A PARTIR DE ÓVULOS EXTRAIDOS Y CONGELADOS

Una madre estéril por el cáncer da a luz tras congelar sus óvulos

Utilizaron una técnica llamada maduración in vitro (MIV) para permitir que los óvulos se desarrollaran más en el laboratorio

Foto: Proceso de análisis de óvulos en un hospital de Panamá. Foto: EFE Bienvenido Velasco
Proceso de análisis de óvulos en un hospital de Panamá. Foto: EFE Bienvenido Velasco

Por primera vez en la historia, una mujer que había quedado estéril tras someterse a un tratamiento contra el cáncer ha dado a luz. Varios de sus óvulos inmaduros, que se le extrajeron antes de la quimioterapia y fueron congelados, han sido descongelados y fertilizados aplicando una técnica llamada maduración in vitro.

Según revela un estudio publicado en la revista científica 'Annals of Oncology', el niño nació de una mujer francesa de 34 años que había sido tratada con quimioterapia para el cáncer de mama. Antes de que comenzara el tratamiento, los médicos extrajeron siete óvulos inmaduros de sus ovarios y utilizaron una técnica llamada maduración in vitro (MIV) para permitir que los óvulos se desarrollaran más en el laboratorio.

Hasta la fecha, no había habido embarazos exitosos en pacientes con cáncer cuyos óvulos hubieran sido sometidos a MIV y congelación, aunque sí habían nacido niños como resultado de la MIV seguida inmediatamente de la fertilización y la transferencia al paciente.

Tras cinco años congelados

Michaël Grynberg, primer autor del estudio y jefe del Departamento de Medicina Reproductiva y Preservación de la Fertilidad en el Hospital Universitario Antoine Béclère (Francia), recuerda que conoció a la paciente, cuando contaba con 29 años, después de haber sido diagnosticada con cáncer y la asesoró en el tema de la fertilidad. "Le ofrecí la opción de congelar los óvulos después de la MIV y también congelar el tejido ovárico", señala el especialista en declaraciones recogidas por Science Alert. "Ella rechazó la segunda opción, que se consideró demasiado invasiva días después del diagnóstico de cáncer".

"Hemos demostrado que esta técnica, incluso si se puede mejorar, permite a las mujeres en esta situación tener hijos"

Al realizar la ecografía, observaron que había 17 pequeños sacos llenos de líquido que contenían óvulos inmaduros en los ovarios de la paciente. El problema con ello es que usar hormonas para estimular su maduración en aquel momento era demasiado arriesgado, pues podría tardar demasiado tiempo y podría empeorar su cáncer.

Así, Grynberg y su equipo decidieron extraer siete óvulos inmaduros antes de que la paciente se sometiera a quimioterapia sin aplicar estimulación alguna en los ovarios. Inmediatamente, comenzaron a aplicar la MIV para que los óvulos terminaran de madurar en el laboratorio y, después los congelaron mediante una técnica conocida como vitrificación, que permite una congelación muy rápida, usando nitrógeno líquido, para reducir las posibilidades de que se formaran dañinos cristales de hierro.

La única opción viable

Tras la quimioterapia y ya curada, la paciente descubrió que había quedado estéril y, ante lo peligroso que resultaba estimular sus ovarios con hormonas para que produjeran más óvulos por la posibilidad de recurrencia del cáncer, decidió usar sus óvulos congelados.

Seis de los óvulos habían sobrevivido al proceso de descongelación y fueron fertilizados por medio de una inyección de esperma intracitoplasmática. Cinco lograron fertilizarse, y transfirieron un embrión al útero de la paciente de 34 años. Así pudo quedar embarazada y nueve meses después dio a luz a un bebé sano, al que ha llamado Jules, en julio de 2019.

"Hemos demostrado que esta técnica, incluso si se puede mejorar, permite a las mujeres en esta situación tener hijos", concluye Grynberg.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios