CICLOFOSFOLÍPIDOS, EL ORIGEN DE TODO

Descubren cómo se formaron las primeras células del planeta

El nuevo estudio ofrece una solución sencilla al rompecabezas de cómo se podrían haber desarrollado las vesículas estables

Foto: Células bajo el microscopio. (iStock)
Células bajo el microscopio. (iStock)

Un estudio científico ha arrojado algo de luz a cómo se formaron las primeras células de la Tierra. Según los autores del mismo, unas moléculas llamadas ciclofosfolípidos pueden haber sido el ingrediente necesario para que las protocélulas formaran estructuras internas llamadas vesículas, que probablemente iniciaron el proceso evolutivo.

"Las protocélulas habrían sido los antepasados de las células de hoy en día", ha señalado a Phys.org Ramanarayanan Krishnamurthy, profesor asociado de Química en el Scripps Research Institute y coautor del estudio. "No tenían todas las funcionalidades de las células modernas, pero sentaron las bases de lo que vino después".

Las células actuales están llenas de diferentes moléculas y reacciones químicas, pero las protocélulas habrían sido mucho más simples, como las vesículas (orgánulos que almacenan, transportan o digieren productos y residuos celulares y que son una herramienta fundamental de la célula para la organización del metabolismo)..

Vesícula, elemento clave

Estas vesículas antiguas tenían un espacio interior hueco, denominado lumen, que podía capturar moléculas más grandes y necesarias para tareas como la formación de ácido ribonucleico y la fabricación de proteínas, elementos básicos y necesarios para la vida.

Los ciclofosfolípidos pueden haber sido el ingrediente necesario para la creación de vesículas

Gracias a las vesículas, las protocélulas podrían haberse dividido en generaciones más avanzadas de protocélulas que tomaron nutrientes del medio ambiente para crecer y dividirse de nuevo.

El nuevo estudio ofrece una solución sencilla al rompecabezas de cómo se podrían haber desarrollado las vesículas estables. En el pasado, los investigadores intentaron usar unas moléculas llamadas ácidos grasos para construir vesículas, pero estas vesículas reaccionaban a los iones metálicos y se desmoronaban.

Imagen del planeta Tierra | Pixabay
Imagen del planeta Tierra | Pixabay

Los investigadores nunca antes habían intentado usar ciclofosfolípidos para formar vesículas, pero en 2018, el laboratorio de Krishnamurthy publicó un estudio de Química de la Naturaleza que mostraba que en el origen de la vida en la Tierra se daban las condiciones necesarias para que existieran ciclofosfolípidos.

Condiciones necesarias

Después de demostrar que los ciclofosfolípidos podrían haber existido, los investigadores se propusieron ver si estas moléculas podían ayudar a las protocélulas a construir vesículas. "No sabíamos si serían lo suficientemente estables como para ser útiles o funcionales", ha recordado Krishnamurthy.

Resultó que las nuevas vesículas eran sorprendentemente estables. Se enfrentaron a una gama más amplia de condiciones físicas y químicas que las vesículas de ácidos grasos, incluyendo cambios en el pH. De hecho, los nuevos hallazgos sugieren que los ciclofosfolípidos podrían ser la base ideal para las vesículas que permitieron que las protocélulas evolucionaran.

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios