Leonor Watling y Juana Acosta: de las claves de 'La templanza' a la dureza de la actuación
  1. Televisión
  2. Series TV
ESTRENO EN AMAZON

Leonor Watling y Juana Acosta: de las claves de 'La templanza' a la dureza de la actuación

Hablamos con las dos protagonistas femeninas de la nueva superproducción española de Amazon Prime Vídeo: "Me enamoré de la serie con solo leer los primeros guiones"

placeholder Foto: Juana Acosta y Leonor Watling, en 'La templanza'. (Amazon)
Juana Acosta y Leonor Watling, en 'La templanza'. (Amazon)

Desplazados a Jerez para conocer los entresijos del rodaje de 'La templanza', desde EL CONFI TV tuvimos la ocasión de conocer de primera mano cómo se gesta una superproducción de estas características: planes de grabación, selección de localizaciones, ambientación, diseño de vestuario, dirección... y cómo no, la preparación de sus personajes de esta gran apuesta que llega este viernes, 26 de marzo, a Amazon Prime Vídeo.

De la mano de sus dos protagonistas femeninas, Leonor Watling y Juana Acosta, nos adentramos en la adaptación de otro de los best sellers de María Dueñas, autora de del gran éxito de Atresmedia 'El tiempo entre costuras'. La nueva ficción de Amazon Prime Vídeo, de la mano de Boomerang TV y Buendía Estudios, es un drama romántico ambientado a finales del siglo XIX que narra la historia de Soledad Montalvo (Leonor Watling) y Mauro Larrea (Rafael Novoa), una mujer y un hombre hechos a sí mismos cuyos destinos están a punto de converger en un lugar y un tiempo fascinantes. Se trata de una historia sobre la superación de la adversidad y la búsqueda de nuestro lugar en el mundo. Una historia sobre cómo construir un imperio y perderlo todo en un día, sobre aventuras en tierras exóticas y segundas oportunidades.

"Tengo una relación con la interpretación de amor-odio, pero la serie me enamoró"

Adentrarse en una superproducción de esta magnitud, rodaba en Jerez, Tenerife, Madrid o Dublín a lo largo de seis meses, se presenta como un gran compromiso para todos los que se involucran en el proyecto, algo que supone un esfuerzo extra si se compagina con otros trabajos, además de con la vida familiar. "Lo primero que pensé fue '¡uf! Seis meses de rodaje', yo estaba a punto de rodar 'Nasdrovia' con Marc Vigil, no había leído la novela... y me pareció muy gordo. Leí los tres primeros guiones y me tomé un café con el director Guillén Morales. Fui a mi casa y le dije a mi marido 'que hasta enero, más o menos, no nos vamos a ver. ¿Cómo lo ves?", comienza recordando entre risas Leonor Watling.

Pese a las dificultades de embarcarse en el proyecto, la cantante reconoce que no se lo pensé en exceso: "La verdad es que me enamoró la serie. Lo digo así porque yo tengo una relación con la interpretación de respeto, cariño, pero también de amor-odio. En frío me plantearon eso entrando en 'Nasdrovia' y reaccioné así. Pero lees el guion, conoces a Guillén Morales, empiezas a ver quién va a hacer el vestuario, quién va a hacer el arte... Ahí te das cuenta de que te ha tocado la lotería. Dices 'se han equivocado. ¿Por qué me han llamado a mí? ¿No se han dado cuenta?' Estoy muy contenta".

Fue entonces cuando se metió de lleno en 'La templanza', llegando a paralizar los proyectos con su grupo, Marlango: "Lógicamente tuvimos que parar la contratación de Marlango, que nos quedaban algunos conciertos, y reorganizar un poco la vida durante ese tiempo, porque requiere una gran planificación e implicación".

Sobre esta cuestión también se pronuncia Juana Acosta, quien subraya que "han sido bastantes meses yendo y viniendo": "Hemos rodado toda la primera parte en Madrid, luego rodamos en Tenerife los exteriores de Cuba y México, aquí en Jerez también rodamos exteriores de Cuba y de México, y los de Jerez por supuesto, en Dublín rodamos los exteriores de Londres,... Es difícil compaginar varios trabajos cuando estás involucrada en una superproducción como esta. A mí eso me genera mucho estrés, por eso cada vez lo hago menos. Prefiero centrarme en una producción para poder disfrutarla con menos presión".

placeholder Leonor Watling, en 'La templanza'. (Amazon)
Leonor Watling, en 'La templanza'. (Amazon)

La importancia de los personajes

Tras aceptar el proyecto, acto seguido comienza el proceso de preparación del personaje, algo que con el paso del tiempo Acosta reconoce trabajarse cada vez más: "He realizado un trabajo muy minucioso, porque me encanta toda esa parte de preparación, me fascina. A medida que voy cumpliendo años cada vez meto más horas de mesa, de análisis, de búsqueda, de lectura. En este caso hemos tenido como referencia tanto el guion como el libro, pero también ha habido una parte importante de búsqueda individual, además de la ayuda de los tres directores que han rodado la serie, porque con ellos también se ha trabajado mucho al detalle lo que quería de cada uno de los personajes".

"Me motivó mucho cuando me ofrecieron el personaje el hecho de tener que trabajar un acento diferente al mío. Con el castellano es más fácil porque llevo aquí 20 años, con una hija española, así que ya lo tengo muy incorporado. Por eso ahora me atraía mucho 'La templanza', tocar el acento mexicano era todo un reto. Guillem me hizo una prueba para ver si podía, porque sino llevábamos mi personaje a Colombia, pero me puso a trabajar con un 'coach' y lo saqué adelante. Fue un trabajo difícil, porque hacer un acento bien hecho y no a brocha gorda es un trabajo de hormiga", prosigue explicando Juana, realmente implicada con 'La templanza'.

Juana Acosta: "Mi personaje tiene sus objetivos y hará lo que sea para conseguirlos"

Pero, ¿cómo es su personaje? Así lo explica la actriz: "Interpreto a Carola Gorostizase, quien se casa con el primo hermano de Sol, que es el rol que interpreta Leonor, y desde ahí se muda a La Habana. Ella vive un matrimonio bastante infeliz, casada con un hombre que nunca la quiso, alguien que no pudo tener hijos, y ese dolor la rompe. Es una mujer frustrada que persigue ser querida, cuidada, y como no tiene eso deberá buscarse la vida. Dentro de lo que cabe, es una mujer libre, capaz de saltarse las normas para salir adelante en una época muy complicada para la mujer".

placeholder Juana Acosta y Raúl Briones, en 'La templanza'. (Amazon)
Juana Acosta y Raúl Briones, en 'La templanza'. (Amazon)

Descrita como inteligente y manipuladora, Juana trata de evitar que se vea a su personaje como la villana de la ficción, aunque no puede evitar reconocer que se trata de la antagonista: "Espero que el público pueda comprender a mi personaje. No me gusta juzgar a los personajes como 'la mala' porque es un poco simplista, así que podríamos decir que es la antagonista. Es una mujer movida por el dolor, tiene una ausencia de amor importante en su vida, mucha necesidad de que la quieran, y por eso no se preocupa en exceso por el qué dirán o por caer bien. Ella tiene sus objetivos y hará lo que sea para conseguirlos".

En cuanto a Soledad Montalvo, la otra protagonista femenina, es hija de una adinerada familia jerezana, los Montalvo, dueños de una de las bodegas más importantes del mundo. Sol tuvo una infancia feliz y su vida dio un gran giro cuando tuvo que casarse de forma concertada con Edward Clayton (Nathaniel Parker), un empresario que le doblaba la edad. Según Leonor, a Soledad "le mueve el amor a Jerez, a la herencia, al patrimonio familiar y el amor a sus hijas", algo que "le impulsa para que se valore a sí misma y busque su espacio" más allá de los hombres que la rodean.

La ambientación, clave en la producción

Para que 'La templanza' respire verdad, desde el equipo de producción se ha cuidado hasta el más mínimo detalle, con un gran trabajo de ambientación en todos los niveles de producción: desde el impecable diseño de vestuario a la ambientación, dos aspectos que precisamente destacan tanto Watling como Acosta.

placeholder Leonor Watling y Rafael Novoa, en 'La templanza'. (Amazon)
Leonor Watling y Rafael Novoa, en 'La templanza'. (Amazon)

"En la novela está superdetallado cómo viste Sol y eso te transporta a la época. Cuando el vestuario está bien hecho... Yo he hecho varias cosas de época y cuando el vestuario no es como en esta serie, tienes que remontar eso. Es como un trabajo extra de intentar creértelo. 'Esto brilla y es de látex, pero venga'. Y con este vestuario y el equipo de arte, llegamos a los decorados a no hacer nada, ¡está todo hecho! Todo respira verdad", destaca Leonor.

"Se ha hecho un trabajo exhaustivo para reflejar fielmente la época"

En el mismo sentido se pronuncia Juana: "Cuando tienes que hacer época ya te vas dando cuenta un poco de cómo puede llegar a quedar, por los vestuarios, por las localizaciones,... Ya te vas dando cuenta de lo cuidado que va a estar el producto final, y aquí es algo que notamos desde el principio".

"Cuando toca explorar una época como la que estamos haciendo tienes que hacer un trabajo casi antropológico para conocer cómo es verdaderamente la época en la que nos adentramos, para reflejarla lo mejor posible, algo que aquí se ha hecho de forma exhaustiva", prosigue Acosta, quien, pese a todo ello, destaca que a su personaje "se la puede leer y entender muy bien con los ojos de nuestro tiempo".

placeholder Leonor Watling, en 'La templanza'. (Amazon)
Leonor Watling, en 'La templanza'. (Amazon)

En ese proceso de construir verdad entra también la procedencia de los actores, algo que valora muy positivamente Watling. "A mí si me ayudó que los actores ingleses fueran ingleses. Me ayudó mucho, porque hay un código, ya que los personajes hacen de británicos en 1870. Además también vino un tutor a ayudarnos a preparar el personaje, por lo que todo fue más fácil".

La relación de amor-odio de Watling con la interpretación

Profundizando sobre el complicado mundo de la interpretación, Leonor Watling se abre en canal sobre lo dura que es esta profesión: "Es durísimo ser actor. Es muy difícil, de verdad. Salvo en el caso de que tengas la inmensa suerte de que te vaya muy bien y puedas trabajar de actor, que es un número residual los compañeros actores que podemos vivir de la interpretación, tu día a día es muy duro. Yo tengo algo un sentimiento encontrado. Me gusta mucho, pero durante un tiempo me alejé de esto voluntariamente porque es complicado.

Pero ya no solo por la inestabilidad laboral, sino también por toda la implicación emocional que requiere la construcción de los personajes: "Estamos hablando de que son trabajos de una exigencia emocional y horaria brutal. Son doce o trece horas al día, y no en un trabajo mecánico, que aunque estés agotado llegas a casa y desconectas. Es un trabajo que emocionalmente, igual un día llegas eufórico porque ha sido increíble o destruido. Y no es porque seas un loco de Stanivslaski, es que llevas doce horas llorando. Por eso admiro profundamente, porque reconozco que no lo soy, a los actores 100%, como Juana. Lo digo y lo vivo siempre con respeto, porque yo entro, pero no soy capaz de aguantar eso en mi vida 365 días al año".

Amazon Prime Video Leonor Watling Juana Acosta
El redactor recomienda