El anuncio 'deepfake' de Bruce Willis que anticipa el futuro del cine
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Actores que dan la cara

El anuncio 'deepfake' de Bruce Willis que anticipa el futuro del cine

Una operadora de telecomunicaciones rusa ha contratado al actor americano para hacer una serie de anuncios en los que Willis solo pone la imagen de su cara, nada más

placeholder Foto: Este no es Bruce Willis, sino una reproducción de su cara hecha en 'DeepFake'.
Este no es Bruce Willis, sino una reproducción de su cara hecha en 'DeepFake'.

MegaFon, una de las operadoras de telefonía más importantes en Rusia, va a lanzar una serie de 15 anuncios entre este año y el que viene. En el primero de ellos se ve a un Bruce Willis en su clásico papel de salvador de la tierra, pero con una diferencia: el que sale en pantalla no es en realidad Bruce Willis, es solo su cara de hace 40 años.

Foto: Estos nuevo nanocristales podrían cambiar la forma de hacer las baterías. (ETH)

Según afirman los responsables del anuncio, el actor no tuvo que tirarse horas metido en un avión, tampoco pisó el set de rodaje ni tuvo que acatar las órdenes del director. Simplemente firmó un contrato desde su casa, o desde donde fuera, en el que cedía los derechos de su imagen a la marca y cobró su minuta.

“Todas las negociaciones con Bruce Willis fueron llevadas a cabo por nuestro equipo. Era una idea muy arriesgada, pero, sorprendentemente, la discusión sobre la colaboración fue rápida y productiva. Le hablamos a Bruce de MegaFon y de la idea del proyecto. El actor se mostró interesado en la marca y en nuestro enfoque de la organización de la producción”, afirma el responsable de marketing de la marca, Vasily Bolshakov en declaraciones al medio especializado ruso Sostav. La página está escrita en ruso y la he traducido con Google, así que aunque se aproxime mucho a las palabras de Bolshakov, seguramente no refleje con total exactitud sus comentarios.

La productora responsable del anuncio tomó horas de imágenes de la época dorada de Willis —cuando rodaba películas en los años 80 y 90 como La jungla de Cristal o El Quinto Elemento— para enseñar a la inteligencia artificial a reproducir su cara fielmente. Luego se rodó el spot con otro actor y un doble de Willis y se sustituyó su cara por la del intérprete americano. El resultado da el pego, aunque es cierto que en algunos momentos podemos intuir que algo no acaba de cuadrar en sus expresiones.

"Nos dimos cuenta de que podemos ofrecer contenidos de alta calidad sin convertirnos en rehenes de las restricciones de movimiento causadas por la pandemia en todo el mundo. El uso de la tecnología permite rodar contenidos más rápidamente y por menos dinero que si tuviéramos que atraer a los famosos al plató", afirma, más o menos, Bolshakov.

placeholder Willis no ha ido ni a la sesión de fotos del poster de la serie de anuncios. (Megafon)
Willis no ha ido ni a la sesión de fotos del poster de la serie de anuncios. (Megafon)

La magia del cine ahora será digital

Si comparamos la técnica digital de rejuvenecimiento del anuncio de Willis con otros maquillajes digitales como los que hizo ILM, la compañía de efectos especiales de George Lucas, a Robert De Niro en de El Irlandés o el de Mark Hamill en The Mandalorian, la tecnología ‘DeepFake’ gana por goleada. Es más rápida, más barata y, cuando está bien hecha, produce mejores resultados.

Tanto es así que ILM ha fichado para su equipo a un experto en ‘DeepFake’ que arregló el desaguisado con Hamill en solo un par de semanas y lo subió a Youtube para cachondeo generalizado de todos los fans de la saga Star Wars. Este movimiento de ILM, uno de los gigantes mundiales de los efectos especiales, significa que el ‘Deepfake’ ha llegado al cine para quedarse.

Además esta tecnología no solo es capaz de replicar imágenes. Hace poco vimos que se utilizó para reproducir la voz del fallecido Anthony Bourdain en un documental sobre su vida. La noticia causó bastante revuelo porque no quedaba claro si la estrella de la televisión o su familia habían cedido los derechos para que se emitiera una reproducción de su voz.

Según avance la tecnología iremos viendo más de estos maquillajes digitales en películas y series de televisión. Su uso podría servir para arreglar escenas con problemas técnicos, cambios de diálogo de última hora o para reemplazar a actores de carne y hueso que por distintos motivos no puedan estar en el set de rodaje.

placeholder Algunas de las pelícuas en las que Willis se asoma de vez en cuando. (Grindstone Entertainment Group/Alamy)
Algunas de las pelícuas en las que Willis se asoma de vez en cuando. (Grindstone Entertainment Group/Alamy)

Pero también para que los actores que en algún momento tuvieron tirón puedan seguir ganando dinero sin tener que asomarse a un plató. Bruce Willis es el primero. Hace tiempo que ya no hace grandes taquillazos y, ahora, según afirma la web americana Vulture especializada en cine, lleva años aceptando pequeños papeles en películas de acción de serie B. Estas películas se venden a los incautos distribuidores extranjeros con Willis como cabeza de cartel aunque en realidad solo aparece en unos pocos minutos del metraje y con un papel secundario.

Ese mismo camino lo han emprendido otros actores muy conocidos como John Travolta, Nicolas Cage, Steven Segal o Sylvester Stallone. Así que no sería descabellado que en algún momento se subieran a la moda de los DeepFakes en el cine y la publicidad para seguir haciendo caja.

A Di Caprio no le duelen prendas a la hora de rodar anuncios fuera de EE.UU.

Es más difícil imaginarse aceptando este tipo de acuerdos a actores consagrados a los que les sigue sonando el teléfono asiduamente con propuestas de grandes directores. A Di Caprio probablemente no le saldrá a cuenta que usen su imagen sin que él pueda controlar el resultado. O a Scarlet Johanson, Benedict Cumberbach, Kate Winslet o Frances McDormand. Aunque a algunos de estos actores no les importa salir en anuncios que se emiten fuera de sus países. Tal vez en esas consigan persuadirlos.

Otro asunto será cuando seamos capaces de crear actores digitales indistinguibles de los de carne y hueso. A los que ya no peinamos ni canas nos parecerá una desnaturalización del cine. Nos costará dejarnos hipnotizar, al menos al principio, con una película sabiendo que los actores ni sienten ni padecen. Pero la muchachada que viene —que ahora alucina con los influencers digitales que publican contenido en TikTok, o los que le dan dinero a una ‘stripper’ esculpida a base de unos y ceros— seguro que lo ve como lo más natural del mundo.

Bruce Willis Tendencias de futuro Inteligencia Artificial
El redactor recomienda