Es noticia
Menú
Torito: "Me hubiera gustado estar hasta el final de 'Viva la vida', pero mi cuerpo no pudo más"
  1. Televisión
  2. Programas TV
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Torito: "Me hubiera gustado estar hasta el final de 'Viva la vida', pero mi cuerpo no pudo más"

El exreportero de diversos programas de Mediaset España afronta una nueva oportunidad en TVE, esta vez de la mano de Xavier Sardá en 'La gran confusión'

Foto: Quique Torito, colaborador de 'La gran confusión'. (RTVE)
Quique Torito, colaborador de 'La gran confusión'. (RTVE)

"Ahora en La 1 me llaman Quique Jiménez, he vuelto a mi ser", comenta desde el otro lado del teléfono, en tono jocoso, Torito (Ciutadella, Menorca, 1977). El colaborador de televisión cambia Mediaset España, grupo al que llevaba ligado prácticamente dos décadas, por La 1 de TVE para sacudir el debate de 'La gran confusión', el nuevo proyecto de Xavier Sardá para el 'prime time' de los sábados.

El estreno del experimento, producto de Visiona TV, generó aplausos, pero también suspicacias, sobre todo por los fallos técnicos en los que el equipo ya trabaja sin descanso, según cuenta el entrevistado en su charla con EL CONFI TV. Y es que no es nada fácil levantar las audiencias de una cadena en horas bajas, en una etapa de evolución para la Corporación, y haciendo un entretenimiento "digno y que no falte el respeto al nadie".

"Se piensa que en La 1 los debates han de ser casposos, pero eso está cambiando"

A juicio de Quique, todo cambia cuando entra en juego el dinero de los españoles. Él, acostumbrado a cortarse poco delante y detrás las cámaras, es consciente de la responsabilidad que supone trabajar en la ventana "de todos", aunque valora más "la gran oportunidad" y "la libertad" para diseñar los contenidos que les ha dado Televisión Española, con quien la productora ha firmado 10 entregas por el momento. Tendremos, por tanto, 'Confusión' hasta Navidad, aproximadamente.

En cierta medida, 'La gran confusión' recupera el espíritu irreverente de 'Crónicas marcianas', una nave que también capitaneó Sardá durante siete años en Telecinco. Salvando las distancias y la época, Torito imprimirá ese toque 'gamberro' en TVE porque experiencia de cómo funcionan las cosas en Fuencarral no le falta. Una casa que le ha dado mucho y con la que mantiene "maravillosa" relación, pero de la que necesitó huir este verano, poco antes de la cancelación de 'Viva la vida': "Pocas veces me he ido de un proyecto y querría haber estado hasta el final, pero mi cuerpo ya no pudo más. Decidí irme".

placeholder Paz Padilla, Quique Torito y Xavier Sardá en 'La gran confusión'. (RTVE)
Paz Padilla, Quique Torito y Xavier Sardá en 'La gran confusión'. (RTVE)

El reportero optó por "bajarse del velero" de Cuarzo Producciones "antes de que llegase a puerto", en un momento en el que la empresa de Paolo Vasile no está para fiestas: "Es normal que las cosas suban y bajen. En vez de lastimarse, pueden dar las gracias por la cantidad de años que han sido líderes [...] A Atresmedia le costó muchísimo encontrar formatos que funcionasen. Conozco a los directivos de allí y lo han pasado fatal. Yo estuve una temporada intentando levantar las tardes de Antena 3 en 'Tal cual lo contamos' con Cristina Lasvignes y Telecinco estaba triunfando con 'Aquí hay tomate".

PREGUNTA. Vuelves a la TVE después de un lustro y además con un grande como Xavier Sardá. ¿Cómo te llegó la oferta?

RESPUESTA. Es una de las pocas veces que no he llamado yo. En esta profesión, casi siempre me ha tocado llamar a mí a los proyectos. Me llamaron desde Visiona TV para tantearme y luego para desplazarme a Barcelona y hablar de las condiciones del contrato. En esa segunda llamada, me puse a llorar a lágrima viva. Es muy difícil que te cojan saliendo de Telecinco para trabajar en La 1, pasa pocas veces. Le decía a mi marido: 'Esto se va a caer, seguro', pero iban pasando los días y, al final, pudimos hacerlo público.

Estoy encantado. Es un regalo cuando te dicen que vas al 'prime time' de los sábados, con Sardá y el pedazo de equipo que se ha montado. Y, aparte de eso, me pagan, así que es una fantasía pura. He hecho muchas colaboraciones gratis, por lo que pudiesen traer luego.

P. No habías trabajado con Xavier antes...

R. No y me apetecía un montón, siempre me gusta trabajar con los grandes. Yo estudié Bellas Artes y hacía decorados de cine y publicidad, me metí en esto por casualidad. Ya que estoy en este mundo, prefiero rodearme de los mejores. Si esto dura cinco años más, al menos podré decir que he tocado diferentes abanicos de los grandes de la tele. Solo me había cruzado con Xavier dos veces, una en la radio, y otra cerca de mi casa de Barcelona, porque ellos tenían la productora de 'Crónicas marcianas' al lado.

"Cuando recibí la llamada de 'La gran confusión', me derrumbé"

P. El primer programa obtuvo unas audiencias muy aceptables (9,1% de cuota y 912.000 espectadores) en una noche que tiene sus complicaciones. Competíais con Toñi Moreno y 'Déjate querer'.

R. Competir con Toñi y que nos pueda arañar unas décimas, porque los resultados fueron bastante ajustados, me encanta. Prefiero estar rodeado de profesionales y gente buena.

P. ¿Qué es lo que diferencia a 'La gran confusión' del resto de ofertas de entretenimiento de los sábados?

R. Creo que es un programa que ha sorprendido porque no se espera algo así en La 1. Se piensa que en TVE los debates y el entretenimiento tienen que ser casposos, pero en ese sentido la cadena está cambiando mucho. Se puede hacer perfectamente entretenimiento con dinero público que sea digno y que no falte el respeto a nadie, que sea de calidad y divierta a la gente.

Se juntaron debate y entretenimiento y, como bien dice el título, es un programa en el que entran en juego muchas confusiones de muchos profesionales diferentes. La percha de La 1 y la percha de Sardá da lugar a que vengan invitados muy buenos y también colaboradores que no se ven mucho.

placeholder Toñi Moreno y Quique Torito en 'Viva la vida'. (Mediaset España)
Toñi Moreno y Quique Torito en 'Viva la vida'. (Mediaset España)

P. Desde luego, el programa no dejó indiferente a nadie, para bien y para mal. ¿Miraste luego lo que se dijo en redes?

R. Sí, lo he leído. Trabajar en una televisión pública y agradar a todo el mundo es muy difícil. Las críticas han ido sobre todo por lo técnico y mis compañeros están haciendo un gran trabajo para que no se repitan esos fallos. Tuvieron muy poco tiempo para hacer el piloto y la primera entrega. La productora ha reconocido esos errores, pero esta semana no habrá nada de eso.

Las críticas han sido bastante positivas, es difícil trabajar con dinero público. O haces la Santa Misa o siempre habrá algo que pueda hacer sentir mal a alguien. Pido desde aquí comprensión y relajación. 'La gran confusión' fue una propuesta de José Pablo López, que está haciendo una programación muy digna. Está haciendo una programación más basada en el entretenimiento y me gusta la gestión que está haciendo.

P. La verdad es que entras en RTVE en una época de cambios. Esta semana dimitió José Manuel Pérez Tornero.

R. He flipado. Estábamos en la presentación de la nueva temporada en Callao, todos tan felices. Yo no sabía las tramas que había dentro. No sé cuánto cobran los directivos, pero no sé si les compensa, por la cantidad de problemas que deben de tener. Y, sobre todo actualmente, con tantos grupos políticos. Ahora no sé qué pasará. Encima nosotros grabamos en Barcelona y no nos enteramos de mucho. Si nos llega algo, es por la prensa.

"En Mediaset, en vez de lamentarse, pueden dar las gracias por los años que han sido líderes"

P. ¿Notas demasiado cambio entre hacer tu 'show' para una cadena privada y para una pública? ¿Te has cohibido de alguna forma?

R. Sí. Desde que recibí la llamada, yo ya sabía que tenía que gustar a todos los públicos, sin que nadie se sintiese dañado. Es lo difícil de hacer humor, que es mejor cuanto más libre es. Te preocupas un poco de que alguien se sienta ofendido, pero creo que controlamos muy bien los tiempos. La oportunidad de trabajar en la televisión de todos queda por encima de cualquier dificultad. Me gusta salir de mi zona de confort y tener que pensar en 'mejor decir esta palabra que otra' o 'esta puede quedar más graciosa que esta'.

Me dijeron que, desde las premisas de la misma TVE, fuésemos libres, que fuese un programa diferente de entretenimiento. El invitado puede hablar de todo, en la primera entrega se dijeron cosas que en otra época no se hubiesen podido decir en La 1. A mí me sorprendió para bien, no tanto mi participación, sino la libertad de los invitados. Tenemos tiempo para disfrutar, hemos firmado por 10 semanas, no sabremos hasta mitad de temporada si renovamos o no.

P. Abandonaste 'Viva la vida', antes de que acabase, por desavenencias con el director. ¿Qué relación tienes con la productora y el equipo en este momento?

R. Con la productora está todo maravilloso. Realmente con todos, con la productora, con el canal, con la presentadora... Cuando se dijo que 'Torito abandonaba Telecinco', no era cierto, porque realmente yo nunca he estado contratado por Telecinco. Mi relación laboral era con Cuarzo Producciones, yo hablé con los jefes de Cuarzo. Telecinco nunca me ha contratado ni me ha regalado una cesta por Navidad. La recibía de Cuarzo.

La relación es buena porque, desde el minuto uno, antes de hacer la publicación, se llamó a todo el mundo. Los jefes de la productora y de la cadena comentaron lo que pasaba. Pocas veces me he ido de un proyecto y querría haber estado hasta el final, pero mi cuerpo ya no pudo más. Decidí irme.

placeholder Carmen Borrego, en la sección de Torito, en 'Viva la vida'. (Mediaset)
Carmen Borrego, en la sección de Torito, en 'Viva la vida'. (Mediaset)

P. ¿Cómo te llevas con Carmen Borrego después de tu broma en 'Viva la vida'?

R. Fue un momentazo. Lo de Carmen Borrego ha terminado siendo historia de la televisión, todavía me lo comenta la gente por la calle. No estaba preparado y la sección no iba de eso, se me fue la pinza. Yo, en directo, no puedo soportar ni un silencio ni un momento en el que no haya un poco de 'show'. La vi delante, con esas piernecitas, y pensé: 'Arriba que vas'. Ella se cabreó mogollón y pidió mi despido, pero luego Carmen ha terminado haciendo el péndulo en todos los programas de Mediaset, le ha sacado rentabilidad.

P. ¿Te ofrecieron o buscaste algo dentro de Mediaset después?

R. Tenía claro que, después de una noticia así, era difícil meterte en otro sitio. Quería hacer un cambio y decidí que quería dos meses de vacaciones. Siempre he trabajado los fines de semana y las vacaciones, así que tenía a mi marido negro porque siempre estaba solo con el niño los fines de semana. Nos hemos pegado unas vacaciones como nunca, aunque siempre estaba dándole vueltas a la cabeza, pensando en mi futuro. Me fui sin nada de 'Viva la vida', sin trabajo y sin finiquito, de un día para otro. Hice lo que me dictó el corazón. Eso mucha gente no es capaz de hacerlo, pero yo tuve hue***.

Cuando recibí la llamada de Ferrán Cera, director de Visiona TV, me derrumbé. Dije: '¿Cómo puede ser que haya salido todo bien?'. No pensaba en salir de una cadena, tener dos meses de vacaciones y en septiembre volver a otra. Y sin representante, porque en nuestro mundo es difícil moverse sin contactos de familiares o representantes.

"Carmen Borrego se cabreó mogollón por la broma y pidió mi despido"

P. Mediaset está ahora en horas bajas y tú has sido parte de esa familia mucho tiempo. ¿Qué les está fallando?

R. Nada es para toda la vida. Es normal que las cosas suban y bajen. En vez de lamentarse, pueden dar las gracias por la cantidad de años que han sido líderes. A cualquier televisión de nuestro país le das un folio en blanco y le dices: 'Vas a ser líder muchos años, pero luego tendrás algunos de sequía' y te lo firma. Es normal que la gente evolucione, las nuevas generaciones crezcan y quieran otros contenidos. No hay que culpar al documental de Rocío Carrasco o lo otro, es un proceso natural y normal.

Las otras cadenas se han puesto las pilas. A Antena 3 le costó muchísimos años encontrar formatos que funcionasen. Conozco a los directivos de allí y lo han pasado fatal. Yo estuve una temporada intentando levantar las tardes de Antena 3 en 'Tal cual lo contamos' con Cristina Lasvignes y Telecinco estaba triunfando con 'Aquí hay tomate'. La audiencia es sabia y está bien que se vayan repartiendo un poco los éxitos. Es como la vida misma, si siempre ganan los mismos sería una mierda.

Eso también te hace intentar ser mejor, salir de la zona de confort. Te dan muchas crisis de ansiedad y lo digo por experiencia, porque decidí abandonar un formato que me pagaba bien, pero en el que ya no estaba cómodo. Nunca me hubiesen llamado de La 1 si no hubiese abandonado 'Viva la vida'. Lo cierto es que Mediaset está luchando y eso les honra, hacer una programación con tanto directo requiere mucho trabajo y muchas horas de relación. No han tirado la toalla y siguen trabajando por no perder la audiencia que les queda.

P. Igual la gente se está cansando de ese modelo de retroalimentación entre programas. O directamente es que Atresmedia está haciendo las cosas muy bien.

R. Claro, tampoco hay que buscar culpables. La gente ve lo que gusta. Atresmedia tiene formatos de altísima calidad, ha invertido pasta y las cosas con pasta se notan. No siempre los programas con dinero son los mejores, pero huele a que todo es más bonito. 'Tu cara me suena' es un formato de 10, desde que empieza hasta que acaba. Eso no se puede hacer en barato. Atresmedia ha apostado por formatos caros y al final les ha funcionado.

placeholder Torito, en el último programa de Emma García. (Telecinco).
Torito, en el último programa de Emma García. (Telecinco).

P. Con 20 años a tus espaldas en la pequeña pantalla, ¿qué es lo mejor y lo peor que te llevas de ella?

R. La tele es como la droga, tiene algo que engancha. Yo no me he drogado, pero los drogadictos dicen que no pueden dejar de pensar en drogas una vez las prueban. Solo Pepa Flores, Marisol, decidió irse y mantenerlo. Los demás dicen que se van de la tele, pero en el fondo saben que van a volver. Es un trabajo que genera cierto poder.

Es una profesión muy dura, a todos nos gustaría que nuestro hijo saliese en un anuncio, pero lo peor de la tele no se ve. Tanta gente que está en paro y tantos días esperando a que te suene el teléfono, y a veces ni suena. Hay muchos amiguismos. Yo he estado 20 años en Mediaset haciendo humor y sin haber entrado en ningún 'reality', y sin tener un apellido famoso. Me merezco una placa. Es difícil mantenerse en tus trece y no aceptar ofertas suculentas. Los 'realities' son suculentos, pero son pan para hoy y hambre para mañana.

P. Hablando de 'realities', hace un par de años dijiste que no querías entrar en uno. ¿Has cambiado de opinión?

R. Entraría en 'MasterChef', que dicen que tiene lo suyo. Lo de no estar 24 horas con una cámara, eso potencia. 'MasterChef' tiene que ser algo así como mi 'Benidorm', mi retiro. Creo que el concepto de 'reality' va a cambiar. Todas las plataformas están trabajando en ello. Se van a seguir haciendo formatos de telerrealidad, porque en España somos muy cotillas, pero se harán 'realities' de otras temáticas. Ahí sí puedo terminar cayendo, pero un 'reality' tal cual, tipo 'Supervivientes', no. He dicho que no en horas bajas y, ahora que estoy bien, no lo haría.

"Los 'realities' son suculentos, pero son pan para hoy y hambre para mañana"

P. De hecho, quizá uno de los problemas de Mediaset sea ese, que dominaba el concepto tradicional de 'reality' y ahora no se está sabiendo adaptar al nuevo.

R. La gente no tiene paciencia hoy en día, nos gustan las noticias rápidas. Estamos haciendo que nuestro ojo sea muy selectivo y muy rápido a la hora de ver cosas. Eso significa que una trama en directo, en la que tal vez no pase nada en media hora, la gente ya no la aguanta. No es buena esta sociedad a la que estamos llegando, no son buenos tantos impulsos. Hay que esperar, pero contra la tecnología ya hemos perdido la batalla.

P. Vienes de la factoria de Jordi González, la de 'Vitamina N' (8TV). Hace unos meses, él dijo que un programa así no se podría hacer en la televisión actual. ¿Estás de acuerdo con esa opinión?

R. Este año se han cumplido 20 del programa. Hicimos una cena para celebrarlo y tenemos un chat de todos juntos. Con la llegada de las redes, ha cambiado mucho la improvisación y muchos temas se han dejado de tocar para no buscarte un problema. Desde que las redes hicieron que 'La noria' saliese de la parrilla, todos los medios han cogido miedo a Twitter. Cuatro tuiteros se han hecho con el poder.

'Vitamina N' era tan libre... Se decía y hacíamos de todo, nunca se ha hecho un programa así más. Si la gente se quería desnudar en plena calle, lo hacía. Hace siete años que no veo un rabo en la tele, estamos yendo hacia atrás. No pasa nada por sacar un rabo a la una y media de la madrugada, pero los directivos no quieren problemas. El feminismo ha hecho mucho bien, pero el feminismo extremo también ha hecho mucho daño en todos los sectores de creación.

Torito visita la casa de Coto Matamoros en 'Vitamina N'. (Youtube)

P. Hacías reportajes muy transgresores en 'Primera línea'. Llevo la pregunta al sentido televisivo, ¿vamos hacia una tele demasiado puritana y políticamente correcta?

R. Yo creo que vamos a volver a la época del destape, a la época de Bárbara Rey. Realmente, solo ves algún producto así cañero a nivel local, a nivel nacional no se atreve nadie. La revista cerró por acuerdos empresariales, vendieron el grupo, pero, si no hubiese pasado eso, no serían factibles revistas como 'Primera línea'. O 'Interviú'. Todo voló porque la época cambió, aunque acabará volviendo algún formato. Si no, los chavales, cuando descubran el cuerpo humano, se van a volver locos.

El desnudo no es malo, siempre y cuando los protagonistas decidan desnudarse. Estamos muy puritanos porque las empresas quieren estar tranquilas. Que también lo entiendo, pero no deberíamos hacer tanto caso a las redes sociales. Estamos dando importancia de jefes de Estado a tíos que están escribiendo en su casa y que a veces son cuatro. No sabemos si esas personas tienen una tara. Yo, en la tele, si entrevisto a una persona con problemas psicológicos, me busco un problema si lo hago sin autorización. En las redes, ese filtro no existe.

P. Estuviste al frente de 'Agafa'm si pots!' en IB3. ¿Te gustaría presentar algún formato?

R. Estoy en una época en la que prefiero mantenerme que estar en primera división. En España, se 'clicha' mucho, y como empieces a trabajar de presentador, ya solo te ven de eso. Y hueco de presentador no hay tanto. La clave de por qué me he mantenido 20 años es que siempre he sido el eterno secundario. He tenido mucho trabajo, eso ha sido lo bueno.

Si me hubieran dado la oportunidad de presentar un programa, imagínate que no funciona. Ya te quedas entre bambalinas. Al estar colaborando, no te comes todos los marrones de la audiencia. Te comes los de tu sección y vives más tranquilo. Desde que tengo hijo, prefiero mantenerme que hacer mucho ruido en poco tiempo.

"Desde que se canceló 'La noria' por las redes, los medios han cogido miedo a Twitter"

P. ¿Qué puedes contar de ese proyecto que te traes entre manos con HBO Max?

R. Estuve haciendo un par de cameos en la segunda temporada de 'Por H o por B'. Ahora, Discovery ha comprado HBO y eso se me escapa un poco, por lo que no sé cuándo se estrena, pero la están premontando para entregarla en enero de 2023. Me lo pasé bomba y no fue difícil, porque hago de mí mismo, de Torito. El proyecto me llegó justo cuando acababa de pasar lo de Telecinco.

P. Hace ya cinco años que publicaste 'Ácido'. ¿Tienes pensado retomar tu faceta de escritor?

R. Me encantaría, pero cuando me retire, porque llegará el día en el que me retire, si veo que no es mi momento. Como te he dicho, yo tengo otra profesión. Escribiría un libro sin tabús, hablando de todo. 'Ácido' estaba más enfocado en mi 'yo' más personal. En cómo afronté mi homosexualidad, el nacimiento de mi hijo... Molaría un libro profesional, de todo lo que hay detrás del sector. Lo haría cuando ya no quisiese currar más, para hacerlo sin filtros. Por lo general, a la gente en las cadenas no le gusta estar a lado de un tío que improvise mucho. Les gusta más la gente que siga el guion, que sea más dócil.

placeholder Torito. (Mediaset)
Torito. (Mediaset)

P. A todo esto, ¿por qué Torito?

R. Eso salió de un 'casting' que me hizo Jordi [González] en Barcelona. 'Vitamina N' era un programa muy loco y buscaban nuevos reporteros. El primer día de 'casting', yo estaba muy nervioso. Jordi me hizo una broma y no la entendí, así que le dije 'ey, toro bravo, no te pases conmigo'. No sé de dónde saqué esa frase, pero a la gente le hizo gracia que me metiese con el presentador A partir de ahí empezaron a llamarme Torito. Ahora en La 1 me llaman Quique Jiménez, he vuelto a mi ser.

"Ahora en La 1 me llaman Quique Jiménez, he vuelto a mi ser", comenta desde el otro lado del teléfono, en tono jocoso, Torito (Ciutadella, Menorca, 1977). El colaborador de televisión cambia Mediaset España, grupo al que llevaba ligado prácticamente dos décadas, por La 1 de TVE para sacudir el debate de 'La gran confusión', el nuevo proyecto de Xavier Sardá para el 'prime time' de los sábados.

Programas TV TVE Javier Sardá Torito
El redactor recomienda