Un juez de Alicante suspende la adjudicación a Sareb del mega rascacielos de Benidorm
  1. Vivienda
28 DE OCTUBRE, FECHA CLAVE

Un juez de Alicante suspende la adjudicación a Sareb del mega rascacielos de Benidorm

Hasta que no se resuelva el frente judicial abierto por una parte de los acreedores que solicitan que Sareb no tenga la consideración de acreedor privilegiado sino subordinado

placeholder Foto: Rascacielos InTempo en Benidorm. (Reuters)
Rascacielos InTempo en Benidorm. (Reuters)

Malas noticias para la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). Su deseo de adjudicarse el mayor rascacielos de Benidorm, el edificio InTempo, uno de los iconos de la burbuja inmobiliaria en la costa española, tendrá que esperar. El juzgado de lo mercantil nº1 de Alicante ha decidido suspender la adjudicación de este activo al banco malo hasta que no se resuelva el frente judicial abierto por una parte de los acreedores que solicitan que Sareb no tenga la consideración de acreedor privilegiado sino subordinado dentro del proceso de liquidación concursal de Olga Urbana, promotora que construyó el rascacielos.

Esta decisión, recogida en un auto al que ha tenido acceso El Confidencial, se produce una semana antes de que se celebre la vista oral para resolver este asunto. Una batalla legal iniciada y liderada por Kono Estructuras, la compañía responsable de la estructura de InTempo y a quien Olga Urbana adeuda algo más de un millón de euros. El próximo día 28, tras escuchar a las partes, el juez deberá decidir si Sareb, a quien Olga Urbana adeuda unos 100 millones de euros, tiene la consideración de acreedor privilegiado, tal y como recoge el plan de liquidación concursal o si, por el contrario, es acreedor subordinado lo que situaría al banco malo a la cola de los acreedores a la hora de cobrar sus deudas. De ser así, Sareb no podría quedarse con el icónico rascacielos.

El juez deberá decidir en una semana si Sareb es acreedor privilegiado o subordinado

InTempo es uno de los dos activos que se encuentran dentro del proceso de liquidación de Olrga Urbana. Por él, solamente se presentó una oferta dentro de los plazos previstos. Gela Management, compañía detrás de la que se encuentra un directivo histórico del Banco Santander, puso sobre la mesa 47 millones de euros, una oferta que se situaba muy por debajo de los 90 millones de euros en los que está valorado el edificio.

Sareb, a la vista de que la única oferta apenas alcanzaba la mitad del valor de tasación del rascacielos y ejerciendo el derecho que le brindaba la Ley Concursal como acreedor privilegiado, mejoró aquella oferta hasta 58,5 millones de euros, tal y como avanzó El Confidencial, con la intención de quedarse con el activo y así poder venderlo, posteriormente, a un mejor postor. Hubo un segundo interesado. El fondo norteamericano Texas Pacific Gourp (TPG). Su oferta, sin embargo, llegó con veinte días de retraso y superaba ligeramente los 50 millones.

Sareb podría haberse adjudicado hace semanas el rascacielos de no haber sido por la batalla judicial que inició conta el banco malo Kono Estructuras, una pequeña empresa alicantina de apenas medio centenar de trabajadores, encargada de finalizar la estructura del edificio y obligada a echar el cierre ante los impagos de Olga Urbana. Esta compañía inició una pelea en los tribunales a la que posteriormente se han ido sumando otros pequeños acreedores.

David contra Goliat

El primer asalto judicial de este particular enfrentamiento entre David y Goliat tendrá lugar el próximo viernes 28 de octubre. Si la sentencia da la razón a la Sareb, el banco podría llegar a ajudicarse el rascacielos si bien, Mari Carmen Mascaró Fuster, fundadora de Kono Estructuras no se lo pondrá nada fácil. "Si es así recurriremos. Estamos en plena batalla y si se lo adjudicara intentaremos parar la adjudicación al presentar el recurso. Mientras no haya sentencia firme, intentaremos por todos los medios que no se lo adjudique".

La batalla judicial se antoja larga -puede extenderse en el tiempo durante varios años- porque ambas partes están dispuestas a luchar hasta el final. "Llegaré hasta el Tribunal Supremo si es necesario", aseguraba hace unas semanas Mascaró Fuster a este diario. El banco malo, por su parte, tampoco parece dispuesto a tirar la toalla.

Mientras la contienda judicial se resuelve, la entidad que preside Jaime Echegoyen seguirá siendo titular de la deuda, pero no propietaria del edificio. De hecho, si finalmente Sareb perdiera su condición de acreedor privilegiado, de nada servirían los 58,5 millones de euros que puso sobre la mesa para quedarse con InTempo que, con toda probabilidad, sería adjudicado a Gela Management.

De ser así, además, más de un centenar de acreedores -y la administradora concursal- podrían cobrar sus deudas de esos 47 millones de euros, debiéndose repartir la cantidad restante entre la Sareb y demás acreedores subordinados. Es decir, se quedaría con un importante crédito que podría intentar vender en el mercado a un tercero, pero sin el caramelo de un activo como InTempo que lo respalde.

Vivienda Rascacielos Alicante Benidorm Sareb Banco Malo Adjudicaciones Mercado inmobiliario
El redactor recomienda