Los barcos del futuro sólo para los extremadamente ricos
  1. Tecnología
  2. Novaceno
¿Refugios del apocalisis para ricos?

Los barcos del futuro sólo para los extremadamente ricos

Diseños casi imposibles, tamaños desmesurados y la última tecnología para escapar del mundanal mundo y el posible apocalipsis

Foto: El megayate Shape de 226 pies (Lazzarini Design)
El megayate Shape de 226 pies (Lazzarini Design)

Este superyate se llama Shape y es el último ejemplo de la última tendencia para billonarios que no saben qué hacer con toda la pasta que han escondido en Andorra, las Caimán o en Dakota del Sur: barcos futuristas creados con las últimas tecnologías aeroespaciales con el mismo propósito de siempre. Fardar.

Foto: El complejo enzimático HTC es el responsable de que las células envejezcan. (RTVE)

La construcción de megayates no es nueva pero, cuando combinas la demanda por tener el cacharro más chulo que el ‘billonetis’ de al lado con las posibilidades que abren las tecnologías de impresión 3D, simulación de dinámica de fluidos y materiales, la extravagancia en su diseño se ha disparado.

Quizás todo empezó con Venus, aquel yate que Steve Jobs diseñó con Philippe Starck — o viceversa — y que acabó embargado. Esa Apple Store flotante demostró al resto de forrados con fondos remotos que los yates no tenían que ser todos iguales.

placeholder El Venus de Steve Jobs. Nunca lo llegó a estrenar.
El Venus de Steve Jobs. Nunca lo llegó a estrenar.

Básicamente el mercado funciona así: constructores de barcos como Lazzarini Design, responsables del Shape, agarran el Catia o AutoCAD de turno y se hinchan a tirar líneas como si la física no existiera. Luego aparece uno con tarjeta American Express de Titanio-Diamante y pregunta que a cuánto están los tomates, a lo que el constructor generalmente responde con una cantidad impronunciable y un diseño final con más compromisos que el render 3D.

Los resultados finales suelen ser desiguales pero estos barcos concepto marcan el rumbo del futuro de la navegación de lujo. Aquí tenéis los ejemplos más recientes.

Shape

El Shape sólo utiliza 35 metros de sus 65 metros de eslora como espacio útil en la parte de popa. El resto es un vacío algo que, según Architectural Digest, tiene un claro mensaje: soy tan importante que me puedo permitir tener medio yate inutilizado.

placeholder Shape
Shape

Saturnia

El Saturnia es otro cascarón de 69 metros que parece el hijo secreto de un ballenero y un Tesla Cybertruck. Su estructura de fibra de carbono, dice el diseñador, lo hace un 50% más ligero que otros barcos de su envergadura, haciéndolo capaz de recorrer los mares a 30 nudos. En su parte central tiene un mini-’puerto’ privado para que los invitados puedan embarcar y desembarcar con facilidad en lanchas, jetskis y vehículos marinos varios.

placeholder El puerto interno del Saturnia
El puerto interno del Saturnia

Pagurus

Un catamarán de 25 metros inicialmente concebido para uso militar que ahora parece estar a la venta por 24 millones de euros. A primera vista parece un catamarán convencional — hasta que lo ves fuera del agua, conduciendo por tierra como si fuera un cangrejo. De hecho le apodan “crabamaran”, un juego de palabras entre catamarán y crab, que en inglés significa cangrejo.

placeholder Pagurus sobre tierra
Pagurus sobre tierra

Codecasa Jet 2020

No sé si el Jet 2020 de 70 metros, de los astilleros italianos Codecasa, es un submarino, un barco o un avión de alerta temprana y control AWACS pero, si Jeff Bezos se comprara un yate nuevo, iría a juego con sus cohetes pene.

placeholder Codecasa Jet 2020
Codecasa Jet 2020

Tuhura

placeholder Tujura (Igor Lobanov)
Tujura (Igor Lobanov)

Obra del afamado diseñador de yates moscovita Igor Lobanov — que trabajó con Starck antes de abrir su propio gabinete con el astillero Oceanco — el Tuhura está inspirado en las formas de las canoas polinesias. Lovanov dice que está seguro de que en un par de años se convertirá en una realidad.

placeholder Vista aéra del Tuhura (Lobanov)
Vista aéra del Tuhura (Lobanov)

Project Star

placeholder Project Star, de Igor Lobanov
Project Star, de Igor Lobanov

También obra de Lobanov, este extraño superyate de 500 millones de dólares finaliza la lista como el proyecto más futurista de todos. Una especie de mini-ciudad flotante para que un supervillano de película como Peter Thiel viva en medio del Pacífico mientras el Apocalipsis destruye la civilización.

placeholder Vista área de Project Star (Lobanov)
Vista área de Project Star (Lobanov)
Yates Millonarios Tecnología
El redactor recomienda