ADEMÁS DE PEGAJOSO SIRVE DE DESINFECTANTE

Este pegamento mágico jubilará a los puntos de sutura. ¿El problema? Es moco de babosa

Es capaz de unir tejidos con mucha fuerza sin perder un ápice de elasticidad. Si la babosa 'Arion fuscus' la utiliza para defenderse de sus agresores, ¿por qué no nosotros para cerrar heridas?

Foto: Imágenes del científico recolectando el milagroso material (Rebecca Falconer)
Imágenes del científico recolectando el milagroso material (Rebecca Falconer)

Los puntos de sutura no son perfectos, pero es lo mejor que tenemos para cerrar heridas. Desde hace años se busca un sustituto, y el más prometedor es quizá el moco pegajoso que produce la babosa 'Arion fuscus', un especímen anaranjado endémico de Europa Central.

Este pegamento le sirve como defensa, ya que ataca a las partes bucales de sus depredadores impidiéndoles fagocitar a la babosa, también conocida como Arion Oscuro. Aunque en el pasado ya han aparecido estudios, por ejemplo en 'Science', que apuntaban a este prometedor producto, ahora dos nuevos trabajos profundizan en cómo el pegamento de la babosa logra ser tan potente como adhesivo sin perder su flexibilidad.

"Las suturas típicas, como grapas y puntos, a menudo producen cicatrices y crean orificios en la piel que podrían aumentar la posibilidad de infección después de la cirugía", ha explicado Rebecca Falconer, autora de uno de los estudios. "Comprender los roles de las proteínas adhesivas en el pegamento de las babosas ayudará en la creación de un adhesivo médico que pueda moverse y estirarse y aún así conservar su fuerza y ​​adhesividad".

Falconer y Christopher Gallego-Lazo, investigadores en el laboratorio del Ithaca College, están presentando ambas investigaciones en la reunión anual de la Sociedad Americana de Bioquímica y Biología Molecular que se celebra esta semana en Orlando, Florida

Falconer analizó 11 proteínas únicas de este pegamento y, usando tecnología de ADN recombinante, produjo abundantes cantidades de cada proteína. Estas técnicas que desarrolló también podrían emplearse para crear un pegamento con proteínas humanas.

El análisis reveló también que algunas de las proteínas tienden a unirse con otras para formar una red tridimensional. Estos hallazgos sugieren que este proceso, llamado oligomerización, puede ser necesario para que algunas de estas proteínas sean más funcionales.

Paralelamente, el estudio de Gallego-Lazo se centró en comprender la estructura de doble red que hace que este pegamento para babosas sea altamente deformable pero, al mismo tiempo. capaz de soportar grandes cantidades de fuerza. El pegamento tiene una rígida red de proteínas que utiliza otros enlaces de sacrificio para absorber energía, protegiendo una red deformable de carbohidratos entrelazados.

Gallego-Lazo descubrió que cambiar los enlaces químicos específicos dentro de la red de proteínas del pegamento de babosas modificaba su fuerza. Estos enlaces se pueden alterar de forma natural, lo que permite que el pegamento se deforme al tiempo que mantiene su resistencia.

La doble red de proteínas descubierta por el investigador Gallego-Lazo (Ithaca College)
La doble red de proteínas descubierta por el investigador Gallego-Lazo (Ithaca College)

"Pocos estudios sobre adhesivos biológicos han identificado la naturaleza exacta de los enlaces que mantienen el pegamento unido", ha dicho Gallego-Lazo. "Este conocimiento puede guiar el desarrollo de un adhesivo sintético orgánico que reduciría el riesgo de infección y cicatrización en comparación con los puntos y grapas, y además podría aplicarse de manera rápida y simple".

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios