'Burning Bush' (HBO): el estudiante que se quemó a lo bonzo, icono de una revolución
  1. Televisión
  2. Series TV
Miniserie

'Burning Bush' (HBO): el estudiante que se quemó a lo bonzo, icono de una revolución

La serie cuenta la historia de Jan Palach, un estudiante que se prendió fuego en señal de protesta contra la ocupación rusa en Checoslovaquia tras la Primavera de Praga en 1969

Foto: 'Burning Bush' (HBO): el estudiante que se quemó a lo bonzo, icono de una revolución
'Burning Bush' (HBO): el estudiante que se quemó a lo bonzo, icono de una revolución

"Checoslovaquia era un país muy, muy triste. Nadie creía que nada fuese a cambiar, así que lo aceptaban. En la calle y el trabajo apoyaban al régimen, pero al llegar a casa solo bebían cerveza y lo maldecían en voz baja. Era una sociedad con las esperanzas rotas, desintegrada, resignada, asustada...”. Así recordaba en 2013 la cineasta polaca Agnieszka Holland su estancia en Praga (donde estudió cine), donde fue testigo (y protagonista) de las protestas contra el comunismo soviético y del suicidio de Jan Palach, símbolo de la resistencia contra la intervención rusa.

En 2013, HBO le encargó a la realizadora contar la historia de Palach en lo que en aquel momento sería la mayor producción de la plataforma en Europa: ‘Burning Bush’ (‘zarza ardiente’ en castellano). Holland venía de rozar la gloria en los Oscar un año antes con su película ‘In Darkness’, nominada a Mejor película de habla no inglesa. Además de una larga y brillante carrera en el cine, la directora polaca había dirigido episodios de series tan prestigiosas como ‘The Wire’, ‘Treme’, ‘The Killing’ o ‘House of cards’. Pero en aquella ocasión se enfrentaba a una historia tan potente como personal. No obstante, Holland fue encarcelada por participar en las protestas contra el comunismo.

La aclamada directora polaca Agnieszka Holland, en una fotografía de archivo. (EFE)
La aclamada directora polaca Agnieszka Holland, en una fotografía de archivo. (EFE)

Siete años después, HBO recupera esta miniserie de 3 episodios que, en su momento, solo fue estrenada en la República Checa con bastante éxito. Reeditada el mismo año de su estreno (2013) como película, fue la candidata checa a Mejor película extranjera en la 86ª edición de los Premios Oscar, pero fue descalificada por haberse estrenado previamente en televisión.

‘Burning Bush’ comienza con el momento en el que Jan Palach se rocía con gasolina y se prende fuego en la Plaza de Wenceslao de Praga. Y aunque la historia de la serie se centra en la figura de Dagmar Buresova, la abogada que defendió a la familia de Palach tras su suicidio, el gran protagonista de esta historia es el estudiante, símbolo de la resistencia checoslovaca contra el comunismo soviético.

Fotograma de la serie 'Burning Bush'. (HBO Europa)
Fotograma de la serie 'Burning Bush'. (HBO Europa)

¿Quién fue Jan Palach?

En enero de 1968, el líder del Partido Comunista de Checoslovaquía, Alexander Dubcek, promovió una serie de reformas democráticas con un programa que se conoció como ‘socialismo con rostro humano’. Entre las medidas que tomó su Gobierno, destacaron la legalización de varios partidos políticos y sindicatos además de los permitidos por Moscú, el derecho a huelga, la libertad de prensa y expresión y una cierta descentralización del estado.

Europa Occidental mostró, en gran medida, su apoyo a las medidas de Dubcek mientras que la Unión Soviética miraba con recelo el proceso liberalizador checoslovaco conocido como ‘la Primavera de Praga’. Realmente, lo que más le inquietaba al gobierno soviético de Leonid Brézhnev era el efecto que este ‘socialismo con rostro humano’ podría tener sobre el resto de los países del bloque del este en un momento en el que el control de Moscú empezaba a discutirse.

Fotografía de la invasión soviética de Praga en 1968. (EFE)
Fotografía de la invasión soviética de Praga en 1968. (EFE)

La Primavera de Praga acabó en verano. La noche del 20 al 21 de agosto de 1968, la URSS movilizó a más de 600.000 soldados del Pacto de Varsovia e invadió Checoslovaquia. Dubcek fue detenido y obligado a arrepentirse de su proyecto reformista. Pero lejos de resignarse de nuevo al control soviético, la población salió a la calle en una ola de protestas que se saldó con 72 muertos y más de 700 heridos.

En medio de estas protestas y actos de resistencia, Jan Palach, un estudiante universitario, se inmoló a los 20 años en la Plaza de Wenceslao, en su Praga natal, prendiéndose fuego el 16 de enero de 1969. Falleció tres días después en el hospital a causa de las quemaduras, pero su acto de resistencia suicida se había convertido en un símbolo de la resistencia checoslovaca frente al control soviético.

Fotograma de 'Burning Bush' en el que Jan Palach se quema 'a lo bonzo'. (HBO Europa)
Fotograma de 'Burning Bush' en el que Jan Palach se quema 'a lo bonzo'. (HBO Europa)

Palach dejó una nota en la que se refería a él mismo como “la antorcha número 1”, animando a otros a seguir sus pasos. El entierro de Palach se convirtió en una gran protesta y el 25 de febrero de 1969, otro estudiante, Jan Zajíc, se suicidó de la misma forma y en el mismo lugar. En aquellas semanas se produjeron incidentes similares en Checoslovaquia y otras repúblicas soviéticas.

Aunque Palach es considerado como “la antorcha número 1”, el primer ‘Burning Bush’, unos meses antes, en septiembre de 1968, un contable polaco llamado Ryszard Sywiec se prendió fuego en el Estadio Nacional de Varsovia en presencia de los principales políticos de Polonia, en protesta contra la ocupación de Checoslovaquia. Este sacrificio, que presagiaba el acto de Palach, fue ocultado por las autoridades y no trascendió a la opinión pública.

Fotograma de 'Burning Bush' en el que se ve una concentración en recuerdo de Jan Palach. (HBO Europa)
Fotograma de 'Burning Bush' en el que se ve una concentración en recuerdo de Jan Palach. (HBO Europa)

Icono de la resistencia contra el control soviético

Más de 50 años después, el acto de Jan Palach se sigue recordando en lo que hoy es la antigua Checoslovaquia y en otros países europeos. Tras la Revolución de Terciopelo en 1989, que cristalizó el proceso de liberalización del estado, se conmemoró a Jan Palach y a Jan Zajíc con una placa en el lugar donde se inmolaron 20 años antes.

Ciudadanos checos depositan velas y flores en la placa conmemorativa a Jan Palach en el 50 aniversario de su muerte. (EFE)
Ciudadanos checos depositan velas y flores en la placa conmemorativa a Jan Palach en el 50 aniversario de su muerte. (EFE)

La figura de Palach todavía se recuerda en la República Checa, donde es considerado un héroe nacional, y en otros países que también sufrieron el control soviético en contra de los deseos de aperturismo local. La mini-serie ‘Burning Bush’ es uno de esos recuerdos, contado a través de la figura de Dagmar Buresova, la abogada que defendió el legado de Palach tras su suicidio y que llegó a ser ministra de justicia de Checoslovaquia una vez alcanzada la democracia.

Siete años después de su estreno en la República Checa, HBO España recupera esta historia que está disponible en la plataforma desde el 23 de julio. Una serie para reflexionar porque, como dijo en el momento de su estreno (en 2013) su directora Agnieszka Holland, "la historia de Palach es una evidencia de cómo la gente puede luchar siempre y en cualquier circunstancia y también como una prueba de que los héroes no nacen, sino que se hacen".

Series de HBO HBO República Checa Noadex
El redactor recomienda