UN 3% DE SUS ADJUDICADOS ESTÁN OKUPADOS

Botellones, drogas y hasta un cadáver: esto se encuentran los bancos en los pisos okupados

Apenas representan un 3% o 4% de su cartera de activos adjudicados, pero suponen un importante quebradero de cabeza para las entidades financieras

Foto: Botellones, drogas y hasta un cadáver: esto se encuentran los bancos en los pisos okupados. (Chema Moya / EFE)
Botellones, drogas y hasta un cadáver: esto se encuentran los bancos en los pisos okupados. (Chema Moya / EFE)

Apenas representan un 3% o 4% de su cartera de activos adjudicados, pero suponen un importante quebradero de cabeza para las entidades financieras, hasta el punto de que la mayoría ha creado departamentos específicos para su gestión. Hablamos de los pisos okupados, un tema tabú del que ni la banca ni los 'servicers', las compañías que se encargan de su venta, quieren hablar. Al menos oficialmente.

"Para carteras de entre 15.000 y 30.000 activos adjudicados, estamos hablando de entre 700 y 1.000 pisos okupados", explica a El Confidencial un antiguo trabajador de un 'servicer' que pide que se mantenga su anonimato y que ha sido testigo directo de muchas de esas okupaciones. "He visto de todo. Desde restos de un botellón, es decir, gente que ha okupado el piso a sabiendas de que estaba vacío para hacer una fiesta. En una ocasión, incluso, tuvo que venir un juez a levantar un cadáver", explica este experto.

Para carteras de entre 15.000 y 30.000 activos adjudicados, estamos hablando de entre 700 y 1.000 viviendas okupadas

"En ocasiones, los pisos okupados se utilizan para cometer delitos", reconoce otro. "Una vez entramos en una vivienda que resultó ser un narcopiso. En ese momento no había nadie, pero tuvimos que avisar a la Policía para que se hiciera cargo de los alijos de droga".

Los pisos vacíos de los bancos, pero especialmente las promociones que quedaron a medio construir o se terminaron pero no están completamente vendidas, son el principal objetivo de los okupas. Okupas que, como explican desde otro 'servicer' que tampoco quiere aparecer en el reportaje, tienen dos perfiles muy diferentes. "Por un lado, tenemos a aquellos que por distintos motivos no pudieron pagar la hipoteca y deciden quedarse en la vivienda porque no tienen otro sitio al que ir. Y por otro, están los okupados forzosos, grupos de personas que deciden entrar en viviendas desocupadas para establecerse en ellas y ofrecer otras viviendas a otros okupas a cambio de un dinero".

¿Cómo solucionan la okupación?

Las fuentes consultadas explican que depende de cada entidad financiera. "Depende de su política social. Hay entidades más permisivas que otras. Hay entidades que, ante el riesgo reputacional que les puede suponer un desalojo, y en casos en los que la situación personal y económica del okupa es delicada, suspenden el lanzamiento y permiten que permanezca en la vivienda un tiempo, buscan un alquiler asequible o se solicita la intervención de los servicios sociales para buscar una solución habitacional acorde a su situación".

"En una ocasión, entré en una vivienda que estaba okupada por una persona mayor, divorciada, que había pasado por diferentes operaciones y estaba arruinada. En aquel caso, la entidad buscó un alquiler simbólico de 50 euros para que tuviera un sitio en el que vivir", relata el extrabajador de un 'servicer'.

Cuando se trata de okupas profesionales o de mafias, la actitud de la banca es muy diferente. "Se interpone una demanda y se sigue el procedimiento judicial hasta que un juez determina el lanzamiento y el banco se adjudica de nuevo el bien", apuntan desde un 'servicer'.

A diferencia de la okupación de inmuebles que constituyen la vivienda habitual del propietario, en este tipo de okupaciones hay que recurrir a la vía civil. En estos casos, "no se está protegiendo la morada de una persona, pues el inmueble se encuentra vacío temporalmente o deshabitado. Lo que se protege es la propiedad y posesión de ese inmueble, y por lo tanto la solución que ofrece la ley es diferente", explicaba hace unos días Ángela Gómez, letrada del despacho Lean Abogados.

A veces se paga al okupa a cambio de que deje la vivienda libre, pero la banca teme un efecto llamada si se sabe

Lo primero que hay que hacer en estos casos es interponer una demanda en el juzgado de primera instancia y dejar que el camino judicial siga su curso hasta conseguir la fecha del lanzamiento, entre tres meses —en el caso más optimista— y un año o más de un año. En estos casos, según Ignasi Vives, abogado especialista en okupaciones ilegales de viviendas del despacho Sanahuja Miranda, estaríamos ante un procedimiento de desahucio por precario contra los ignorados ocupantes, puesto que se desconoce la identidad de los mismos.

No obstante, tal y como reconoce el antiguo trabajador de un 'servicer', "en ocasiones se utilizan intermediarios para desalojar las viviendas. Intermediarios que negocian una cantidad económica con el okupa a cambio de que deje la vivienda libre. Se paga en efectivo, para que no quede ni rastro de la operación. Ninguna entidad lo va a reconocer por el efecto llamada que eso supondría para otros okupas y por el daño reputacional que eso supondría. De hecho, en función de la tipología de las viviendas, la entidad o sus equipos de desokupación, saben cuánto pueden pagar al okupa, 500, 800 euros... De hecho, para muchos okupas es una forma de vida. Cobran, dejan la vivienda y se van a otra", añade.

¿Qué sucede cuando el okupa deja la vivienda?

Una vez libre la vivienda, ¿qué hacen las entidades financieras para que ese inmueble no vuelva a ser okupado? "Se cambia la cerradura, se ponen puertas antiokupas, alarma, se tapian las puertas y ventanas, se ponen guardias de seguridad, vallas... Depende. Depende de la rentabilidad que espere obtener el banco del inmueble. Hacerlo con todas las viviendas sería carísimo. Si es una vivienda que el banco espera vender con cierta rapidez o cuyo valor es abultado, invertirá más en prevenir que sea okupada. También depende de la ubicación de la vivienda. Hay zonas conflictivas donde se hace necesario tomar este tipo de medidas", apunta otra de las fuentes consultadas.

De hecho, las entidades y los 'servicers' tienen localizados varios puntos negros de la okupación. Según los expertos consultados, Cataluña y Madrid concentran buena parte de los casos debido, en gran medida, a los elevados precios de los alquileres en ambos mercados. "Aunque también en el sur de Andalucía, en Cádiz concretamente", detalla uno de los expertos consultados. "En el norte de España, por el contrario, detectamos una menor presencia de okupas, posiblemente porque hay más ayudas por parte de los servicios sociales a las familias vulnerables", añade otra.

Foto: Chema Moya / EFE
Foto: Chema Moya / EFE

Los abogados reconocen que la okupación ha ido en aumento en los últimos años y que se está produciendo en barrios y edificios muy concretos, especialmente activos propiedad de las entidades financieras. Si bien, en muchas ocasiones, los vecinos de esas promociones o de esos edificios suelen ser los grandes damnificados.

Por esto, y por toda la problemática que traen consigo los okupas, las entidades financieras estarían intentando deshacerse de parte de estos activos adjudicados okupados o de la deuda con colaterales okupados. Unas carteras por las que ya habrían comenzado a mostrar interés algunos fondos de inversión.

"Aún es muy incipiente, pero en el futuro veremos operaciones en torno a 50 millones de euros. No obstante, será muy complicado que trasciendan porque el tema de la okupación es un tema muy delicado y ni los bancos ni los fondos quieren que se les asocie a este tipo de operaciones por el daño reputacional y de imagen que puede tener", aseguraba recientemente una fuente financiera en el marco del salón inmobiliario de Madrid.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios