BÁSICA PARA VOLVER A LA NORMALIDAD

Por qué 'serología' se ha convertido en la palabra de moda tras el coronavirus

Saber quién tiene anticuerpos del covid-19, en qué cantidad y cómo les protegerán de una nueva hipotética infección, es fundamental para una vuelta a la normalidad absoluta

Foto: Por qué la serología se ha convertido en la palabra de moda tras el coronavirus. (Reuters)
Por qué la serología se ha convertido en la palabra de moda tras el coronavirus. (Reuters)

El coronavirus tiene el dudoso honor de ser una de las enfermedades más graves de todos los tiempos. Con más de 3,5 millones de infectados y de 250.000 muertos en todo el mundo, la principal misión de los expertos es tratar de frenar esta pandemia. Hasta la fecha, la mejor medida que hemos podido encontrar es el confinamiento, Pero no es suficiente. ¿Cómo vamos a poder volver a una vida normal? La serología, de momento, es la única respuesta.

La serología se ha convertido, sin ningún género de dudas, en la palabra de moda de la pandemia. Pero, ¿de qué se trata? Pues ni más ni menos que de la única vía que tenemos para tratar de saber si estamos derrotando al virus. No es más que el estudio para comprobar si alguien tiene anticuerpos que indican que ha sido infectado con el virus, algo que es fundamental para saber en qué punto se encuentra cada población.

El objetivo primordial es conseguir la inmunización completa, algo que se busca a través de una vacuna, y más rápidamente, con la serología. Expertos están trabajando en estudios para comprender si la gente que se ha infectado de covid-19 ha generado anticuerpos. En el mejor de los casos, estos nos harán inmunes a una nueva infección, lo que serviría para controlar la pandemia y poder regresar a la normalidad eliminando todo tipo de distanciamiento social o de protección.

Pero la experiencia con otros coronavirus nos dice que esos anticuerpos muy probablemente hagan que tengamos menor riesgo de nuevo contagio, pero nunca será cero. Aun así, es necesario seguir estudiando la serología, pues se ha demostrado que algunos pacientes generan más anticuerpos que otros. ¿Está directamente relacionado con la carga viral? De momento se desconoce, pero lo que está claro es que a más número de anticuerpos, mayor resistencia a un nuevo contagio.

Según explica Mark Lipsitch, director del centro de enfermedades de Harvard, a 'The Washington Post', para poder dar por hecho que la pandemia está controlada hace falta que, como mínimo, la mitad de la población mundial o, en el mejor de los casos, dos tercios, sean inmunes a la enfermedad. Será en ese punto en el que podamos decir que la pandemia de covid-19 está completamente controlada, pues el potencial número de contagiados será muy inferior a los que ya lo han superado.

El problema está en que las pruebas de serología todavía no son todo lo concluyentes que nos gustaría. En muchos casos, se están llevando pruebas en grandes focos donde la enfermedad ha hecho estragos, pero en realidad no es una muestra real. ¿Por qué? Porque solo se analizan focos calientes, sin tener en cuenta otros lugares más alejados con menor número de casos, por lo que la fotografía que se está sacando no se ajusta del todo a la realidad.

(Reuters)
(Reuters)

Según Lipsitch, los estudios serológicos tienen que cubrir una amplia gama de áreas, no solo los puntos calientes. Lo ideal sería realizar estas pruebas de anticuerpos a las mismas personas semana tras semana, comparando gente con un estilo de vida similar: vivir en áreas similares, tener patrones de trabajo parecidos y que asuman riesgos similares de contagio, como coger transporte público de manera habitual. Ahí es donde se puede comprobar si las personas con anticuerpos tienen menos posibilidades de contraer el virus que los que no lo tienen.

Lo que es evidente es que la serología va a ser fundamental para que podamos volver a la normalidad. Tener una serie de controles que nos digan si hemos superado la enfermedad y qué posibilidades hay de volver a contagiarnos, será básico para determinar si una población puede volver a la absoluta normalidad. Aunque claro, esto plantea un nuevo debate: ¿hay que segregar a la población por sanos, enfermos o gente con mayor riesgo de contagio? Suena a épocas pasadas no muy lejanas que, de ninguna de las maneras, deberían devolver a repetirse.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios