La primera estación espacial privada en órbita dentro de 5 años
  1. Tecnología
  2. Novaceno
En órbita en 2027

La primera estación espacial privada en órbita dentro de 5 años

En 2027 ésta será la primera estación privada de la historia y el comienzo de una nueva era de la humanidad en el espacio, un territorio inexplorado sin la intervención de los estados

Foto: La nueva estación espacial inflable de Lockheed Martin será 100% privada
La nueva estación espacial inflable de Lockheed Martin será 100% privada

Si todo sale como está planeado, en 2027, ésta será la primera estación privada de la historia. Se llama Starlab y es el heraldo de una nueva esa para la humanidad en el espacio. Este espacio sentará las bases para la colonización del sistema solar sin la intervención de los anticuados estados que gobiernan nuestro planeta.

Foto: EEUU subvencionará por primera vez en 50 años un estudio clínico con alucinógenos. (Pxfuel)

Detrás de Starlab está el mayor gigante de las industria de defensa mundial y la tercera compañía aeroespacial del mundo: Lockheed Martin. El brazo espacial de la corporación estadounidense está desarrollando la estación con Nanoracks, una compañía con gran experiencia como contratista de la Estación Espacial Internacional (ISS en sus siglas en inglés)

Qué es Starlab

Según estas compañías, Starlab tendrá un volumen habitable de 340 metros cúbicos y una capacidad de carga de 22 metros cúbicos, equivalente a la capacidad de la ISS. La estación tendrá cuatro paneles solares capaces de generar 60kW de electricidad para soportar los sistemas de habitabilidad, operaciones y experimentos científicos a cargo de cuatro astronautas, que será el número de personas que vivirán en la estación de forma permanente.

Starlab tendrá como parte central un gran hábitat inflable, construido por Lockheed Martin, con 340 metros cúbicos para que los cuatro astronautas puedan vivir y realizar experimentos encargados por empresas privadas.

Esta estación será parte del “primer parque de investigación científica en el espacio”, unificando esta estación con los laboratorios para experimentos que ya gestionan en la ISS. El parque de desarrollo se llamará George Washington Carver (GWC) Science Park, en honor al científico afroamericano que revolucionó la agricultura estadounidense en la primera mitad del siglo XX.

El GWC tendrá cuatro laboratorios, dicen. El primero será un laboratorio de biología que realizará experimentos con organismos vivos. En el segundo, el laboratorio botánico, trabajarán exclusivamente con plantas. Un tercero estará dedicado a la investigación física y de nuevos materiales. Y finalmente, un cuarto laboratorio tendrá múltiples usos y, según la compañía, podrá servir cualquier especificación.

Aunque la ISS ya realiza labores de investigación para empresas privadas, este gran laboratorio espacial será el primero que estará bajo la jurisdicción de una compañía y en la que, presumiblemente, no se aplicará ninguna legislación terrestre.

¿Ciudad sin ley?

Aunque no hablan de ello en sus materiales de prensa, será interesante ver cómo evoluciona esta instalación una vez esté en órbita. Nanoracks dice que colaborarán con la NASA e imaginamos que con otras organizaciones estatales americanas y de otros países. Pero no estar sujetos a una legislación terrestre abrirá las puertas a caminos inexplorados. Y quizás a dilemas éticos difíciles de solucionar con las herramientas que contamos hoy en día.

placeholder Vista desde atrás de Starlab
Vista desde atrás de Starlab

Este puesto espacial será una avanzadilla de la revolución que viene, con corporaciones como SpaceX instalando bases en Marte o en otros cuerpos celestes que son tierra de nadie y no están sujetos por las leyes de ningún país. Starlab o Mars Base Alpha serán espacios nuevos, teóricamente limitados por pocas y muy vagas reglas establecidas en tratados internacionales. La base fundamental de esos tratados es que el espacio es de todos y ningún país puede declarar la soberanía sobre ningún territorio.

Obviamente los gobiernos podrán ejercer algo de fuerza sobre estos pioneros mientras las compañías tengan sus cuarteles generales en sus países y tengan que negociar con la Tierra. Pero una vez se establezca una mínima economía espacial fuera de nuestro planeta, las cosas cambiarán muy rápidamente y de forma radical.

Como en la expansión por el salvaje oeste, nos encaminamos a un periodo excitante, lleno de aventuras, conflictos, crímenes, nuevas esperanzas y grandes incógnitas. La eterna historia de la civilización errante que siempre hemos sido. Esperemos que la fiesta empiece cuanto antes porque yo no me la quiero perder.

Espacio SpaceX
El redactor recomienda