Los españoles necesitan 12 años para ahorrar la entrada de un piso en Madrid
  1. Vivienda
FRENTE A LOS 26 AÑOS DE LONDRES

Los españoles necesitan 12 años para ahorrar la entrada de un piso en Madrid

A diferencia de lo que sucedía en plena burbuja inmobiliaria, ahora es necesario tener dinero para poder hacer frente no solo a la entrada de la vivienda sino a los gastos derivados de la operación

Foto: Infografía: JLL.
Infografía: JLL.

Comprar una vivienda en España resulta una misión imposible sin ahorros. A diferencia de lo que sucedía en plena burbuja inmobiliaria, cuando la banca concedía financiación al 100% e incluso al 110% –para pagar gastos–, ahora es necesario tener ahorrado aproximadamente el 30% del importe de la transacción para poder hacer frente no solo a la entrada de la vivienda –la banca difícilmente concede préstamos más allá del 80%–, sino también a los impuestos (registro, notario, IVA, ITP, AJD) derivados de la operación. Y conseguir esos ahorros previos puede ser una auténtica travesía por el desierto para miles de familias o jóvenes que quieren independizarse.

La consultora JLL calcula que aquellas personas que quieran adquirir una vivienda en Madrid han de ahorrar una media de 12 años sólo para reunir la entrada. Según sus cálculos, si se toma como base una vivienda de alrededor de 50 metros cuadrados y un dormitorio en el centro de Madrid, y un sueldo medio de 1.350 euros al mes, una persona tendría que ahorrar el 10% de su salario mensual durante 12 años para reunir el 10% de entrada del inmueble, que dicha compañía cifra en 17.500 euros.

Si bien se trata de más de una década de ahorro, el estudio pone de relieve que es un periodo muy inferior al necesario en otras capitales europeas. De hecho, Londres ostenta el primer puesto con una media de 26 años de tiempo necesario para ahorrar este 10% de entrada para adquirir un apartamento en el centro de la ciudad, un porcentaje que se traduce en 70.000 euros. En París son necesarios 22 años o 45.000 euros de ahorros, mientras que en el otro extremo se encuentra Copenhague, con 7 años y un ahorro necesario de 15.000 euros.

El estudio de JLL pone de manifiesto, además, la creciente brecha de asequibilidad a la que se enfrentan los compradores potenciales de viviendas en la capital del Reino Unido. Si bien el crecimiento de los salarios para los residentes en Londres se ha situado en un 15% desde 2005, el precio medio de los inmuebles en esta ciudad prácticamente se ha duplicado, al registrar subidas del 92%.

De las 15 capitales estudiadas por JLL, 10 de ellas precisan menos de la mitad del plazo para ahorrar la entrada del 10% para una vivienda en comparación con Londres. Entre las otras cuatro se encuentran París, Roma, Viena y Estocolmo. Esta última, por ejemplo, ha registrado un crecimiento considerable de la inversión en los mercados residenciales en los últimos años. Aun así, aquellas personas que quieran comprar una vivienda en la capital sueca deberán ahorrar, de media, 12 años menos que en Londres para dar la entrada.

París es la segunda ciudad en la que más tiempo hay que ahorrar para reunir la entrada para una vivienda: algo menos de 22 años. Y Roma ocupa el tercer puesto, con una media de 20 años de ahorro.

Para Philip Wedge-Bernal, analista de estudios residenciales para la región EMEA de JLL, “sin duda, la recesión mundial ha desempeñado un importante papel en esta tendencia ya que, desde la crisis internacional, el crecimiento de las nóminas no ha podido igualar la notable alza de los precios de las viviendas. En el caso de Londres, además, esta creciente brecha de asequibilidad podría poner en peligro más pronto que tarde el estatus de Londres como capital de facto del mundo, a menos que se construyan viviendas nuevas en la capital para combatir este efecto. Es posible que la flor y nata se vea tentada por las alternativas que ofrecen otras grandes ciudades europeas”.

JLL Vivienda
El redactor recomienda