10 trucos para ahorrar tiempo y dinero en los aeropuertos
  1. Viajes
No te relajarás más, pero algo es algo

10 trucos para ahorrar tiempo y dinero en los aeropuertos

Desde el color de tu maleta hasta el lugar en el que te sitúas en la cola para pasar por el puesto de control, hay muchos pequeños gestos que te van a salvar de un colapso antes de subir al avión

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Sé sincero, la peor parte de todo viaje en avión es el tiempo que hay que pasar en los aeropuertos. Da igual lo mucho que te atraigan estos espacios y los aviones. Además de despedidas y reencuentros, en los aeropuertos se producen muchas situaciones, de todo tipo, pero todas igual de agotadoras. Aunque ya sepamos que no son los mejores lugares para permanecer relajados (a menos que viajes en clase VIP), existen algunos trucos para poder pasar por el aeropuerto lo más rápido posible. La clave está en planificar y preparar según qué cosas. Si estás pensando en viajar fuera pronto o ya estás contando los días para hacerlo, aquí tienes algunos recordatorios para ahorrarte tiempo y dinero en el primer paso de tu viaje:

Viaja cuando sea más barato

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Como a menudo las cosas que más se olvidan son las más repetidas y sabidas, nunca está de más recordar este truco básico para que viajar en avión no sea económicamente casi imposible. El precio de un mismo billete puede variar considerablemente en función del mes, incluso del día o la hora a la que lo seleccionemos. En la mayoría de portales de venta de billetes de vuelo podrás ver de manera fácil cuáles son los tramos más económicos. Te puedes ahorrar una gran cantidad de dinero con una diferencia de solo unas pocas horas en la llegada a tu destino.

Por ejemplo, volar en fin de semana es casi sinónimo de vuelos caros y, además, más concurridos. Si puedes elegir, evita los viernes, sábados y domingos.

O tarjeta de débito o todo en efectivo

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Sacar dinero en otro país puede conllevar muchos cargos adicionales, así que acabarás perdiendo mucho antes de llegar a gastarlo. En este sentido, usar una tarjeta de débito puede ser más barato que usar la de crédito, ya que muchos bancos cobran comisiones extras, además de la estándar cuando te encuentres fuera, por sacar dinero. Así que aquí es mejor más que menos, lleva todo lo que puedas contigo y evita así cargos. Solo hay que tener cuidado y no guardarlo todo en un mismo sitio.

Eso sí, asegúrate de que tu tarjeta tiene un PIN de cuatro dígitos para poder usarla prácticamente en cualquier parte del mundo para retirar efectivo. Y, en cualquier caso, cambiar monedas antes de llegar al aeropuerto también es una buena forma de asegurarte una buena, y más barata, tasa de cambio.

Reserva el aparcamiento en el aeropuerto

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Si viajas en coche hasta el aeropuerto y necesitas dejarlo estacionado en el parking del mismo durante tu viaje, asegúrate de reservar plaza con antelación, porque si lo haces el mismo día suele ser más caro. Y antes de irte, no olvides hacer una foto a la zona en la que se encuentra aparcado, porque a la vuelta tal vez no sea tan fácil encontrarlo… Entre que suelen ser aparcamientos muy grandes y que puedes llegar desorientado puedes pasar un buen rato buscándolo.

Cuidado con el transporte al llegar a tu destino

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

No creas que al montarte en el avión acaba todo, una vez que llegas al destino tienes que tener presente varios trucos para no dejarte buena parte de tu presupuesto en solo los primeros minutos en suelo extranjero. Si alguien se te acerca para ofrecerte transporte hasta tu hotel o apartamente, no lo aceptes a la primera. Ten en cuenta que los conductores que se acercan a las personas dentro de los aeropuertos a menudo intentan aumentar los precios para los turistas. Si tienes que hacerlo que sea porque no hay más opciones, aunque no son pocas: puedes informarte acerca del transporte público que suele conectar el aeropuerto con la ciudad a la que viajes, o si te diriges a un área fuera de una gran urbe, siempre podrás mirar opciones desde allí. El transporte público es, en general, un gran aliado si no llevas demasiado equipaje. Además, existen aplicaciones para reservar transporte como taxis, o incluso si tienes hotel, puedes reservar en el mismo un vehículo para que te recoja.

Mejor llévate tu propia comida

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

No olvides que los precios en aeropuertos son más caros para todo, también para comer. En lugar de pagar mucho más por un plato de comida sencillo, coma antes de llegar al aeropuerto resulta más reconfortante y barato. Los bocadillos de casa son siempre una opción muy socorrida, y si llevas junto a ellos una botella de agua vacía para poder rellenar también lo notarás.

Tu teléfono, la solución a ese WiFi-free saturado del aeropuerto

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Pillar buen WiFi en un aeropuerto es una misión complicada, sino casi imposible, pero no te preocupes porque aun así podrás trabajar conectado. El plan b es siempre el un punto de acceso personal que tienen los móviles (asegúrate de saber como activarlo). Sobre todo si no vas a estar largas horas utilizándolo, con tu propio teléfono podrás disfrutar de una conexión a Internet segura sin las tarifas escandalosas y los lentos tiempos de carga del WiFi del aeropuerto.

Una batería adicional puede salvarte el día

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Ser precavidos es otro truco, así en general, para los días de aeropuertos. Siempre que te dirijas a uno, hazte a la idea de que tu vuelo puede retrasarse durante horas. Si eso ocurre, la jornada de espera será algo así como crucigramas, alguna siesta y echar mano del móvil una y otra vez. Por eso es importante hacerse con una batería externa. Porque aunque algunos aeropuertos tienen espacios con enchufes, rara vez hay suficientes para todos, así que llevar en tu equipaje una batería portátil puede salvarte del aburrimiento.

Meter todos los dispositivos electrónicos juntos

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Seguro que te suena lo de llegar al control de seguridad y tener que hacer acrobacias para poner a parte, en las cintas, todo lo que por reglamento debes dejar a la vista del personal. Ese momento engorroso puede serlo un poco menos si al hacer el equipaje guardas todos los dispositivos electrónicos en un solo compartimento. De esta manera, podrás sacarlos todos a la vez sin tener que ponerte a revisar cada bolsillo de cada bolso y maleta entre el ajetreo y las prisas de la gente, poniéndote nervioso por ralentizar el ritmo de la fila.

Elige siempre la fila de la izquierda

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Está demostrado que la mayoría de personas tienden a situarse hacia la derecha cuando se trata de hacer colas. Así que cuando vayas a pasar el control de seguridad, opta por hacerlo por el lado izquierdo. Por lo general, siempre encontrarás menos cola.

¿Equipaje oscuro? Utiliza maletas de colores

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Y por último, pero no menos importante, la elección del color de tus maletas. Sí, sí, color. Déjate de maletas oscuras, porque solo complican el momento en el que tienes que dar con ella en las cintas de equipaje una vez que has llegado al destino. ¡Colores! En realidad, da igual cuál elijas siempre que no sea oscuro (sobre todo negro, nunca negro). La idea es que cuanto más llamativa mejor. Aunque si sigues prefiriendo que pase tan pero tan desapercibida, el truco de colocar una pegatina o un lazo que te ayude a identificarla también puede funcionar.

Aeropuertos Trucos Viajar en avión
El redactor recomienda