De diez meses a más de un siglo: ¿quién marca el ritmo de las vacunas?
  1. Tecnología
  2. Ciencia
CUÁNDO SE ERRADICA UNA ENFERMEDAD

De diez meses a más de un siglo: ¿quién marca el ritmo de las vacunas?

Hay vacunas que aún no se han logrado, otras que tardaron más de 100 años. El sarampión se consiguió en una década, mientras que la del covid-19 ha precisado diez meses

placeholder Foto: Solo la vacunación del sarampión había logrado fabricarse en menos de diez años (Foto: EFE)
Solo la vacunación del sarampión había logrado fabricarse en menos de diez años (Foto: EFE)

Actualmente hay al menos 28 enfermedades humanas contra las que existen vacunas eficaces. Según datos de la OMS, gracias a ellas, se salvan de dos a tres millones de vidas al año (y tirando por lo bajo, como afirman los científicos). Conseguir su desarrollo había sido un proceso que, en el mejor de los casos, como en el del sarampión, ha llevado diez años (el virus se vinculó a la enfermedad en 1953 y la vacuna fue autorizada en Estados Unidos en 1963).

Ahora, con la llegada de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNetch para el covid-19, esos tiempos han saltado literalmente por los aires: desde que se relacionó el patógeno con la enfermedad hasta que el medicamento está en el mercado han pasado solo diez meses.

placeholder Gráfico creado por Our World in Data, web de datos empíricos creada por la Universidad de Oxford
Gráfico creado por Our World in Data, web de datos empíricos creada por la Universidad de Oxford

En el lado contrario de la balanza, se encuentra la vacuna contra la malaria. Alphonse Laveran descubrió en 1880 el parásito Plasmodium, causante de la enfermedad. Más de 140 años después todavía no hay vacuna. Tampoco tenemos sobre la mesa un remedio para virus conocidos como el Dengue (descubierto en 1907), el Zika (desde 1947), el Ébola (desde 1976) o el SIDA (desde 1983), entre otros.

Las vacunas se aceleran

Todas las vacunas cumplen cuatro fases, completamente regladas y medidas. En el caso del coronavirus, también ha sido así. Pero ahora se ha dado una financiación récord y una colaboración nunca antes vista. A parte de las circunstancias político-económicas, varias innovaciones científicas han ayudado a esta aceleración. A principios de 1900 empezaron a introducirse técnicas de cultivo bacteriano, que propiciaron el desarrollo de la vacunación contra la difteria, el tétanos y la tos ferina.

Foto: San Marino y su política de mano férrea contra los antivacunas (Fotos: Wikimedia Commons)

En la década de 1950, se consiguieron técnicas de cultivo de tejidos virales, que permitió el desarrollo de las vacunas contra la poliomielitis, el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela (viruela).

En los últimos años, las nuevas tecnologías en biología molecular y técnicas avanzadas de química han conseguido avanzar en la vacunas contra la hepatitis B, la gripe y el neumococo, causante de neumonía, y el meningococus, que causa meningitis y septicemia.

Enfermedades erradicadas

Aún no todas las vacunas que poseemos han logrado la erradicación total de la enfermedad. Se necesita mucho tiempo y llegar a muchos países. La viruela, por ejemplo, fue la primera vacuna creada por el hombre, pero el último caso confirmado se produjo en 1977 en Somalia. En 1980 por fin la OMS anunció que la viruela había sido erradicada.

La viruela es la única enfermedad que ha sido eliminada por completo

Hay que tener en cuenta que la OMS habla de "erradicación" cuando la enfermedad ha sido eliminada de forma permanente y global, mientras que la "eliminación" solo se refiere a un logro restringido en un área geográfica específica. Hasta ahora, el mundo solo ha erradicado dos enfermedades: la viruela y la peste bovina, según explica Our World in Data, web de datos empíricos Open Access creada por la Universidad de Oxford.

Las siguientes enfermedades que la OMS considera "erradicables" son la poliomelitis, la enfermedad del gusano de Guinea, la filariasis linfática, la cisticercosis, el sarampión, las paperas y la rubéola.

Vacuna Coronavirus Vacunación OMS
El redactor recomienda