FORMADOR DE HOGAR, INVERSOR, 'PRIME'...

Y tú, ¿qué tipo de comprador de casa eres?

Según refleja un estudio, existen diferentes tipos de compradores de casa. Mientras que hay personas que buscan formar un hogar, otras lo ven como una inversión

Foto: No todos los compradores de vivienda son iguales. (iStock)
No todos los compradores de vivienda son iguales. (iStock)

El comprador de vivienda en España ronda los 40 años, busca una casa en la que vivir habitualmente –no como inversión, ni para relajarse en la playa ni en la montaña–, suele trabajar por cuenta ajena, necesita financiación y tarda menos de seis meses en dar con la casa de sus sueños. A grandes rasgos, estas son las características del comprador medio de vivienda en España, según un estudio de Básico Homes, compañía especializada en la venta de pisos de bancos, y que recoge datos de quienes le compraron a lo largo de 2014. Y tú, ¿con cuál de estos grupos te sentirías más identificadonbsp;

El formador de hogar

Se trata del grupo más numeroso. Son personas que deciden comprar una vivienda con el fin de casarse o independizarse. Componen el 21,8% de quienes compraron casa el año pasado y el 15,4% entre quienes buscaban piso aunque finalmente no compraran. El formador de hogar es una persona que apenas supera la treintena –31 años–, con un presupuesto medio de 90.694 euros y que necesita una financiación del 78% –un 13% contaba con dinero suficiente para no pedir dinero prestado al banco–. Este perfil compró un piso de 2,7 habitaciones de media y pagó por su casa una media de 84.856 euros.

La inmensa mayoría de quienes integran este grupo –el 77,8%– son empleados por cuenta ajena, un 11% funcionarios, un 8% autónomos y apenas un 3,3% desempeña otra ocupación. Como parece lógico, no hay jubilados dentro de este grupo. Respecto a las posibilidades económicas para comprar casa, la mayoría (casi el 60%), necesita ayuda para realizar la compra de la vivienda, mientras que un 40% puede afrontar solo la operación. Entre los que necesitan ayuda, el 60% lo hace con la de sus padres, el 37,3% con la de la pareja. Apenas un 3% recurre a la ayuda de otros familiares. 

Entre los formadores de hogar, la ubicación de la vivienda juega un papel muy importante. Ocho de cada 10 compró en zonas cercanas a las que vivían familiares o amigos.

El comprador que vivía de alquiler

Este grupo representa el 20,6% de quienes adquirieron su casa a Básico Homes en 2014. Está formado por hogares que vivían de alquiler y deciden hacerse con una vivienda en propiedad. Una tendencia que ha ido en aumento ya que, ante la fuerte corrección de precios de los últimos siete años y una mejor solvencia económica, muchos particulares, familias o parejas que se vieron obligadas a vivir de alquiler al no poder permitirse comprar una casa, deciden hacerse con una vivienda en propiedad. Se trata del grupo que más ha crecido en el último año.

Describe a una persona con una media de edad de 37 años y un presupuesto medio de 93.867 euros, que necesita una financiación del 73,1% y compra un piso de 2,8 dormitorios de media. El precio medio de la vivienda adquirida por los integrantes de este grupo fue de 92.455 euros.

Al igual que sucede con el formador de hogar, la mayoría –casi el 70%– son empleados por cuenta ajena, e incluso hay algún jubilado –un 1,5%–. La mayoría (casi un 65%) compra con la ayuda de su pareja, o de sus padres (30%) y más del 70% necesita financiación para afrontar la adquisición. Esta tipología de comprador también busca zonas cercanas a familiares o amigos.

El comprador de vivienda vacacional

Este grupo está integrado por clientes que generalmente ya poseen una vivienda y adquieren una segunda para vacaciones o fines de semana. Representan el 16,1% del total de compradores. 

En los últimos años, la media de edad de este perfil ha ido aumentando progresivamente –47,7 años de media–, hay un 10% que están ya jubilados, disponen de un presupuesto similar al de los formadores de hogar y a los que vivían de alquiler –88.267 euros– y, aunque tienen ahorros, necesitan menos financiación que los componentes de los dos perfiles anteriores.

Suelen buscar casas algo más pequeñas, de 2,2 habitaciones de media y gastaron unos 87.311 euros en la compra. La proximidad de la familia o amigos sigue siendo importante, pero no tanto. Resulta especialmente significativo que cerca de la mitad (el 44,7 %) no necesita pedir un préstamo al banco. 

El reponedor de hogar

Se trata de una persona que posee un hogar en propiedad y, por diversos motivos, decide cambiar de lugar de residencia y sustituirla por otra de características diferentes o vivir en un lugar distinto que se adecúe más a su estilo de vida. Fueron los que más activos se mostraron en cuanto a la búsqueda de vivienda en año pasado. Los integrantes de este perfil constituyen el 15,6% de los compradores de vivienda. Probablemente, la menor necesidad de adquirir una vivienda, puesto que ya tienen una, hace que no compren si no encuentran su “vivienda ideal”. 

Tienen 43,3 años de media, un presupuesto de 141.167 euros y en un 66% de los casos necesitan financiación. Las viviendas que compran son algo más grandes –3 habitaciones de media– y algo más caras, en torno a 126.000 euros. 

La inmensa mayoría, –el 92%– compra con la ayuda de su pareja. No en vano, en muchos casos se trata de parejas o familias que necesitan un casa más grande ante la llegada de un nuevo hijo, o porque los hijos se hacen mayores y quieren un vivienda más pequeña. Para realizar el cambio de casa, el 80% necesita financiación bancaria

El comprador inversor

Este grupo está compuesto por personas con una buena situación económica que deciden invertir en inmuebles al menos una parte de sus ahorros. Realizaron, aproximadamente, una de cada diez compras el año pasado. El precio medio de la vivienda que adquieren está en torno a los 70.000 euros, casi 20.000 euros por debajo del presupuesto medio del que disponen para realizar la compra. Se trata de personas en torno a 48 años, con un presupuesto de 88.044 euros, que necesita muy poca financiación –algo menos del 30%– y compra pisos relativamente pequeños, de 2,1 habitaciones de media.

Llama la atención, por ejemplo, que el 45% son autónomos, el 32% empleados por cuenta ajena y casi un 11% jubilados. El 75% compran solos, mientras que solamente el 25% necesita ayuda en la compra. De los que necesitan ayuda, el 82,4% lo hace con su pareja y el 17,6% con la de sus padres. No dan tanta importancia como otros perfiles a la cercanía de la familia o de los amigos a la hora de comprar. 

El comprador prime

Este grupo engloba a las personas que tienen un presupuesto superior a 250.000 euros independientemente del tipo de residencia anterior y del tipo de vivienda que adquiera y no necesitan mucha financiación. Son pocos los que entran dentro de este perfil –menos del 3% del total de los que compraron casa en 2014– y, al igual que en los dos primeros, se trata de hogares que buscan residencia de uso habitual. Fundamentalmente compran para mejorar o ampliar su vivienda. 

Se trata de personas de 44,4 años de media, con un presupuesto medio de 299.136 euros. Son los que adquieren las viviendas más grandes –de 3,2 habitaciones de media– y más caras –algo más de 300.000 euros–.

A pesar de las importantes diferencias entre unos y otros, lo cierto es que comparten un denominador común. Cuando un hogar español comienza el proceso de búsqueda de una nueva vivienda, no tiene pensado dilatar en exceso su decisión. Casi el 95% de los hogares que buscaron vivienda en 2014 tenían pensado adquirirla en un periodo no superior a 6 meses –el 74% en menos de 3–. 

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios