Por qué a Hermann Tertsch no le gustará la serie 'La víctima número 8' (Telemadrid)
  1. Televisión
NUEVA SERIE DE FICCIÓN

Por qué a Hermann Tertsch no le gustará la serie 'La víctima número 8' (Telemadrid)

La nueva serie de Telemadrid profundiza en la onda expansiva que provoca un atentado de naturaleza yihadista en pleno Casco Viejo de Bilbao que deja un balance de siete muertos

Foto: César Mateo da vida al marroquí Omar en 'La víctima número 8'. (Telemadrid)
César Mateo da vida al marroquí Omar en 'La víctima número 8'. (Telemadrid)

El punto de partida de 'La víctima número 8' no puede ser más descorazonador. Un ataque terrorista, de corte yihadista, sacude el centro histórico de Bilbao y siembra el caos, dejando tras de sí un reguero de muertos y de vidas rotas. Los más alarmistas pensarán que adentrarse en este terreno sinuoso de las células del terrorismo islamista es un experimento del que solo se puede salir escaldado. ¿Es acaso un intento por dulcificar el relato que supuestamente motiva al joven marroquí Omar -interpretado por César Mateo- a atentar contra Occidente y contra el país que le ha dado una segunda oportunidad?

Para no hacer 'spoiler' habrá que consumir, pegado al sofá, los 50 minutos del primer capítulo de la trama. Una apuesta valiente o arriesgada en un escenario de nivel cuatro alerta antiterrorista, en un momento en el que, además, el recuerdo de lo sucedido en las Ramblas y en Cambrils no se ha borrado aún de la memoria. Más si cabe, en una ciudad como Madrid, testigo del mayor ataque terrorista yihadista sufrido en Europa.

La serie pone el foco donde los informativos y los programas de tertulias que se suceden después de un atentado no suelen hacerlo

Narrada en clave de 'thriller', la historia trata cómo sus personajes viven las consecuencias de la barbarie. Víctimas y verdugos serán a partes iguales los protagonistas de la trama en clave personal. La investigación policial se centrará en atrapar a los responsables del ataque y dar respuesta a los interrogantes que irán surgiendo a medida que avance el drama.

placeholder El reparto de la serie 'La víctima número 8' en Vitoria-Gasteiz. (FesTVal)
El reparto de la serie 'La víctima número 8' en Vitoria-Gasteiz. (FesTVal)

Aún sabiendo el riesgo que puede suponer tratar un tema como el yihadismo, Marc Cistaré, productor ejecutivo, creador y responsable del guion de la serie, ha confesado que lleva muchos años batallando por poder contar una historia como esta. "Que apuesten por un producto así no suele ser fácil, y encontrarse de repente con un sí entusiasta es un gustazo". Según su opinión, no hay historias que no se deban o que no se puedan contar siempre y cuando se haga desde el respeto.

1- La nueva Telemadrid

Ni un día de tregua ha concedido el periodista de 'ABC' a la nueva Telemadrid que lucha por reposicionarse, tras años a la sombra de Esperanza Aguirre y, después, de Ignacio González. En aquella época, de la que Hermann Tertsch fue testigo directo, se hacían series con sentido patriótico. Como la series sobre los héroes del 2 de Mayo o el filme más caro de la historia del cine español, la malograda 'Sangre de Mayo', de Garci.

placeholder Rodaje de 'La víctima número 8'. (Telemadrid)
Rodaje de 'La víctima número 8'. (Telemadrid)

'La víctima número 8' está muy alejada de esa visión. Aquí salen vascos, salen terroristas, y los buenos no son tan buenos ni los malos, tan malos. Los protagonistas tienen apellidos en euskera o en marroquí, Azkárraga o Jamal.

2- Una coproducción con la vasca ETB

'La víctima número 8' es un proyecto ambicioso. Por encima, desde luego, de las expectativas que el espectador medio podrá tener de dos cadenas tan lejanas la una de la otra, como Telemadrid y Euskal Telebista (ETB). Extraña simbiosis, imposible no hace mucho. Los padres de la serie, Marc Cistaré y Alejandro Bazzano, que han participado en otros éxitos como 'Vis a Vis' o 'La casa de papel', son los responsables de su buena ejecución. Se trata de la primera coproducción entre ambas corporaciones públicas en la que han sumado la fuerza, en el terreno de la ficción, de Globomedia.

placeholder Imagen del rodaje de 'La víctima número 8'. (Telemadrid)
Imagen del rodaje de 'La víctima número 8'. (Telemadrid)

El rodaje, todo en exteriores, se ha llevado a cabo durante siete semanas a caballo entre Bilbao y los barrios madrileños de Lavapiés y La Latina. A los espectadores más alineados con las tesis de Tertsch les sorprenderá el marcado sello vasco. Entiéndase por eso que el guion y la trama están convenientemente adaptados para que el espectador del País Vasco empatice, y la investigación la encabezará la Ertzaintza.

placeholder Equipo de 'La víctima número 8'. (Telemadrid)
Equipo de 'La víctima número 8'. (Telemadrid)

En esta misma línea, los pacientes y las víctimas serán derivados a los hospitales de la Osakidetza, el sistema de salud de Euskadi. Y las primeras noticias del atentado las podremos ver por el informativo 'Teleberri'. Conforme avance la serie, la trama se irá 'madrileñizando'.

3- El periodista sin escrúpulos

Marcial Álvarez, conocido por ser el subinspector Pope en 'El Comisario', aporta en 'La víctima número 8' uno de los rostros más afamados del reparto. En esta ocasión, como 'Eche', un periodista sin escrúpulos y capaz de vender a su madre por una buena exclusiva, o por una historia bien pagada, sea o no cierta del todo.

Los personajes se verán inmersos en una vertiginosa espiral repleta de giros insospechados

'Eche' es un periodista de la vieja escuela, de los que reúnen información a base de patear las calles sin descanso. Vive solo, entregado a su pasión por el periodismo. El reportaje de su vida fue un gran fraude y él acabó en los juzgados. Desde entonces, está arruinado y no levanta cabeza. Malvive haciendo reportajillos firmados bajo seudónimo. Hasta que la noticia que abre todos los periódicos se cruce delante de sus narices, a través de Edurne, la novia del peligroso terrorista.

placeholder Marcial Álvarez es 'Eche'. (Telemadrid)
Marcial Álvarez es 'Eche'. (Telemadrid)

4- Una historia feminista

'La víctima número 8' es también una serie profundamente feminista. Alejada de los estereotipos tradicionales asociados a los clichés femeninos. Llena de personajes fuertes, inconformistas y luchadores.

placeholder Lisi Linder es Almudena en 'La víctima número 8'. (Telemadrid)
Lisi Linder es Almudena en 'La víctima número 8'. (Telemadrid)

El caso más paradigmático es el de la actriz Farah Hamed (Adila Jamal en 'La víctima'), que encarna a la madre del supuesto terrorista. Una mujer marroquí y musulmana que no se resigna a estar a la sombra de su marido y que luchará como una leona si es necesario para demostrar la inocencia de su hijo. Un personaje inaudito en otros relatos de ficción similares. Estos personajes femeninos tan preponderantes se extienden a lo largo del 'thriller': la novia de Omar, Edurne; o la agente de la Ertzaintza 'Koro', embarazada y al mando del operativo antiterrorista, también encajan en esta descripción.

Telemadrid
El redactor recomienda