Es noticia
Menú
Más allá del Kremlin: 5 lugares diferentes que visitar en Moscú
  1. Viajes
VIAJES

Más allá del Kremlin: 5 lugares diferentes que visitar en Moscú

La capital de Rusia se distingue de las demás por sus rincones cargados de historia y sus emblemáticas y majestuosas edificaciones, además de sus parques

Foto: Moscú al amanecer. (iStock)
Moscú al amanecer. (iStock)

Ya sea a través de las películas o de los libros, todos en algún momento de nuestra vida nos hemos imaginado en mitad de una ciudad tan colosal y con tanta historia como Moscú. Sin duda, uno de los grandes centros urbanos del mundo en el que viven más de 12 millones de personas agrupadas en doce distritos. Dicen que sus calles son tan anchas que tardas una eternidad en atravesarlas, y que sus majestuosas edificaciones, tanto soviéticas como prerrevolucionarias, transmiten mejor que en ninguna otra capital el paso del tiempo.

También que la ciudad es como una Matroska: cuanto más crees haberla descubierto, más te queda por conocer. Hasta el punto de que si quieres hacerte una idea, como sucede con otras grandes ciudades europeas como Roma, Berlín o París, deberás pasar más de una semana como mínimo. Sus inviernos son largos y oscuros, ya que el cielo típicamente encapotado de nubes dificulta mucho que los rayos de sol penetren en la superficie. Por no hablar de la nieve; la típica estampa de sus calles recubiertas de este manto blanco puede llegar a durar meses.

Foto: Fuente: iStock.

Ahora bien, cuando pensamos en esta ciudad colosal tendemos a quedarnos solamente con la Plaza Roja donde se encuentra el Gran Palacio del Kremlin, símbolo auténtico del gran poder político e influencia de Rusia en el mundo. Su altura alcanza los 44 metros, posee más de 700 salas y tiene una longitud de 125 metros de largo. Basta con hacer una búsqueda rápida en Google de sus interiores para quedarse embelesado con la decoración de sus interiores, tan elegantes y resplandecientes (ojo a esas lámparas que pueden llegar a pesar toneladas) que producen un estupor sin igual. Hoy te ofrecemos algunos lugares más que visitar por si vas a ir dentro de poco o estás planeando un gran viaje para cuando la pandemia acabe.

La Catedral de Kazán

No hace falta irse muy lejos del Kremlin para contemplar una de las mayores bellezas arquitectónicas de Moscú. La colorida Catedral de Nuestra Señora de Kazán, localizada en una de las esquinas de la Plaza Roja, es una de las grandes protagonistas en las postales de la capital rusa. Aunque data del siglo XVII y al principio estaba hecha completamente de madera, no fue hasta el año 1929 cuando oficialmente se reconstruyó completamente, por obra del restaurador Piotr Baranovski.

placeholder La Catedral de Kazán en la Plaza Roja de Moscú. (iStock)
La Catedral de Kazán en la Plaza Roja de Moscú. (iStock)

Reconstruida en 1990, fue levantada de nuevo después de que Stalin mandara derribar todas las iglesias alojadas en la gran plaza. Afortunadamente, en el año 1990, volvió a ser reconstruida.

El Mausoleo de Lenin

"En breve pretendo volar a Moscú y llorar a moco tendido encima de la momia de Lenin", que cantaba Pablo Und Destruktion. Efectivamente, como el cantante asturiano, si te mueres de las ganas de ver la capital rusa no puedes irte de allí sin hacer una visita al lugar en el que descansa uno de los hombres más influyentes de la historia contemporánea. Fallecido en 1924, miles de personas hicieron cola durante días para dar el último adiós a su cadáver.

placeholder El Mausoleo de Lenin. (iStock)
El Mausoleo de Lenin. (iStock)

Lo curioso es que su voluntad era ser enterrado junto a su madre en San Petersburgo, pero Stalin se negó y quiso que su cuerpo se conservara embalsamado para dar testimonio de la historia del comunismo soviético. Otro dato llamativo es que todos los años cierran la instalación para hacer tareas de mantenimiento en el cuerpo de Lenin.

El Palacio del Pueblo

Otra visita obligada si vas a Moscú es su imponente red de metro. No solo por una mera necesidad logística a la hora de transportarte por los diferentes puntos de la ciudad, sino porque sus galerías son de las más bellas del mundo, hasta el punto de que es conocido por los residentes como "el palacio del pueblo". Fue inaugurado en 1935 por Stalin y contiene 14 líneas que están interconectadas en 230 estaciones.

placeholder El Metro de Moscú, también conocido como 'palacio del pueblo'. (EFE)
El Metro de Moscú, también conocido como 'palacio del pueblo'. (EFE)

Una de las famosas es la de Komsomolskaya, en la línea roja, diseñada por Dmitry Chechulin y A. Tarkhov. En su techo se puede contemplar algunas de las escenas de la historia del pueblo ruso en su lucha por la independencia de la antigua Rus hasta el siglo XX, cuando irrumpió la revolución bolchevique. Fabricado a partir de mosaicos de vidrio de cobalto y piedras semipreciosas, se trata de una de las atracciones turísticas que no te puedes perder de Moscú.

El parque Zaryadye

Se trata de una de las instalaciones más modernas de Moscú, ya que no solo de historia y obras arquitectónicas monumentales vive el hombre. Inaugurado en 2017, fue incluido en la revista 'Time' como uno de los mejores lugares del mundo, ya que reproduce los diferentes paisajes de Rusia y termina con un puente flotante sobre el río Moscova.

placeholder El parque de Zaryadye, en Moscú. (iStock)
El parque de Zaryadye, en Moscú. (iStock)

Además, está pegado a la Plaza Roja, por lo que no te será difícil llegar hasta él. Anteriormente, su extensión era ocupada por un gran edificio, el Hotel Rossiya, propiedad del gobierno ruso, pero en 2012 las instituciones rusas tomaron la decisión de demolerle y establecer un gran espacio verde en el que se representara la grandeza paisajística de toda la nación. Su interior alberga centros de exposiciones, lujosos restaurantes y hasta una cueva de hielo. Un destino imperdible si viajas a Moscú.

La calle Arbat

Es el alma de la ciudad moscovita y está llena de tiendas y restaurantes, por lo que se podría decir que es la avenida comercial más importante de la urbe. Situada entre las plazas Arbatskaya y Smolenskaya-Sennya, tiene hasta aproximadamente 1,2 kilómetros de longitud y está rodeada de edificios históricos con estilos arquitectónicos de lo más variados.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una de las ventajas es que es totalmente peatonal excepto un pequeño tramo, por lo que podrás recorrerla a pie sin la contaminación acústica y ambiental típica de cualquier calle que sirva de vértebra principal en una capital europea. Se recomienda tener tiempo para atravesarla, pues es tan larga que puedes tardar casi dos horas sin llegar a entrar en ninguno de los establecimientos.

Ya sea a través de las películas o de los libros, todos en algún momento de nuestra vida nos hemos imaginado en mitad de una ciudad tan colosal y con tanta historia como Moscú. Sin duda, uno de los grandes centros urbanos del mundo en el que viven más de 12 millones de personas agrupadas en doce distritos. Dicen que sus calles son tan anchas que tardas una eternidad en atravesarlas, y que sus majestuosas edificaciones, tanto soviéticas como prerrevolucionarias, transmiten mejor que en ninguna otra capital el paso del tiempo.

Viajes Historia
El redactor recomienda