EN ARGENTINA

Hallado el caparazón de un 'gliptodonte', el armadillo gigante de la Prehistoria

En una escuela abandonada cercana a Buenos Aires, varios investigadores han rescatado un fósil del caparazón de esta especie, que fue descubierto hace varios días por casualidad

Foto: El caparazón del 'gliptodonte'. (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires)
El caparazón del 'gliptodonte'. (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Imagina un armadillo pero con una tonelada de peso y dos metros de altura. Algo así sería el 'gliptodonte', un mamífero prehistórico, extinto hace 10.000 años y que habitó durante el Pleistoceno (hace 2,5 millones de años) en las llanuras argentinas.

En una escuela abandonada de la localidad de Ernestrina, próxima a la capital, miembros de la Unidad Fiscal Especializada de Materia Ambiental de Argentina ha rescatado un fósil del caparazón de esta especie, tras recibir el aviso de un arqueólogo, quien les recomendó que acudieran al lugar. Y es que días atrás, un grupo de jóvenes habían accedido al edificio, casi derruido, para filmar su interior y hacer fotografías. Fue así —por casualidad— como se descubrieron estos restos.

Esqueleto de un 'gliptodonte' exhibido en Buenos Aires. (Wikimedia Commons)
Esqueleto de un 'gliptodonte' exhibido en Buenos Aires. (Wikimedia Commons)

Se cree que una sequía, que tuvo lugar hace unos diez años en una zona cercana a la escuela, desenterró el fósil; y que quienes lo encontraron entonces lo trasladaron al antiguo centro escolar. Allí ha permanecido durante una década; hasta ahora.

Debido al mal estado del lugar y a la falta de cuidado de los restos, el caparazón está dañado en algunas zonas, por lo que será restaurado en el Museo Argentino de Ciencias Naturales, donde esperan que no tarde mucho tiempo en poder ser exhibido al público.

Fragmento de un caparazon de 'gliptodonte', exhibido en el Museo de La Plata, Argentina. (Wikimedia Commons)
Fragmento de un caparazon de 'gliptodonte', exhibido en el Museo de La Plata, Argentina. (Wikimedia Commons)

El primer ejemplar de esta especie se encontró a finales del siglo XVII, durante una expedición en el río Carcarañá, en Santa Fe. Hace un año, en 2018, varios palentólogos descubrieron otro caparazón similar —algo más grande que este útlimo— también en la actual Argentina. Estas duras estructuras óseas estaban formadas mediante la unión de pequeñas placas hexagonales y a ella estaban anexionadas las costillas y las vértebras de los enormes 'gliptodontes'.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios