Google cambia radicalmente la manera de crear medicamentos
  1. Tecnología
  2. Novaceno
tras su éxito con la IA

Google cambia radicalmente la manera de crear medicamentos

Después de su éxito con AlphaFold, la compañía americana ha creado una nueva ‘startup’ con la que pretende "encontrar la cura de algunas de las enfermedades más devastadoras de la humanidad"

Foto:  Google quiere utilizar la IA para acelerar el descubrimiento de fármacos. (AstraZeneca))
Google quiere utilizar la IA para acelerar el descubrimiento de fármacos. (AstraZeneca))

Alphabet, la empresa a la que pertenece Google, acaba de anunciar la creación de Isomorphic Labs. Una nueva compañía que pretende capitalizar los avances de su inteligencia artificial y emplearla para descubrir nuevos fármacos y entender mejor los mecanismos biológicos de la vida.

Foto: Una ilustración de la superficie del exoplaneta Kepler-1649c. (NASA/Ames Research Center/Daniel Rutter)

Lo ha anunciado Demis Hassabis, el fundador y CEO de Isomorphic Labs que también está detrás de DeepMind, uno de los laboratorios de inteligencia artificial más punteros del mundo donde se crearon redes neuronales como AlphaGo —capaz de aprender por su cuenta a jugar al complejísimo juego de estrategia chino Go y ganar al campeón mundial— o AlphaFold.

AlphaFold es de hecho el germen de Isomorphic Labs. La inteligencia artificial de DeepMind deslumbró al mundo al resolver el problema del plegamiento de proteínas que llevaba volviendo locos a los investigadores desde hace ya 50 años. Las cadenas de aminoácidos pueden plegarse en un número casi infinito de estructuras tridimensionales y predecir su configuración final es casi imposible. AlphaFold lo consiguió y con una precisión sin precedentes.

placeholder Demis Hassabis, cofundador del startup de inteligencia artificial DeepMind y Isomorphic Labs. (EFE)
Demis Hassabis, cofundador del startup de inteligencia artificial DeepMind y Isomorphic Labs. (EFE)

Como dice el propio Hassabis en un comunicado de prensa, este avance se ha convertido en un momento decisivo de inteligencia artificial aplicada para la biología. Y más aún cuando el julio pasado, AlphaFold fue capaz por primera vez de predecir las estructuras de casi todas las proteínas del cuerpo humano, arrancando expresiones entre los científicos como "un cambio de paradigma" o "un avance asombroso".

“La biología es probablemente demasiado compleja y desordenada como para poder encapsularla en un simple conjunto de ecuaciones matemáticas. Pero al igual que las matemáticas resultaron ser el lenguaje de descripción adecuado para la física, la biología puede resultar el tipo de régimen perfecto para la aplicación de la IA”, afirma Hassabis.

Foto: El primer fármaco que se puede aplicar a humanos para retrasar el envejecimiento. (Fotograma de El Curioso Caso de Benjamin Button )

La aplicación de esta tecnología permitiría a los científicos identificar las proteínas que funcionan mal y, por tanto, las causas de algunas enfermedades. Esta información es clave para que los investigadores puedan acelerar enormemente los procesos de desarrollo de nuevos fármacos.

Isomorphic Labs tiene intención de trabajar con distintas compañías farmacéuticas y biomédicas con el objetivo de crear modelos predictivos que les ayuden no solo a crear nuevos medicamentos sino a entender mejor algunos de los mecanismos fundamentales de la biología.

placeholder AlphaGo fue el inicio de la aventura de DeepMind y AlphaFold. (Reuters)
AlphaGo fue el inicio de la aventura de DeepMind y AlphaFold. (Reuters)

“Como pioneros en el campo emergente de la ‘biología digital’, esperamos ayudar a marcar el comienzo de una nueva era increíblemente productiva de avances biomédicos”, asegura el CEO de Isomorphic Labs. “La misión de Isomorphic no podría ser más importante: utilizar la IA para acelerar el descubrimiento de fármacos y, en última instancia, encontrar la cura de algunas de las enfermedades más devastadoras de la humanidad”.

La inteligencia artificial ya se está empleando en el campo de la salud. Su mayor fuerte por ahora es el diagnóstico por imagen, que unida a los nuevos avances que ha habido en este campo —el último un nuevo método de rayos X que ofrece imágenes en 3D con un brillo 100.000 millones de veces superior a la de una radiografía de hospital— se está aplicando ya para crear un nuevo atlas de los órganos del cuerpo humano que nos ayude a entender nuestra anatomía.

Imagen del Human Organ Atlas de un pulmón afectado de COVID-19

Pero esto es solo el principio. Si el cambio climático y la crisis energética no nos devuelven de una patada al siglo XVII, la capacidad analítica de la inteligencia artificial unida a las nuevas técnicas de diagnóstico clínico y la precisión de los ‘wearables’ que vienen —capaces de monitorear contínuamente nuestras constantes vitales— nos ayudarán a conseguir el santo grial de la medicina moderna: los tratamientos individualizados.

Inteligencia Artificial Tendencias de futuro
El redactor recomienda