Es noticia
Menú
Origen, historia y curiosidades de las 7 maravillas del mundo moderno
  1. Viajes
viajar

Origen, historia y curiosidades de las 7 maravillas del mundo moderno

En 2007 se celebró un concurso público que pretendía elegir a las nuevas candidatas. Hubo 6 monumentos españoles entre los 77 finalistas

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

De todas las maravillas que poblaron el mundo antiguo, solo quedan en pie las pirámides para que podamos deleitarnos con su magnificencia, propia del paso del tiempo. Por suerte, tenemos las maravillas del mundo moderno para contemplarlas a nuestro antojo y cuidarlas con la idea de que los que vienen detrás de nosotros también las puedan conocer. Quizá para los nostálgicos, eso no puede compararse con la increíble visión que produciría ver los verdaderos Jardines colgantes de Babilonia, pero menos da una piedra, ¿no?

En el año 2007, se celebró un concurso público, organizado por la empresa privada de nombre New Open World Corporation, con el que todo el mundo a través de SMS o internet podían elegir qué candidatas consideraban que merecían pasar a la final. Después de un tiempo de votación, se dieron a conocer hasta 77 finalistas, de las que siete fueron finalmente las elegidas. También los españoles aportamos nuestro granito de arena: la Giralda fue elegida número 13, la Alhambra 14, la Sagrada Familia quedó número 17, Santiago de Compostela 33, la Mezquita-catedral de Córdoba 54 y el Museo Guggenheim en Bilbao, 65.

1. Cristo Redentor (Río de Janeiro, Brasil)

La estatua 'art decó' del también conocido como Cristo del Corcovado, tiene 38 metros, siendo la tercera estatua de Jesucristo más grande del mundo. Aunque la idea de construir la estatua se remonta a 1858, con el presbítero católico Pedro María Boss y la princesa Isabel de Brasil, no fue hasta 1921 cuando se materializó, y ya entonces el mirador del cerro del Corcovado era uno de los atractivos turísticos de Río.

placeholder Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

La construcción es de hormigón armado, realizada por el escultor francés Paul Landowski (aunque el rostro es del rumano Gheorghe Leonida). La obra fue calificada en su día de 'hercúlea', puesto que se construyó sobre una base en la que casi no cabía el andamio y (sorprendente para la época) no hubo que lamentar ningún accidente mortal durante su construcción. Como las otras siete, es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En 2010 comenzó una restauración masiva de la estatua.

2. Machu Picchu (Cuzco, Perú)

Algo así como 'montaña vieja' en quechua, es considerada obra maestra de la arquitectura y la ingeniería (construida sobre el 1450 y ubicada en la Cordillera Oriental del sur del Perú). Sus peculiares características paisajísticas y el misterio que la acompañan lo han convertido por derecho propio en uno de los destinos turísticos más famosos del planeta.

placeholder Machu Picchu, Peru.
Machu Picchu, Peru.

La zona arqueológica es accesible, bien desde los caminos post-incaicos que llegan hasta ella, o bien utilizando la carretera Hiram Bingham.

3. Gran Muralla (China)

Construida (y reconstruida) entre el siglo V a.C y el XVI, para proteger la frontera norte del imperio chino de los ataques de los nómadas de Mongolia y Manchuria. Se calcula que tiene unos 21.200 km de longitud, aunque, pese a las leyendas urbanas, no se ve desde Marte. Esto se debe a que tiene pocos metros de ancho y es del mismo color que la tierra que la rodea.

placeholder

4. Petra (Jordania)

En un valle angosto, al este del valle de la Aravá que se extiende desde el mar Muerto hasta el Golfo de Aqaba, se encuentra Petra, fundada hacia el final de siglo VIII a. C. por los edomitas. Construida en gran parte en la misma roca (como si fuese una escultura), dispone de un suministro de agua, lo que la convirtió en parada natural de varias rutas de caravanas que conectaban Egipto, Siria y Arabia con el sur del mar Mediterráneo.

placeholder

En la actualidad, la ciudad de Petra es la que mayores beneficios turísticos genera en Jordania, aunque el turismo en la zona es relativamente reciente y se desarrolló después de la Primera Guerra Mundial.

5. Taj Mahal (Agra, India)

El imponente Taj Mahal tiene una muy bella historia de amor tras su construcción: erigido entre 1631 y 1654, es en realidad un monumento funerario que el emperador musulmán Shah Jahan quiso construir en honor a su bella esposa, Mumtaz Mahal, al morir ella en el parto de su decimocuarto hijo.

placeholder

Descrito por el poeta Rabindranath Tagore como "Una lágrima en la mejilla del tiempo", atrae entre siete y ocho millones de visitantes cada año.

El poeta Rabindranath Tagore describió el Taj Mahal como "una lágrima en la mejilla del tiempo"

6. Coliseo de Roma (Italia)

Construido en el siglo I d.C, es un anfiteatro perteneciente a la época del Imperio Romano y que en sus inicios se conocía de tal manera: anfiteatro Flavio. Construido con bloques de travertino, hormigón, madera, ladrillo, mármol o estuco, poseía un aforo para unos 65.000 espectadores repartidos en 80 gradas. El Emperador y su familia, así como los senadores, lógicamente, eran los que se encontraban más cerca de la arena. En él tenían lugar espectáculos públicos y luchas de gladiadores. Comenzó a erigirse bajo el mandato del emperador Vespasiano.

placeholder

7. Chichén Itzá (México)

Por último, uno de los de los principales sitios arqueológicos de la península de Yucatán, en México. Vestigio fundamental de la civilización maya, fue un centro ceremonial, que pasó por diferentes influencias de todos los pueblos que la ocuparon y que la impulsaron desde su fundación. Con influencia tolteca, el Dios que preside el lugar es Kukulkán o Quetzalcóatl.

placeholder

Fue fundada hacia el 250 d.C, y sus edificios están presididos por la Pirámide de Kukulcán: una pirámide de cuatro lados que se asienta sobre una plataforma. Cada lado tiene una escalinata con un total de 365 escalones (uno por cada día del año). En la base de la escalinata norte se asientan dos cabezas de serpiente emplumadas (efigies de Quetzalcóatl). En las balaustradas se proyectan alrededor del día equinoccial las sombras de las aristas de las plataformas superpuestas, configurándose así la imagen de una serpiente que parece moverse con el paso de las horas.

De todas las maravillas que poblaron el mundo antiguo, solo quedan en pie las pirámides para que podamos deleitarnos con su magnificencia, propia del paso del tiempo. Por suerte, tenemos las maravillas del mundo moderno para contemplarlas a nuestro antojo y cuidarlas con la idea de que los que vienen detrás de nosotros también las puedan conocer. Quizá para los nostálgicos, eso no puede compararse con la increíble visión que produciría ver los verdaderos Jardines colgantes de Babilonia, pero menos da una piedra, ¿no?

Historia
El redactor recomienda