"se ha minimizado el problema"

La escasa esperanza del veterinario Nacho de Blas en la vacuna contra el coronavirus

Entrevistado en 'Noticias de Guipúzcoa', el epidemiólogo veterinario recuerda que su sector lleva casi un siglo trabajando con coronavirus y que la solución no es la vacuna

Foto: Para este epidemiólogo veterinario, la vacuna no es la solución a la pandemia de coronavirus (Reuters)
Para este epidemiólogo veterinario, la vacuna no es la solución a la pandemia de coronavirus (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Fernando Simón lo dijo hace unos meses, cuando aún estábamos al inicio de una pandemia que no sabíamos cómo iba a transcurrir: que no se podía depositar la esperanza para poner fin a la epidemia de coronavirus en una vacuna. Ahora, el epidemiólogo veterinario Nacho de Blas repite esta máxima, señalando que el sector en el que él se encuentra lleva muchos años estudiando diferentes tipos de coronavirus y es conocido que la inmunidad no dura para siempre. La semana pasada, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunciaba que se había autorizado a proceder al primer ensayo clínico de una vacuna contra el covid-19 en España, mientras la carrera por conseguir lo que algunos creen que es el tratamiento para este coronavirus continúa.

"[Los veterinarios] llevamos décadas trabajando con coronavirus. Sabemos perfectamente cuáles son las vías de transmisión, los comportamientos estacionales, que los anticuerpos duran de seis a doce meses en el mejor de los casos; sabemos perfectamente que las vacunas son una porquería y son complejísimas", explica, en entrevista con 'Noticias de Guipúzcoa'. De Blas ha explicado que cuando aparecen este tipo de enfermedades por primera vez "producen un pico epidémico superfuerte, independientemente de la estación del año", pero que con el tiempo se llega a un "equilibio" y a la denominada "inmunidad de rebaño", y se van dando picos por la pérdida de inmunidad. "Sabemos incluso que las vacunas en algunso casos han sido contraproducentes", ha apuntado, recordando que todas las vacunas registradas de coronavirus en perros se han retirado del mercado.

Para cuando haya una vacuna eficaz en el mercado este coronavirus ya no será de interés

Dadas las circunstancias actuales, el mensaje de De Blas es poco o nada alentador. "Estamos hablando de vacunas que están superprobadas y no funcionan", insiste. Las mejores vacunas para coronavirus, según su experiencia, son las que "inducen una buena respuesta frente a muchos antígenos distintos, tanto con anticuerpos como con respuesta celular. Y eso, de momento, solo lo consiguen vacunas que sean atenuadas, que tardan años en desarrollarse; y no vacunas que sean inactivas, como muchas de las que se están desarrollando. La inmunología es supercompleja", sentencia. Pero estas vacunas más eficaces, las atenuadas, no están aún en desarrollo, y según indica De Blas, "para cuando haya una en el mercado esta enfermedad ya no será de interés".

Desde su punto de vista, es la presión de las farmacéuticas la que hace que se trabaje en esta línea, ya que se busca algo "que impacte y se venda rápido". "Las inactivadas son rápidas, pero sabemos que van a funcionar poco y mal. Claro, en muy poco tiempo tienes un modelo de vacuna: el de Oxford, el de los rusos, italianos y varias chinas", indica, aunque también señala que hay otras más modernas, de tipo genético, como la de Moderna en Estados Unidos o la de BioNTech, que comercializará Pfizer en Alemania. Pero De Blas tiene claro que "no va a salir bien a la primera".

"La UE iba a comprar a Moderna 80 millones de dosis. Multiplícalo por 35 euros vale cada una... estamos hablando de 2.500 millones de euros. Una empresa de seis años y que no tiene ningún producto en el mercado; y sólo en Europa vende 2.500 millones de un producto que no existe. Es increíble, para que luego Anthony Fauci diga que a lo mejor se queda solo en el 50% o 60% de efectividad, que ni siquiera llegas a la inmunidad de rebaño. En veterinaria nos exigen el 75% para comercializar algo", lamenta. Fauci es el epidemiólogo de la Casa Blanca, y en alguna ocasión ha señalado que aunque los científicos esperan una efectividad del 75% con un 50% o un 60% sería "aceptable".

El problema actual: el exceso de optimismo

Aunque no se anima a señalar a las autoridades como culpables de la situación actual, sí que reconoce que tienen "un poquito de culpa" al haber infantilizado a la población. "Se ha minimizado mucho el problema", apunta. Y en este tipo de cuestiones, señala, hay que "ser pesimista por naturaleza": lo óptimo, según De Blas, es presentar un plan de contingencia, y si luego no hace falta aplicarlo, "mejor". Tampoco hay que ser, señala, un pesimista apocalíptico, pero sí pragmático. De hecho, insiste en que esta es la misma vía que hay que seguir con la 'vuelta al cole', que está prácticamente a la vuelta de la esquina.

"Cuando los niños tengan mocos en el colegio va a ser el caos", apunta, recuperando otra postura que dice que hay que evitar en estas circunstancias, la del optimista patológico. "Estábamos convencidos de que esto en verano se iba a pasar, y como somos superresponsables, vamos a empezar el curso y, además, en octubre va a estar la vacuna. Estábamos haciendo el cuento de la lechera". De Blas, aun así, cree que no habrá un segundo confinamiento, quizás algo localizado en algún municipio que tenga los casos disparados, pero no de manera generalizada, porque "sería insostenible desde el punto de vista económico" e "injustificado, teniendo en cuenta los conocimientos que tenemos".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios