties, socimi mexicana, que en 2018 compró el Hotel Villa Magna de Madrid, por 210 millones de euros.

Ayala 63 fue adquirido a finales de enero de 2017 por 8,1 millones de euros con el objeto de rehabilitarlo para su posterior explotación

Sanginés-Krause es también el presidente de la compañía Global Endor —fundada en 2015 y dedicada a la compraventa de inmuebles—, propietaria de un edificio rehabilitado y transformado en viviendas de lujo en el barrio de Salamanca. Un edificio que recibía este mismo verano, la licencia de primera ocupación. Y que se suma la lista de edificios en el centro de Madrid, en manos de inversores mexicanos.

Lorena y Allen de Jesús Sanginés-Krause.
Lorena y Allen de Jesús Sanginés-Krause.

El activo en cuestión se encuentra ubicado en la calle Ayala 63 y fue adquirido a finales de enero de 2017 por 8,1 millones de euros, "con el objeto de llevar a cabo la rehabilitación del edificio para su posterior explotación", tal y como recogen las cuentas de Global Endor de 2018, las últimas disponibles en el registro.Y añade que, con posterioridad a la adquisición del mencionado inmueble, la sociedad realizó inversiones en el mismo por un importe adicional de algo más de medio millón de euros en 2018, cifra a la que hay que sumar otros 260.000 euros en 2017.

El edificio data de principios del siglo XX. De hecho, fue construido en 1908 y dispone de una superficie construida de 2.130 metros, según datos del catastro y, como buena parte de los edificios del centro de Madrid, goza de algún tipo de protección, en este caso, estructural. El inmueble fue sometido a una reforma integral que se ha completado en 2020 y, según el catastro, constaría de 18 viviendas de diferentes superficies, con un gimnasio y una piscina en el sótano del edificio, como se puede apreciar desde la calle.

¿En venta?, ¿en alquiler?

Según diferentes fuentes consultadas, el proyecto se ha llevado a cabo con gran discreción y Global Endor se ha llegado a plantear la venta del edificio, incluso una vez rehabilitado, como han realizado —o, al menos, han intentado— otros inversores latinoamericanos en Madrid, especialmente venezolanos. Sin embargo, también ha estudiado la venta de cada una de las unidades del edificio, así como el posible alquiler de las mismas.

Estas mismas fuentes aseguran que, a pesar de que el edificio se encuentra en el barrio de Salamanca, no está ubicado en la zona más demandada por los grandes millonarios mexicanos y venezolanos, por lo que estiman que el precio medio de venta se situaría en torno a los 7.000 euros el metro cuadrado, muy por debajo, por ejemplo, de los precios que manejan sus compatriotas en proyectos como Alberto Bosch 11, plaza de Salamanca 11, Monte Esquinza 5, Zurbarán 26 o General Martínez Campos 19.

Ayala 63. (E. S.)
Ayala 63. (E. S.)

La reforma del edificio ha requerido de un Plan Especial de Reforma Interior, que fue impulsado por el promotor Osoul Properties en 2015, ya que "debido a la edificabilidad remanente existente en el edificio", propuso una ampliación en altura del mismo, mediante la construcción de una nueva planta sobre la planta quinta existente, tal y como se puede apreciar en la foto superior.

Ha estudiado la venta del edificio, pero también la venta de cada una de las unidades, así como el posible alquiler de las mismas

"El levante tendrá un lenguaje propio para diferenciarlo del edificio original, su carácter será neutro y contemporáneo, de acuerdo a la resolución de 22 de febrero de 2012 relativa a los criterios generales de la comisión para la protección de patrimonio histórico", tal y como recoge el expediente que recogió y dio luz verde a este Plan Especial.

Por otro lado, según recoge el anexo del mismo, y para que nos hagamos una idea del nivel de protección del edificio, se recoge que "de acuerdo a la sección existente en el Archivo de la Villa, sobre el estado original del edificio, las estancias principales contaban con molduras de escayola, por lo que en el estado propuesto se realizarán en las estancias principales de las viviendas, molduras de escayola de acuerdo a diseños clásicos acordes a la época de construcción del edificio".

Si Allen Jesús Sanginés-Krause decide finalmente vender una a una sus unidades, Ayala 63 se convertirá en uno más de los proyectos residenciales de lujo que han salido al mercado en el último año impulsado por capital mexicano. Inversores, los mexicanos, que aterrizaron hace apenas dos años en el centro de Madrid y que a día de hoy son los grandes protagonistas del mercado residencial de lujo de Madrid, tomando el relevo a los ricos venezolanos.

Al igual que hicieron aquellos hace un lustro, desde 2016 se han hecho con la propiedad de numerosos edificios en el centro de la ciudad y ahora, un par de años después, comienzan a ver la luz en forma de las promociones más lujosas actualmente a la venta en la capital. Alberto Bosch 11, plaza de Salamanca 11, Monte Esquinza 5, Zurbarán 26 o General Martínez Campos 19, son solo algunos de ellos.

Fuente: Ayuntamiento de Madrid.
Fuente: Ayuntamiento de Madrid.

Otros, por el contrario, saldrán al mercado en los próximos meses, es el caso de Claudio Coello 11, comprado por la mujer más rica de México tras conseguir una rebaja del 20% en su precio, mientras que otros están intentando deshacer posiciones. Es el caso, por ejemplo, de un millonario mexicano que lleva años intentando vender la antigua Casa-Palacio de los Marqueses de Bolaños, en la calle Villanueva 18, el único palacete en pie en barrio de Salamanca. El edificio fue comprado a finales de 2014 por más de 10 millones de euros y con cuya venta espera obtener más de 20, es decir, más del doble, lo que, según los expertos consultados, está dificultando que se cierre la operación.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios