Es noticia
Menú
El secreto detrás del increíble documental ‘The Beatles: Get Back’
  1. Tecnología
  2. Novaceno
inteligencia artificial

El secreto detrás del increíble documental ‘The Beatles: Get Back’

El documental de Peter Jackson trae el proceso creativo de los Beatles al siglo XXI gracias a las nuevas técnicas de imagen digital y a la inteligencia artificial

Foto: Peter Jackson utiliza técnicas de inteligencia artificial para darle una nueva vida a las imágenes y el audio de su documental. (Cartel de The Beatles: Get Back)
Peter Jackson utiliza técnicas de inteligencia artificial para darle una nueva vida a las imágenes y el audio de su documental. (Cartel de The Beatles: Get Back)

‘The Beatles: Get Back' condensa 60 horas de imagen y 150 de audio grabadas en 1969 en una serie documental de seis horas que tiene una calidad similar a la de las producciones actuales. Para lograrlo, el director Peter Jackson (El señor de los anillos - 'King Kong' - 'Braindead') no solo ha echado mano de las técnicas de imagen digitales más modernas sino que ha tenido que crear su propio software basado en inteligencia artificial.

Foto: Este nuevo sensor permitiría hacer fotos en color aunque esté oscuro para el ojo humano (R.Louis Mac - Unsplash)

En 1969, los Beatles se encerraron en un estudio rodeados por las cámaras y los micrófonos de Michael Lindsay-Hogg, un director de cine que ya había colaborado con la banda en sus películas anteriores. El plan era componer las canciones para su nuevo álbum en un mes, grabar el disco en directo y ponerle la guinda final al proyecto con un gran concierto en vivo —cosa que la banda había dejado de hacer hace años y que no repetirían después de su famoso concierto en el tejado del estudio de Apple—.

El director tenía dos cámaras de 16 milímetros y literalmente había puesto micrófonos hasta en los floreros para no perderse nada. Al final de la producción había acumulado una enorme cantidad de material que acabó convirtiéndose en el documental ‘Let it Be’, que pasó bastante desapercibido en la época.

Hace cuatro años, Peter Jackson tuvo acceso a ese material por primera vez y quiso convertirlo en un nuevo documental. La idea de Jackson era en principio destilar todo ese material en una película de dos horas y media. Pero una vez acabó el proceso de restauración del video y sobre todo del audio, se dio cuenta de que bajar de 6 horas “sería cometer un crimen contra la historia del rock and roll”, como admitió en una entrevista para Variety. “Hay cosas ahí que la gente tiene que ver. No lo han visto en 50 años y todo lo que no acabe en el documental acabará oculto por otros 50 años”.

Afortunadamente, los Beatles que quedan vivos y sus herederos, que han estado involucrados en la producción del nuevo documental, accedieron y el proyecto acabó siendo lo que es: una serie muy interesante de tres episodios que nos muestra la cara más desconocida, íntima y personal de los cuatro de Liverpool.

Restaurando las imágenes

No hace falta ser Emmanuel Lubezki para ver que ambos documentales, el de Lindsay-Hogg y el de Jackson, muestran una diferencia notable en la imagen. En ‘Let it Be’ se aprecia el grano típico de la película de 16 milímetros y su falta de nitidez. En cambio las imágenes de ‘The Beatles: Get Back' son mucho más nítidas y los colores adquieren más viveza, aunque se haya empleado la misma película que ha ido languideciendo en una estantería durante décadas.

Jackson ha utilizado la misma técnica de restauración de imagen que empleó en 'They Shall Not Grow Old', un documental realizado con imágenes rodadas en el frente durante la Primera Guerra Mundial, y que asombró al mundo por devolver a aquellos soldados a la vida con una calidad de imagen contemporánea y a todo color.

"Pensé: '¿Podemos realmente hacer que estas imágenes de hace 100 años parezcan rodadas ahora?", comentó Jackson durante una entrevista hablando del tema en el podcast Recode Decode. Donde también admitió que el objetivo era que el resultado fuera nítido, claro y estable como en las películas modernas.

Cualquiera que haya visto el resultado del documental puede dar fé que lo consiguió con creces. Los encargados de esta proeza visual fueron los técnicos de Park Road Post, una filial de la productora fundada por Jackson, WingNut Films. Las imágenes rodadas a principios del siglo XX estaban en muy malas condiciones. Así que primero tuvieron que limpiar el negativo y luego lo digitalizaron e hicieron una reparación digital. También modificaron las imágenes para que tuvieran un formato similar al que se usa actualmente.

Restaurar el audio fue fundamental

Aunque el gran avance de este documental, como admite el propio Jackson, está en la ingeniosa manera de tratar el sonido. El director encontró oro cuando empezó a examinar las más de 150 horas de audio grabadas por Lindsay-Hogg. En muchas partes de ‘The Beatles: Get Back' se ve como la imagen no se corresponde con el audio. Al principio del documental, un texto sobreimpresionado admite que se han usado imágenes de otros momentos para ilustrar los fragmentos de audio.

Grabar audio, en aquella época, era mucho más barato que rodar en película y aún cuando había que cortar para no desperdiciar celuloide el equipo seguía registrando todo lo que sonaba alrededor de los cuatro Beatles, incluídas sus conversaciones privadas.

placeholder Los Beatles en el estudio Apple. (Disney )
Los Beatles en el estudio Apple. (Disney )

Cada vez que los muchachos de Liverpool querían decirse algo sin ser escuchados utilizaban sus instrumentos para ocultar sus conversaciones. "Lo que John y George solían hacer es, si estaban en una conversación, subir el volumen de sus amplificadores y rasgar la guitarra” explica Jackson. “Sólo rasgaban, sin tocar nada, sin afinar, sólo [hacían un sonido de guitarra]. Los micrófonos de Michael sólo grababan el ruido de la guitarra, pero se veía a los Beatles hablando, teniendo una charla privada".

Además, toda la parte que tiene lugar en los estudios de Twickenham —que es donde los Beatles empezaron a componer antes de mudarse al estudio de Apple donde se hicieron las grabaciones finales que aparecen en el album 'Let it be'— no tenía el equipo necesario para grabar las canciones y solo contaban con los micrófonos del documental que mezclaban todos los sonidos en una sola pista. Lo que se oye son voces que se ahogan y guitarras ruidosas, pero casi nunca se oye a Ringo tocar la batería.

"En Twickenham, están ensayando y, por lo tanto, no están grabando en ocho pistas, es sólo mono", explica Jackson. "Así que cuando están actuando, no hay mezclador, no hay Glyn Johns, no hay George Martin. Es sólo un equipo de filmación con un micrófono que los graba y están por todas partes”.

Aun así, el truco de subir los amplificadores no ha impedido que la inteligencia artificial actual, creada específicamente para este proyecto por el equipo de Park Road Post, desenmascare sus conversaciones.

"Hemos ideado una tecnología que se llama demixing", dice Jackson. "Le enseñas al ordenador cómo suena una guitarra, le enseñas cómo suena una voz humana, le enseñas cómo suena una batería, le enseñas cómo suena un bajo”. Alimentando el sistema con suficientes datos sonoros, la inteligencia artificial acabó aprendiendo a distinguir no sólo los sonidos de los instrumentos, sino también las voces de los Beatles. "Y entonces podemos tomar una pista mono de ellos en Twickenham actuando y podemos decir: 'Sólo danos la pista vocal'. Y la inteligencia artificial hará una pista vocal solamente. Así, verás a Ringo en el fondo tocando la batería, pero no oirás la batería. Ni un poco de ruido de batería, sólo la voz limpia”.

Gracias a esta tecnología nos enteramos, entre otras cosas, de cómo fue la famosa espantada de George Harrison durante los ensayos. Lindsay-Hogg le pidió a su técnico de sonido que ocultara un micrófono en el florero del centro de mesa donde solían comer. “George no estaba allí al principio del almuerzo, y luego se acercó y se puso en el extremo largo de la mesa. Llevaba un hermoso sombrero negro de pana y dijo: "Nos vemos en los clubs". Lo que significa que me voy”, recuerda el director en una entrevista para Rolling Stone. ”John siempre reaccionó a la provocación muy rápidamente, y entonces dijo: "Oh, bueno, ya sabes, metamos a Eric Clapton, no es un dolor de cabeza". Pero cuando reproduje el audio, todo lo que obtuve fue el estruendo de los cubiertos y los platos y las voces [inaudibles]”.

‘The Beatles: Get Back' condensa 60 horas de imagen y 150 de audio grabadas en 1969 en una serie documental de seis horas que tiene una calidad similar a la de las producciones actuales. Para lograrlo, el director Peter Jackson (El señor de los anillos - 'King Kong' - 'Braindead') no solo ha echado mano de las técnicas de imagen digitales más modernas sino que ha tenido que crear su propio software basado en inteligencia artificial.

Inteligencia Artificial The Beatles Documental
El redactor recomienda