SI DELINQUEN DESDE PEQUEÑOS, PELIGRO

Los delincuentes "de toda la vida" tienen el cerebro diferente

Según un estudio, aquellos que continúan delinquiendo a lo largo de su vida ya mostraban un comportamiento antisocial desde una edad temprana

Foto: Carátula de la película 'Volando Voy', historia de un delincuente juvenil. Foto: Warner Bros
Carátula de la película 'Volando Voy', historia de un delincuente juvenil. Foto: Warner Bros

Si tu hijo ha sido bueno en la infancia, pero se ha torcido y tiene comportamientos delictivos en la adolescencia, no te preocupes. Eso, al menos, es lo que señala un estudio en el Reino Unido, que sugiere que aquellos que continúan delinquiendo a lo largo de su vida ya mostraban un comportamiento antisocial desde una edad temprana y presentan una estructura cerebral marcadamente diferente como adultos.

Investigadores del University College de Londres sostienen que los adultos con un largo historial de delitos muestran diferencias sorprendentes en la estructura cerebral en comparación con aquellos que han cumplido siempre con la ley o que solo han delinquido en la adolescencia.

"Nuestros hallazgos subrayan investigaciones previas que ponen de relieve que hay diferentes tipos de delincuentes jóvenes, no todos son iguales. No todos deben ser tratados de la misma manera", señala a The Guardian Essi Viding, profesora de Psicopatología del Desarrollo en el University College de Londres y coautora del estudio. Según los autores, lo que hay que hacer para reducir la delincuencia es identificar más a los niños que muestran signos de comportamiento antisocial y ofrecerles apoyo a ellos o a sus padres.

Superficie más pequeña y menos materia gris

En su investigación, publicada en la revista científica 'Lancet Psychiatry', el equipo utilizó datos de 672 neozelandeses, nacidos entre 1972 y 1973, y se recopilaron todos los registros del comportamiento antisocial de los participantes a intervalos regulares desde los siete hasta los 26 años. A los 45 años, a los participantes se les escaneó el cerebro.

"Para reducir la delincuencia hay que identificar más a los niños que muestran signos de comportamiento antisocial y ofrecerles apoyo"

Los investigadores dividieron a los participantes en tres grupos en función de su historial de comportamiento antisocial: 441 mostraron pocas señales de tal comportamiento, 151 sólo eran antisociales como adolescentes y 80 mostraron comportamiento antisocial desde la infancia. Este último grupo tenía niveles más altos de mala salud mental, consumo de drogas y mal ambiente familiar que los de los otros grupos. Además, su comportamiento antisocial o criminal era generalmente más violento que aquellos que solo habían delinquido en la adolescencia.

El equipo descubrió que los escáneres cerebrales de los adultos con amplio historial delictivo mostraban una superficie más pequeña en muchas regiones del cerebro en comparación con aquellos que tenían un historial limpio. También tenían materia gris más delgada en regiones vinculadas a la regulación de las emociones, la motivación y el control del comportamiento, aspectos del comportamiento con los que habían tenido problemas. Los resultados eran similares, incluso teniendo en cuenta otros factores como el coeficiente intelectual y la situación socioeconómica.

Estudio con limitaciones

Aquellos que habían sido delincuentes sólo durante la adolescencia también mostraron algunas diferencias en el grosor medio de la materia gris en comparación con los respetuosos de la ley, pero no había diferencia en cuanto a la superficie en las regiones del cerebro.

No obstante, el equipo sostiene que los factores genéticos y ambientales, como las penurias infantiles, pueden haber dado forma a sus cerebros a temprana edad. También es posible que otros factores posteriores como el tabaquismo, el alcohol o el abuso de las drogas hayan podido causar los cambios cerebrales. El estudio tiene otras limitaciones. Las exploraciones cerebrales se tomaron sólo cuando los participantes eran adultos y la cantidad de delincuentes que lo habían sido desde pequeños era muy pequeña. Además, más del 90% de los participantes eran blancos, y el equipo sólo examinó un tipo de tejido cerebral. Al mismo tiempo, no se consideró la posibilidad de lesiones en la cabeza, que juegan un papel en las diferencias cerebrales y afectan el cerebro y al comportamiento.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios