Una solución que puede ahorrar miles de euros

Este otorrino granadino modifica máscaras de buceo para luchar contra el coronavirus

Paco López-Navas es otorrinolaringólogo del Hospital Universitario Virgen de las Nieves. Pero además de tratar pacientes, también usa sus conocimientos de impresión 3D para luchar contra el SARS-Cov-2

Foto: Paco López-Navas, con la máscara modificada y la impresora 3D. (Imagen cedida)
Paco López-Navas, con la máscara modificada y la impresora 3D. (Imagen cedida)

Paco López-Navas es un médico más en la plantilla de Otorrinolaringología del Hospital Virgen de las Nieves de Granada. Especialista en cirugía de oído y nariz, intenta llevar lo mejor posible el día a día en estos momentos de crisis sanitaria, pero tras este perfil profesional, López-Navas esconde un conocimiento que se ha demostrado de lo más útil en estos días. Aficionado a la impresión 3D, junto a otros muchos profesionales de España y de fuera de nuestro país, está desarrollando todo tipo de material sanitario y, algo que justo ahora empieza a explotar y a popularizarse, está convirtiendo máscaras de buceo en material sanitario para luchar contra la Covid-19.

Hasta hace poco más de dos meses, este joven médico granadino solía utilizar la impresora 3D que había donado al hospital la empresa de Centros Auditivos OirT para hacer modelos de distintas partes del cuerpo de los pacientes que acudían al hospital con la idea de practicar las posibles cirugías y tener una perspectiva diferente de la situación. Pero con la explosión del SARS-Cov-2 en Europa y poco más tarde en España, su producción cambió hacia otros ámbitos y, además de fabricar viseras y otros productos más habituales, se puso a investigar con las máscaras de buceo. Hasta que, con un compañero italiano y otro colombiano, dio con la tecla.

"Me puse a mirar qué cosas se podían hacer y con el compañero colombiano vimos que se podía intentar convertir estas máscaras estancas en mascarillas para proteger a los sanitarios, así que nos pusimos manos a la obra. Él se encargó más de la parte técnica y yo me puse a imprimir los adaptadores y buscar las piezas que hicieran falta", explica López-Navas. Así, mientras en Italia los mismos 'makers' que crearon una pieza clave de los respiradores con tecnología 3D usaban estas máscaras de buceo para los respiradores, ellos desarrollaban una versión centrada en dar una opción a la falta de material existente en los hospitales españoles e incluso ahorrar un buen dinero al sistema.

Imagen de la máscara modificada.
Imagen de la máscara modificada.

"Hemos desarrollado unos adaptadores para que en la toma de aire que hay en la parte superior de la máscara de esnórquel se pueda colocar un filtro HMEF [son los filtros de partículas que normalmente se colocan en los respiradores para conseguir que el aire que recibe el paciente sea totalmente limpio] y así sirvan como opción de protección para el personal sanitario que ahora va justo de material", apunta este treintañero. ¿Lo mejor? Que al acudir a los encargados de prevención del hospital granadino le han dado el visto bueno para seguir produciendo. "Hombre, nunca te van a decir que esto es perfecto, porque no ha pasado todos los controles, pero es una opción más para una situación extrema como esta", apunta.

Y lo mejor no es que esto proteja, sino que es una opción económica y reutilizable. "Mira, los filtros sí son desechables, en los quirófanos, por ejemplo, se cambian con cada paciente, pero el resto de la máscara se puede lavar y es reutilizable. Y no solo sustituye a las mascarillas tradicionales, sino que con ella, al ser estanca, no necesitarías ni gafas, ni visera ni mascarilla. Un ahorro brutal de material y encima con un producto que en dinero puede rondar los 30 euros [20 de la máscara y unos 10 de la adaptación], con 10 euros extra por cada cambio de filtro de los que siempre suele haber bastante 'stock", explica el ideólogo. ¿Cuánto tiempo cuesta desarrollar esto? Pues unas cuatro horas imprimir cada adaptador y lo que se tarde en montar las piezas.

¿Un cambio de paradigma?

Sus usos incluso llegan más allá. Ese mismo diseño, aunque hay muchos otros, también podría valer para unir la máscara a los respiradores, como ya han hecho en Italia. "Solo habría que conectar los tubos del respirador al filtro", apunta el doctor, que destaca la utilidad de estas máscaras. "Los usos son muchísimos y muy variados. Y lo mejor es que la gente está colaborando a nivel global y sin intención de recibir nada a cambio para encontrar las mejores soluciones. Eso es lo más brutal de todo", apunta López-Navas.

Él no trabaja solo en la creación, colabora con varias empresas de Granada e incluso la empresa que les regaló la impresora ahora está recogiendo estas máscaras para llevarlas al hospital. "Hay un nivel de colaboración y ayuda entre todos que pocas veces había visto antes en el sector de la salud. Aquí siempre ha prevalecido el 'copyright' y suele ser un sector muy cerrado. Vamos, por ejemplo, de esto del 3D somos muy poquitos los profesionales sanitarios que conocemos algo. Esto está siendo un cambio total".

Además del hospital granadino, por la solución ya ha preguntado gente de hospitales de Lugo, de Málaga y de Sevilla (en las dos últimas ciudades, la misma cadena de centros auditivos también está recogiendo material) y todo apunta a que esto se va a popularizar mucho más. "Está todo el mundo muy interesado con esto del desarrollo 3D. Es verdad que llegar a cosas tan complejas como los respiradores, por ejemplo, es complicado, pero se está creando una red supergrande y todo el mundo pone su granito de arena. Aquí, internamente, tenemos grupos de Telegram y hasta desde la dirección preguntan por si podemos imprimir materiales", apunta López-Navas.

En concreto, ahora están haciendo bastantes soportes para las viseras y siguen sacando adaptadores para las máscaras. "Ayer mismo, fuimos a por otro par de ejemplares a Decathlon y la idea es ir produciendo y perfeccionando el desarrollo. En un momento como este, toda la ayuda es bien recibida, pero tampoco tenemos que olvidar que no todo vale, hay que testar, probar y tener claro que estos productos no son productos sanitarios".

Peticiones masivas y el problema del 'stock'

Lo de las compras, el 'stock' y la ayuda es un punto clave, y es que aunque el desarrollo de las soluciones se hace de forma colaborativa y tirando de recursos propios, la base, como las máscaras de buceo, no es infinita. El hospital de López-Navas no es el único interesado en estas soluciones. Solo en España, son muchos otros los que ya se han fijado en las oportunidades que dan estas máscaras, y los fabricantes, ya mermados por la situación, empiezan a estar al límite. Médicos de hospitales como los de Valladolid o Montepríncipe, en Madrid, ya han empezado a pedir la donación de las máscaras a particulares y preguntan a los fabricantes.

Entre estos fabricantes destacan Decathlon y Cressi, una compañía italiana especializada en productos de buceo. Desde Teknautas, hemos preguntado a ambas compañías y confirman que, aunque quieren ayudar, su situación es bastante limitada. Decathlon acaba de anunciar que dejará de vender sus máscaras al público para llevar todo el 'stock' al sector sanitario y Cressi confiesa que en España solo tienen un 'stock' de unas 1.000 unidades que se va a quedar muy corto. "Nuestra fábrica central está en Italia y también está sufriendo por el coronavirus. Nuestro sector se ha parado totalmente y tenemos unos recursos muy limitados, vamos, fuera de esto, estamos casi parados", apunta Roberto Terol, director de Cressi España.

Máscara de Cressi modificada. (Imagen cedida)
Máscara de Cressi modificada. (Imagen cedida)

Por último, en cuanto al tema de liberar patentes, Cressi es bastante más claro y asegura que en sus ventas a hospitales o centros similares, la compañía manda un manual con las mejores soluciones 'open source' que hay en este momento para modificar sus máscaras con fin sanitario, pero no pueden meterse más porque no es un producto sanitario al uso. Sin embargo, Decathlon ha sido más ambiguo y ha dicho que compartirá diseños y demás información técnica con los proyectos "más serios", buscando la mejor forma de ayudar. Eso sí, aseguran que están ayudando en todo lo posible en la crisis proporcionando material, como gafas de natación o ponchos para proteger las batas.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios