SUS ACTUALES PROPIETARIOS SON ARES Y REDEVCO

El Mercado de San Miguel vuelve a estar en venta a un precio récord: 100 millones

El Mercado de San Miguel vuelve a estar a la venta casi dos años después de ser adquirido por la 'joint venture' formada por Redevco y Ares, que pagaron 70 millones

El Mercado de San Miguel vuelve a estar a la venta casi dos años después de ser adquirido por la 'joint venture' formada por Redevco y Ares, que pagaron por él más de 70 millones de euros. Tras reposicionar el activo y subir las rentas a los inquilinos, Ares ha decidido salir de la operación y recoger los frutos de su inversión, tal y como ha podido confirmar El Confidencial de diferentes fuentes del mercado, que aseguran que la gestora holandesa, por el contrario, no está dispuesta a deshacerse de este activo tan singular.

Las expectativas del fondo estadounidense contemplan una valoración del mercado en torno a 100 millones de euros, lo que supondría unas plusvalías del 30%. Una cifra que, de conseguirse, volvería a pulverizar todos los registros del mercado inmobiliario. Hay que recordar que fue la transacción más cara por metro cuadrado que se ha cerrado nunca en el mercado inmobiliario español.

Por cada uno de sus 1.200 metros cuadrados se pagaron 60.000 euros, una cantidad que rompió todos los récords inmobiliarios y supuso para los fundadores e impulsores del proyecto multiplicar varias veces su inversión inicial. De cerrarse de nuevo la venta, volverían a pulverizarse todos los registros: más de 80.000 euros por metro cuadrado.

Ares y Redevco pagaron 70 millones en 2017, una cifra que supuso 60.000 euros por cada uno de sus 1.200 metros cuadrados, una cifra histórica

Las mismas fuentes explican a este diario que es Ares quien ha decidido desprenderse del activo y no Redevco que, de quedarse con él, deberá buscar otro socio o hacerse con la parte del fondo. No existe un proceso organizado de venta, sino que se está moviendo 'off market'. Desde Redevco, sin embargo, niegan tajantemente las informaciones, mientras que El Confidencial ha intentado ponerse en contacto con Ares sin éxito.

"Hay que tener en cuenta que Ares es un fondo de entrar y salir. Y así lo ha hecho con este activo. Y si consigue una revalorización del 30%, sería una muy buena operación. Además, es posible que vean cerca el final del ciclo inmobiliario, crean que se han tocado máximos y decidan deshacer posiciones ante un posible cambio de tendencia en el mercado", explica otra fuente consultada.

Redevco Iberian Ventures es una 'joint venture' creada entre los fondos gestionados por la gestora de inversión alternativa global Ares Management y la compañía paneuropea de gestión de inversiones inmobiliarias especializada en activos 'retail' Redevco. Tras la compra de este histórico edificio, decidieron relanzarlo y en estos casi dos años han renovado a varios inquilinos, renegociando al alza las rentas, y han dado entrada a nuevos establecimientos de chefs con estrella Michelin, lo que ha mejorado la rentabilidad del activo.

Revalorización del activo

Tal y como anunciaron ambas compañías en un comunicado en octubre del año pasado, "la 'joint venture' ha mejorado la rentabilidad a través de la gestión activa y ha añadido valor al activo al atraer nuevas propuestas gastronómicas como Rocambolesc por Jordi Roca, repostero con tres estrellas Michelin; Paella, de Rodrigo de la Calle, chef con una estrella Michelin, icono de la revolución verde y creador del concepto gastrobotánica; Kirei, de Ricardo Sanz, el chef de cuatro estrellas Michelin de Kirei by Kabuki, y Tacos, Margaritas y Punto, de Roberto Ruiz, chef Punto MX con una estrella Michelin".

Una oferta gastronómica que convive con los puestos tradicionales de carne, pescado o fruta que ofrecen productos de primera calidad por los que el mercado es conocido.

Mercado de San Miguel.
Mercado de San Miguel.

“Con la estrategia que hemos diseñado para reposicionar e implementar mejoras operativas, el Mercado de San Miguel presenta ahora una oferta gastronómica de alta calidad con los chefs más reconocidos de la cocina española, mientras que se mantiene la experiencia de mercado 'gourmet' que ha atraído a residentes y turistas al mercado durante tantos años. Creemos que esta transformación ha posicionado al Mercado de San Miguel de cara a los cambios que va a experimentar el sector en los próximos años”, reconocía hace unos meses Bill Benjamin, socio de Ares Management y responsable de Ares Real Estate Group.

Por su parte, Andrew Vaughan, consejero delegado de Redevco, explicaba: “Nos hemos centrado, desde la compra del Mercado de San Miguel, en realizar una mejora significativa de la calidad de su oferta gastronómica. Lo que hemos puesto en marcha aquí en el mercado refleja nuestra visión del mercado 'retail': proporcionar a los consumidores un paso más allá de una simple compra para ofrecer una experiencia que puedan disfrutar y compartir”.

Un inmueble centenario

El singular Mercado de San Miguel, situado en la plaza del mismo nombre junto a la plaza Mayor, fue adquirido hace más de una década por un grupo de empresas lideradas por Monserrat Valle con el objetivo de restaurarlo y convertirlo en un centro gastronómico, y es uno de los lugares más visitados de la capital de España, con ocho millones de visitas anuales. De hecho, gracias a su gran concurrencia y a formar parte del circuito turístico de Madrid, el mercado cuenta con una larga lista de espera para albergar nuevos inquilinos y tiene una ocupación del 100%.

El 13 de mayo de 2009, reabría sus puertas recuperando el esplendor que tuvo en sus orígenes. Su construcción tuvo lugar entre 1913 y 1916 y lleva la firma del arquitecto Alfonso Dubé y Díez. En la actualidad, y ese es uno de sus grandes distintivos, aún conserva su estructura original de hierro de principios del siglo XX.

Tal y como relató El Confidencial en 2009, antes de sucumbir ante el ladrillo y el hormigón, los de La Cebada y Los Mostenses eran junto al de San Miguel tres de los mercados de hierro que había en Madrid. Tres de los mejores ejemplos de este tipo de arquitectura en la ciudad.

El histórico recinto consiguió salvarse después de que Monserrat Valle decidiera recuperarlo y reinventarlo. Tras una profunda reforma que salvó únicamente la estructura metálica original, reabría sus puertas hace ya 10 años convertido en el nuevo gastródromo de Madrid, un recinto 'gourmet' para los amantes del buen comer.

En 2011, en una conversación con 'Expansión', Valle contaba: "Hablé con los comerciantes, invertí todo lo que tenía, conseguí financiación y fui comprando puesto a puesto, hasta que finalmente, seis años más tarde, lo compré entero y me planteé hacer una reforma integral".

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios