las implicaciones de la reforma fiscal

Deducciones en el alquiler en la declaración de la renta: descubre cómo efectuarlas

La ley establece un régimen transitorio para aquellos que firmaron antes del final de 2014. Desaparece la deducción estatal para inquilinos y se reduce la de propietarios

Foto: Desaparece el tramo estatal de deducción por alquiler. (Reuters)
Desaparece el tramo estatal de deducción por alquiler. (Reuters)

¿Estás pensando en irte a vivir de alquiler? Probablemente deberías haberlo decidido antes. Quienes hayan arrendado una vivienda desde enero de 2015 han perdido la oportunidad de continuar deduciéndose esta partida en la declaración, de acuerdo con la reforma fiscal del Gobierno. En cambio, aquellos que firmaron antes del 31 de diciembre de 2014 están a salvo y conservan este derecho. 

[Lea aquí: Guía para hacer la declaración de la renta: preguntas y respuestas]

"Se articula un régimen transitorio para los alquileres de vivienda efectuados con anterioridad a 2015, de manera que la supresión sólo afectará a nuevos alquileres", reza el anteproyecto de ley.

Lo más habitual es que los contratos de alquiler sean anuales y se prorroguen de forma automática tras su vencimiento. Eso supone que cada año estamos bajo un nuevo contrato aunque sólo hayamos firmado una vez.

La pregunta es ¿qué ocurrirá con aquellos contratos de alquiler que se renueven este año? ¿Pierden también su derecho a deducirse el alquiler? De acuerdo con los expertos del Registro de Economistas y Asesores Fiscales (REAF), “si el contribuyente tenía derecho antes de 2015 a deducirse este concepto seguirá teniéndolo más tarde siempre y cuando su base imponible sea menor de 24.107,20 €”, tal y como exigía la ley.

Hasta este año, el inquilino podía descontarse hasta el 10,05% del arrendamiento con un máximo de 9.040 euros anuales por el tramo estatal. Ahora esta deducción desaparece. Se mantienen, eso sí, las deducciones autonómicas, muy substanciosas en regiones como Madrid (20%), Navarra (15%) o Castilla y León (20%).

Los cambios afectan también al propietario, que hasta la fecha se podía reducir hasta el 60% de lo percibido, un 100% en el caso de que el inquilino fuera menor de 35 años. La nueva normativa hace desaparecer el supuesto del alquiler a jóvenes y establece un máximo del 50% para el régimen general.

A la economía sumergida

300.000 alquileres podrían pasar a la economía sumergida con esta medida. (Corbis)
300.000 alquileres podrían pasar a la economía sumergida con esta medida. (Corbis)

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) advierte de que el Estado puede acabar ingresando menos por el efecto de la reforma fiscal teniendo en cuenta el llamado efecto ‘Laffer’.

La teoría del economista Arthur Betz Laffer demuestra que cuando la fiscalidad es excesivamente estricta el Estado ingresa menos, porque desincentiva el pago de impuestos. En este caso, al eliminar el tramo estatal de la deducción por alquiler se consigue que la gente no alquile o que, si lo hace, lo oculte al fisco.

De acuerdo con datos de la Asociación para el Fomento del Alquiler y Acceso a la Vivienda (Arrenta), la reforma fiscal hará que dejen de declararse 300.000 alquileres en España, con la consecuencia de que 2.160 millones de euros pasarán a la economía sumergida.

Antes de la reforma, unos 200.000 arrendamientos, el 10% del total, estaban en la economía sumergida según datos de la Asociación. Eso suponía que las arcas públicas dejaban de ingresar 1.400 millones de euros al año por este concepto.

Un mercado perjudicado

Con la devaluación de los salarios y la temporalidad creciente en el mercado laboral tiene sentido que la población opte cada vez en mayor medida por el alquiler antes de aventurarse a comprar una vivienda.

Sin embargo, las medidas que llegan desde el Ejecutivo desincentivan este mercado. Desde que se eliminó la renta de emancipación en el año 2011, los jóvenes, los más afectados por la precariedad laboral, no cuentan con ninguna ayuda a nivel estatal equivalente.

Tampoco a escala autonómica se está haciendo un esfuerzo en este sentido. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, una de las regiones con mayor volumen de población flotante, se lanzó recientemente una subvención de hasta 200 euros al mes por arrendamiento. El problema es que, de nuevo, aquellos que se marcharon a vivir de alquiler después del 20 de febrero de 2015 pierden su derecho a acogerse a esta ayuda.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios