El Profesor de 'La Casa de Papel'

Álvaro Morte: "Me encantaría que la gente se tomara su tiempo para ver 'El Embarcadero"

El actor gaditano presenta su último trabajo, la nueva serie de Movistar + en la que interpreta a un hombre infiel que deja un reguero de preguntas tras su muerte

Foto: Álvaro Morte en una imagen de 'El Embarcadero'. (Movistar  )
Álvaro Morte en una imagen de 'El Embarcadero'. (Movistar )

Álvaro Morte (Algeciras, 1975) es el "malo" de 'El Embarcadero'. Como él mismo reconoce, Óscar no es un papel agradable para la audiencia. Su personaje es el hombre que engaña a su mujer e inicia una relación con otra. El responsable de que su, aparentemente feliz, matrimonio se convierta en un triángulo amoroso sin que Alejandra, su esposa, lo sepa. Y también el mayor reto de la producción, que aspira a que la audiencia empatice con un rol que acostumbra ser rechazado por la audiencia.

En la industria audiovisual desde 2002, Morte trabajó durante su primera década profesional en el teatro y en la televisión, a través de personajes episódicos. Estaba a punto de tirar la toalla, y presentarse a unas oposiciones de controlador aéreo, pero una gira teatral por España lo impidió. Luego llegaron Gabriel Areta en 'Amar es para siempre' y Lucas Moliner en 'El secreto de Puente Viejo', en la que alcanzó los 535 episodios. Apenas se había acostumbrado a que las amas de casa de España le parasen por la calle, y dio el salto al 'prime-time' con 'La casa de papel'.

"El Embarcadero': las claves del thriller emocional que llega a Movistar +"

El éxito en Antena 3 fue anecdótico si lo comparamos con lo que trajo después la emisión de la serie de Álex Pina en Netflix. La fiebre mundial por una serie española que lo mismo la colaba en los estadios de fútbol más apasionados, que se convertía en la imagen de cualquier protesta social. Y a Álvaro Morte en el cerebro en el que inspirarse para cualquier revolución, por pequeña que sea.

Morte ha hecho un alto en el rodaje de la tercera temporada de 'La Casa de Papel' para promocionar su nueva serie de televisión, 'El Embarcadero', que Movistar estrenó el viernes. Tras pasarse a la pantalla grande con 'Durante la tormenta', el intérprete gaditano se muestra ilusionado con un proyecto que le ha permitido volver a trabajar con Pina y también disfrutar mucho.

Álvaro Morte en una imagen de 'El Embarcadero'. (Movistar  )
Álvaro Morte en una imagen de 'El Embarcadero'. (Movistar )

Pregunta: ¿Cómo es interpretar a un hombre muerto, recibir un guión en el que pone que vas a morir en el minuto 20?

Respuesta: Ha sido muy chulo porque tienes que construir… La serie arranca con el momento al que llegas, en el que mueres, y tienes que construir todo eso hacia atrás. Ha sido un reto, sobretodo sin tener toda la información, porque Álex Pina no te da todos los guiones desde el principio. Tienes que empezar a construir y confiar en que ellos saben lo que están haciendo, dejarte llevar un poco por eso. Ha sido complicado por varias cosas entre ellas que, más allá de que tú cuentes el pasado, lo que ha sucedido, tienes varios puntos de vista. Tienes el punto de vista objetivo de lo que pasó desde Óscar, tienes el punto de vista del recuerdo de Verónica o de Alejandra, pero luego tienes el punto de vista de lo que ellas imaginaron que pudo haber pasado, que a lo mejor no fuese exactamente como pasó. Y tú tienes que interpretar esas tres partes distintas. Con lo cual ha sido muy chulo.

P: ¿Fue eso lo que te llevó a sumarte al proyecto, o hubo más factores?

R: Lo primero fue que era un proyecto de Álex Pina y de Vancouver, con todo el equipo técnico que venía detrás. A mí me llamó Álex Pina para ofrecérmelo y yo ni siquiera sabía de qué iba la serie, ni qué personaje era o si era un secundario, pero yo dije que sí directamente. Luego ya me contó que era el protagonista, un tipo infiel… Y pensé “vale, ahora todo el planeta me va a machacar por hacer este papel”. Y fue cuando me explicó que el gran reto era intentar empatizar con este tío, intentar entender qué ha pasado para que haga esto y a ver si le podemos entender. Y quitar un poco la culpa que, directamente, se asocia a este tipo de personajes, ese sambenito, la medalla de culpable. Dijimos, "vamos a intentar cambiar la perspectiva, contarlo desde otro sitio, ver qué podemos hace". Entonces sí que me pareció superinteresante.

He tenido que entender al personaje para interpretarlo y creo que, a lo mejor yo no, pero Óscar sí era capaz de amar a dos mujeres

P: ¿Comprendes los motivos de Óscar, que sea capaz de mantener un engaño durante 8 años?

R: He necesitado entender al personaje para poder interpretarlo. Otra cosa es que comparta o no esos motivos. A mí me resulta muy alejado, de mí, de Álvaro Morte, eso de poder enamorarte de dos personas a la vez. Pero es que Óscar no es Álvaro Morte. Es igual que si tienes que interpretar a Hitler, no significa que creas en lo que hizo Hitler pero tienes que entender cómo funcionaba su cabeza para poder tomar aquellas decisiones nefastas. En el caso de Óscar, al que no estoy comparando con Hitler por supuesto, he tenido que entender al personaje para poder interpretarlo y creo que, a lo mejor yo no, pero Óscar sí era capaz de amar a dos mujeres a la vez.

Álvaro Morte en una imagen de 'El Embarcadero'. (Movistar  )
Álvaro Morte en una imagen de 'El Embarcadero'. (Movistar )

P: En el final de la primera entrega nos vamos a quedar con ganas de más… ¿Qué va a pasar en la segunda?

R: Es curioso porque estamos contando una especie de thriller emocional, pero por momentos también cambiamos de género, de la misma forma que sucede en la vida. Afortunadamente ya estamos haciendo cosas más arriesgadas en televisión en España. Desde ese punto de thriller emocional, que no es un thriller de disparos, ni de armas, ni de bombas, ni de relojes contando hacia atrás, si creo que cada capítulo tiene una gran capacidad de enganche, necesitas ver el siguiente. Y esto es una cosa que a mí casi me fastidia, porque lo que me encantaría que la gente se tomara su tiempo para verla, que no la viera en un fin de semana. Me gustaría que los espectadores, cada vez que terminase un capítulo, se tomasen su tiempo para sopesarlo, para valorarlo, para dejar que respire. Que puedan discutir en ese debate que me encantaría que se generara de la gente, ¿no? Y que luego siguieran con otro capítulo.

No es una infidelidad. Es un enamoramiento hasta las trancas de dos personas a la vez

P: Has intentado entender a Óscar, pero para el espectador no es fácil entender a alguien que es infiel. Porque, ¿es infiel?

R: El rol de Alejandra es desde donde más entendemos el personaje de Óscar. Óscar, haciendo todo esto, es el primero que se condena, él no pasa por todo esto estando por encima de la situación, pensando “soy infiel y si se enteran ya veremos qué hago”. No es una infidelidad. Es un enamoramiento hasta las trancas de dos personas a la vez. Él no se enamora de Verónica porque deje de estar enamorado de Alejandra. No es eso. Es una cosa que a él le cuesta entender, que no puede él mismo comprenderla. Entonces yo he tenido que intentar comprender a un personaje que ni siquiera entiende lo que le pasa. Este era como el gran giro de todo. Y él es el primero que se condena.

A través de los ojos de Alejandra, cuando ella va descubriendo todo lo que pasa, creo que ahí vamos liberando un poco al personaje. Porque ella se permite no condenarlo, ella cuando recibe la noticia de la muerte y se entera de todo lo que ha sucedido con la doble vida de su marido, todo lo que tiene alrededor de ella le incita a que condene. Y ella es la que dice “dejadme un poco en paz, dejadme que sé positivamente que estaba completamente enamorado de mí y de esto no me va a hacer dudar nadie”. Ostia qué valiente. Es una persona que tiene un comportamiento casi naif, y sin embargo tiene como esa capacidad, que a mi personalmente me parece tremendamente valiente. Creo que ahí está lo interesante.

Álvaro Morte, junto a los creadores y directores Álex Pina y Esther Martínez en la presentación de la serie en Valencia. (Movistar +)
Álvaro Morte, junto a los creadores y directores Álex Pina y Esther Martínez en la presentación de la serie en Valencia. (Movistar +)

P: ‘El secreto de Puente Viejo’ y la emisión diaria te enseña a estar preparado para todo, ‘La Casa de papel’ te ha enseñado lo que es la fama mundial. ¿Qué te ha enseñado ‘El Embarcadero’?

R: En “El Embarcadero” lo que he hecho ha sido disfrutármela de una manera brutal. Ha sido una delicia hacer esta serie, no sé hasta qué punto he aprendido o no, pero me sirve para saber que en cada proyecto arrancas de cero otra vez, que da igual el éxito que tengas con esto o con aquello, volvemos otra vez a empezar desde la humildad, desde la nada, y a ver qué pasa. Hay que poner todo el amor que puedas en ese proyecto, porque si no ese proyecto no sale, y más un proyecto de este tipo, tan sensorial, tan de verdad, que había que estar tan conectados entre todos nosotros, que teníamos que generar esa química, porque si no, no funcionaba. Estar conectados entre nosotros, con la atmósfera, con la Albufera, con el que está encima de ti con la cámara en la mano y que es un actor más de la situación. Yo me lo he disfrutado muchísimo. Ojalá muchos más embarcaderos y viajes tan tremendos ¿no?. Más que aprender, me reafirmo en que cada vez que te metes en un proyecto nuevo vuelves a empezar y no puedes creerte nada por mucho que las redes sociales o que el planeta te diga “qué guay eres”, no. No. Empiezas otra vez. Punto. Y vuelves a ser el mismo de siempre y ya está.

Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios