Es noticia
Menú
La neuronas pueden aprender y operar fuera del cerebro humano
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Futuros cerebros de los cíborgs

La neuronas pueden aprender y operar fuera del cerebro humano

Científicos australianos han enseñado a neuronas humanas en el laboratorio a jugar al clásico videojuego ‘Pong’. Lo han conseguido en solo 5 minutos, mucho más rápido que la inteligencia artificial

Foto: Se han creado otros 'cerebros' en el laboratorio, pero ninguno capaz de lograr objetivos concretos. (SDHS)
Se han creado otros 'cerebros' en el laboratorio, pero ninguno capaz de lograr objetivos concretos. (SDHS)

Los investigadores de la empresa australiana Cortical Labs han creado lo que ellos llaman un ‘DishBrain’: un minicerebro ‘in vitro’ formado por cientos de miles de neuronas humanas a las que les aplican distintos estímulos con una red de microelectrodos. Este cerebro de laboratorio aprendió a jugar a una versión del clásico videojuego ‘Pong’ en solo cinco minutos, mucho más rápido que los 90 que emplea una inteligencia artificial.

Foto: TARC Smart Roof Coating. (Berkeley Lab)

A pesar de que ya se han hecho estudios con neuronas ‘in vitro’ previamente, los científicos australianos aseguran que esta es la primera vez que se consigue que estos cerebros artificiales sean capaces de completar tareas con objetivos concretos.

Cómo lo han conseguido

El equipo primero creó un simulador con una versión simplificada del ‘Pong’ para un solo jugador. Luego, envió señales eléctricas a la derecha o a la izquierda del ‘DishBrain’ para indicar dónde estaba la pelota. A continuación, este cerebro artificial ponía en marcha las neuronas para mover la pala de un lado a otro en función de la ubicación de la pelota.

boton

Los científicos son capaces de engañar a este cerebro de laboratorio y hacerle creer que él mismo es la pala de este entorno virtual. “A menudo nos referimos a ellos como si vivieran en Matrix”, asegura Brett Kagan, director científico de Cortical Labs e investigador principal de este estudio, en declaraciones a 'New Scientist'.

Según explican en un artículo publicado en la revista 'Biorxiv', y que todavía está pendiente de revisión por pares, el cerebro sintético es sintiente y aprende por su cuenta a percibir su entorno y a predecir cómo sus acciones influyen en él.

"Utilizando este sistema ‘DishBrain’, hemos demostrado que una sola capa de neuronas corticales 'in vitro' puede autoorganizarse y mostrar un comportamiento inteligente y sensible cuando se incorpora a un mundo de juego simulado", explican los investigadores en el estudio.

Futuros cerebros de los cíborgs

Los científicos quedaron sorprendidos de la rapidez con la que su minicerebro aprendió a jugar al ‘Pong’. Empleó tan solo cinco minutos en descubrir los rudimentos del juego frente a los 90 que tarda una inteligencia artificial. "El aspecto más asombroso es lo rápido que aprende, en cinco minutos, en tiempo real", comenta Kagan. "Eso es algo realmente asombroso que puede hacer la biología".

Foto: Estos nuevos 'Xenobots' pueden reproducirse por si solos de manera única. (Douglas Blackiston/Sam Kriegman)

A pesar de la rapidez en el aprendizaje, los científicos aseguran que tanto los humanos como la inteligencia artificial son mejores jugando al ‘Pong’ que los ‘DishBrain’. Pero este descubrimiento abre la puerta a integrar este tipo de neuronas biológicas a la potencia de la IA para crear los cerebros de las próximas generaciones de máquinas autónomas. “Creemos que es justo llamarlos cerebros cíborgs”, sostiene Kagan.

Según afirman los propios investigadores "aprovechar la capacidad de cálculo de las neuronas vivas para crear inteligencia biológica sintética, antes confinada al ámbito de la ciencia ficción, está ahora tentadoramente al alcance de la innovación humana".

Los investigadores de la empresa australiana Cortical Labs han creado lo que ellos llaman un ‘DishBrain’: un minicerebro ‘in vitro’ formado por cientos de miles de neuronas humanas a las que les aplican distintos estímulos con una red de microelectrodos. Este cerebro de laboratorio aprendió a jugar a una versión del clásico videojuego ‘Pong’ en solo cinco minutos, mucho más rápido que los 90 que emplea una inteligencia artificial.

Investigación Tendencias de futuro Inteligencia Artificial
El redactor recomienda