INCLUSO PARECE QUE PUEDEN CONTROLARLAS

Científicos logran identificar las células del cerebro que provocan la ansiedad

Un experimento con ratones podría ser el primer paso para encontrar nuevos medicamentos que ayuden a combatir una de las enfermedades mentales más extendidas

Foto: La ansiedad es una de las enfermedades mentales más extendidas en todo el mundo
La ansiedad es una de las enfermedades mentales más extendidas en todo el mundo

Un estudio de 2018 publicado en la revista Neuron ha identificado las que ya se conocen como las ‘células de la ansiedad’. Los científicos, que investigan las bases neurológicas de la ansiedad en el cerebro, han desvelado que estas células estarían ubicadas en el hipocampo y no sólo regulan el comportamiento de esta enfermedad, sino que también podrían llegar a controlarse mediante haces de luz.

El estudio se ha realizado con ratones de laboratorio a los que se colocaron microscopios en miniatura en su cerebro para grabar las reacciones de las células de su cerebro. Después, se construyó una jaula especial, en la que había espacios abiertos y plataformas a grandes alturas para provocar ansiedad en los animales.

Mazen Kheirbek, de la Universidad de California, explica a Science Alert que buscaban “dónde se codifica en el cerebro la información emocional que conlleva el sentimiento de ansiedad”, una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo. Por poner un ejemplo de su magnitud, sólo en Estados Unidos la sufren una de cada cinco personas adultas.

¿Una cura a la ansiedad?

Los investigadores descubrieron que se iluminaban un grupo de células en una zona del hipocampo denominada vCA1 cada vez que los ratones entraban en estado de ansiedad, alejados de la seguridad de las paredes de sus jaulas. El investigador principal Rene Hen, de la Universidad de Columbia, explica que las han denominado "células de ansiedad porque sólo se disparan cuando los animales se encuentran en lugares que les son aterradores”.

Estas células son sólo una parte de un circuito por el cual el animal aprende sobre la información relacionada con la ansiedad

Estas células llegarían desde el hipotálamo, la región del cerebro que regula las hormonas que controlan las emociones. Eso hace pensar a los investigadores que estas neuronas de ansiedad podrían ser en sí mismas parte de la biología humana. Para Jessica Jimenez, de la Universidad de Columbia, “se abren nuevas áreas para explorar ideas de tratamientos que no sabíamos que existían antes.

Pero lo que aún es más impactante es que los científicos habrían descubierto la manera de controlar esas células: una técnica llamada optogenética hace brillar un haz de luz sobre las células en la región afectada, la vCA1, con la que los investigadores fueron capaces de silenciar las células de la ansiedad permitiendo que los ratones se sintieran seguros.

La ansiedad, un problema global
La ansiedad, un problema global

El investigador Mazen Kheirbek desvela alguno de los descubrimientos del experimento: “Al apagar esas células del hipocampo descubrimos que los ratones se volvieron menos ansiosos. De hecho, tendían a querer explorar el campo abierto que se abría más allá del laberinto”, algo que no es habitual ya que estos animales tienen miedo a las zonas abiertas por la presencia de depredadores.

Hacen falta más estudios

El experimento hizo pensar a los investigadores que vCA1 no es la única región del cerebro que está involucrada en la ansiedad. Llegaron a esta conclusión cuando cambiaron la configuración de la luz y vieron que los animales temblaban también cuando estaban seguros en entornos cerrados. Para Kheirbek, "estas células son, probablemente, sólo una parte de un circuito por el cual el animal aprende sobre la información relacionada con la ansiedad”.

Esa teoría ya justificaría un estudio adicional, en palabras del investigador, aunque el próximo paso intentará trasladar los descubrimientos en los ratones a los humanos, algo que a priori parece muy posible.

En caso positivo, estos resultados podrían dar lugar a una gran investigación para encontrar nuevas fórmulas para tratar la ansiedad. Como explica el mismo Mazen Kheirbek “tenemos un objetivo, una forma de pensar en nuevos medicamentos”.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios