EL ELEVADO PRECIO DE ORGANIZAR UN FESTIVAL

¿Podría TVE hacer frente a la victoria de España en Eurovisión?

El próximo 10 de mayo, Ruth Lorenzo se subirá al escenario del B&H Harlene, un antiguo complejo industrial en Copenhague reconstruido para dar la bienvenida al

Foto: ¿Podría TVE hacer frente a la victoria de España en Eurovisión?

El próximo 10 de mayo, Ruth Lorenzo se subirá al escenario del B&H Harlene, un antiguo complejo industrial de Copenhague reconstruido para dar la bienvenida al nuevo Festival de Eurovisión. Allí intentará hacerse con la victoria de la 59ª edición de este certamen. De ganar, Ruth Lorenzo ya bromea con la posibilidad de repetir el próximo año. No obstante, si se alzara con el triunfo, TVE tendría que organizar el próximo año el festival en España. Ante este hipotético escenario, ¿podría la televisión pública hacer frente a un gasto de semejante calibre?

A TVE le sale muy rentable participar en el Festival de Eurovisión. El pasado año, la candidatura de El Sueño de Morfeo costó 398.615 euros. Ni un euro más, ni un euro menos. El precio, comparado con otros programas de la televisión pública, vendría a estar valorado en dos galas de ¡Mira quién baila! El programa presentado por Jaime Cantizano cerró con 11,5% de cuota de pantalla media y sin alcanzar los 2 millones de espectadores. El pasado año, el Festival alcanzó los 5,4 millones de espectadores.

Sin embargo, hay un tramo diferencial muy largo entre participar en el certamen de la canción a organizar el sarao. El pasado año, Malmö rebajó el precio del festival hasta unas cifras que no se veían desde 2007. El coste de organizar Eurovisión para la televisión sueca alcanzó los 15 millones de euros. Este precio depende de la promoción y el alcance turístico que quiera conseguir el país que lo organice. En los últimos años, los precios han sido muy variopintos. En 2012, Azerbaijan se gastó lo que nunca nadie había desembolsado: 100 millones de euros. El país lo vio como una oportunidad única de atracción turística. En 2011, Alemania pagó 30 millones de euros. En 2010, Noruega sacó de la cartera 16,5 millones. A Rusia le costó el festival 32 millones en 2009. Serbia se gastó 19 millones en 2008.

¿Podría desembolsar TVE estas cantidades? Preguntado por esta cuestión, Federico Llano, jefe de la delegación española en Eurovisión, comenta que “habría que hacer nuevas partidas presupuestarias”. Todo este dinero saldría del presupuesto que tiene la televisión pública en estos momentos, aunque los ingresos que genera repercutiesen de forma positiva al Estado en general. En estos momentos, RTVE tiene un presupuesto de 940 millones de euros. La pública no podría hacer frente a un festival como el de Azerbaiyán, pero no es descabellado que se encargue de organizar un espectáculo como el de Suecia, por 15 millones de euros. Serían, a grandes rasgos, lo que cuestan dos temporadas completas de Águila Roja.

¿Qué aporta el Festival a la ciudad?

Sólo hay que viajar por los archivos de la ciudad de Malmö, donde se celebró el pasado año el certamen, para encontrar varios estudios que analizan el efecto económico que Eurovisión tuvo en sus calles. Según la consultoría Berglund&Wiberg, lo primero que hay que tener en cuenta es la audiencia televisiva que acude a ver el Festival de Eurovisión. En total, 173 millones de espectadores de todo el mundo vieron el año pasado este espectáculo. Pero es que casi 84.000 personas, excluyendo a la prensa, vieron el festival desde el mismo Malmö Arena.

Según este estudio, muchos de los invitados a Eurovisión compraron entradas para otros espectáculos durante los días de celebración. En total, cada persona acudió a 1,7 espectáculos. El informe señala un total de 31.700 turistas acudieron esos días a conocer la ciudad de Malmö. Y, lo que es más importante, 18.400 de esas personas eran extranjeras. Como ejemplo, desde Australia, país invitado este año en el festival, acudieron 700 personas.

El aspecto más importante es el dinero que estos turistas se dejaron en la ciudad estos días. Según dicho estudio, el 80% de los turistas hacía vida nocturna durante la semana de Eurovisión. Con toda esta inversión, la ciudad de Malmö estima que tuvo unas ganancias de 20'4 millones de euros durante la semana en la que se celebró Eurovisión. El festival les costó 15 millones de euros.

Ruth Lorenzo: “Quiero actuar en el puesto 22”

La cantante lo tiene claro: “He pedido al cielo actuar en el puesto 22. Para mí es importante salir en la segunda parte”. Ruth Lorenzo, como representante de España, pasará directamente a la final del Festival, sin tener que pasar la fase de semifinales, por aquello de pertenecer al denominado big five (los cinco países que más dinero aportan a la Unión Europea de Radiodifusión, organismo de quien depende el Festival de la Canción de Eurovisión). 

La artista volará hasta Copenhague el próximo sábado, una semana antes de que se celebre la gran final. Durante los próximos días, la cantante ensayará en numerosas ocasiones su número sobre el escenario. Aunque ha querido mantener en secreto los detalles sobre lo que los espectadores verán el próximo día 10, la cantante ha dicho que será “algo hermoso, bello. Que no añada carácter”.

“Yo quiero ganar. Todos tenemos posibilidades dejando a un lado el politiqueo”, ha declarado la cantante durante su última rueda de prensa antes de poner rumbo a Dinamarca. Ella lo tiene claro. ¿TVE lo tiene tan claro?

Eurovisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios