LLEGA INTACTA AL CEREBRO

Una proteína de la soja da esperanzas para tratar la memoria en enfermos de Alzheimer

En pruebas con ratones ha ofrecido resultados esperanzadores, tanto en la memoria a corto como a largo plazo

Foto: La retina, el espejo del cerebro con demencia. Foto: EFE Carlos García
La retina, el espejo del cerebro con demencia. Foto: EFE Carlos García

Investigadores de la Universidad de Kyushu (Japón) han demostrado, en ratones, que una proteína, derivada de la soja, es capaz de llegar al cerebro tras su ingesta y puede reducir la degradación de la memoria en enfermos de Alzheimer.

Esta molécula, derivada de la descomposición de las proteínas de la soja, se clasifica como un dipéptido porque contiene sólo dos de los bloques de construcción de proteínas conocidos como aminoácidos. Tiene como peculiaridad que es capaz de realizar el viaje del estómago de un ratón a su cerebro, sin ser modificado, a pesar de que todo podría indicar lo contrario.

"Además de la posibilidad de ser descompuesto durante la digestión, los péptidos se enfrentan al reto de cruzar una barrera altamente selectiva para llegar de la sangre al cerebro", explica Toshiro Matsui, profesor de la Facultad de Agricultura de la Universidad de Kyushu y líder del estudio publicado en 'npj Science of Food'.

"Mientras que nuestros estudios anteriores fueron los primeros en identificar un dipéptido capaz de hacer el viaje, nuestros nuevos estudios muestran ahora que puede afectar a la memoria de los ratones". Los investigadores analizaron los efectos de este dipéptido, llamado Tyr-Pro porque está compuesto de los aminoácidos tirosina y prolina, alimentando a los ratones durante varios días antes y después de inyectarlos con una sustancia química que se utiliza comúnmente para simular la enfermedad de Alzheimer y que perjudica las funciones de la memoria.

Resultados prometedores

En las pruebas para evaluar la memoria a corto plazo mediante la comparación de la tendencia de un ratón a explorar diferentes brazos de un laberinto simple, los ratones con problemas de memoria que habían ingerido el dipéptido en las dos últimas semanas tuvieron mejores resultados que los que no lo habían hecho, aunque ambos grupos fueron superados en general por los ratones sin problemas de memoria inducida.

La misma tendencia se observó también en las pruebas de memoria a largo plazo, que medían el tiempo que un ratón permanecía en la zona iluminada de un recinto para evitar una leve descarga eléctrica experimentada en la zona oscura después de haber sido entrenado en el recinto un día antes.

Aunque ha habido otros estudios que sugieren que algunos péptidos pueden reducir el deterioro de las funciones cerebrales, éste es el primer caso en el que también existen pruebas de que el péptido puede entrar en el cerebro intacto. "Todavía necesitamos estudios para ver si estos beneficios se trasladan a los seres humanos, pero esperamos que este sea un paso hacia los alimentos funcionales que podrían ayudar a prevenir la degradación de la memoria o incluso mejorar nuestros recuerdos", comenta Matsui en declaraciones recogidas por Neuroscience News.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios