tres años de bataclan

Estrés postraumático, ansiedad... Así viven los supervivientes de los atentados de París

El departamento de Salud Pública de Francia ha evaluado por primera vez el impacto psicológico de los atentados de 2015 en supervivientes, testigos, sanitarios, familiares....

Foto: Hace tres años murieron 130 personas en los atentados de París. (Reuters)
Hace tres años murieron 130 personas en los atentados de París. (Reuters)

Hace tres años París se convertía en escenario de siete atentados al mismo tiempo: en la cadena de ataques terroristas perdieron la vida 130 personas y cerca de 400 resultaron heridas, pero el balance se eleva sin una cifra concreta si se tiene en cuenta la cantidad de testigos y personas afectadas por una de las masacres más difíciles de digerir de los últimos años. Tres años después, el departamento de Salud Pública de Francia ha publicado sus informes sobre salud psicológica de todos los que vivieron este momento, no solo de los supervivientes, sino también de algunos que, en ocasiones, quedan olvidados: los testigos, los voluntarios y los agentes de seguridad.

Estos dos estudios —nombrados Impacts y ESPA 13 Novembre— se realizaron con el objetivo de evaluar el impacto psicotraumático de los atentados que tuvieron lugar en 2015, tanto el de noviembre, que fue más bien una cadena de atentados, como el de enero, contra el semanario satírico 'Charlie Hebdo', que se saldó con la muerte de once trabajadores de la revista y un agente de policía.

El primer estudio muestra que seis meses después de los atentados, el 18% de los civiles que no intervinieron en los mismos presentaban el síndrome de estrés postraumático, y un 20%, problemas de depresión o ansiedad. Los resultados que arroja el segundo estudio, sin embargo, muestran que ocho meses después de los ataques más de la mitad de los supervivientes que se vieron amenazados directamente por el atentado o de aquellos que perdieron a alguna persona cercana presentan un cuadro de estrés postraumático probable, mientras que entre los testigos no implicados directamente en los atentados se ve afectado un 27%.

Estos estudios —elaborados entre los días 7 de julio y 10 de noviembre de 2016 entre 575 civiles y 837 personas que formaron parte de los atentados— revelan un dato más preocupante: que el 67% de los encuestados no ha recibido ningún tratamiento psicológico, ni tampoco consulta a un médico especializado con regularidad. Sin embargo, esta situación es peor entre testigos que entre supervivientes directos, por diferentes causas: falta de necesidad comprobada o legitimidad, según ellos mismos, o incluso dificultad de acceso a la atención sanitaria psicológica, a lo que se suma la sensación de que "no es el momento adecuado".

Depresión y consumo de alcohol y fármacos

La situación que vive un superviviente, o un familiar de una víctima, o un simple testigo de una escena como la que supone un atentado terrorista de estas características se manifiesta de diferentes modos: el estrés postraumático supone pesadillas, trastornos del sueño tales como el insomnio, alteraciones en el estado de ánimo o conductas que perjudican la salud de uno mismo. De hecho, muchas de las personas encuestadas sufren depresión, y reconocen consumir más alcohol, cannabis o medicamentos. La gran mayoría (de hecho, un 83%) de los que no sufrieron heridas físicas asegura tener problemas psicológicos, cuya "aparición" o "empeoramiento" se le atribuye a los atentados de 2015.

Pero más allá de los testigos, los supervivientes y las personas cercanas a las víctimas, hay que prestar atención a los policías, voluntarios, sanitarios y otros agentes de seguridad que participaron en la atención y respuesta a los atentados: de media, según estos estudios, el 5% de los profesionales de salud, bomberos, fuerzas del orden y derivados sufre de estrés postraumático. De hecho, los análisis sugieren que existe un nexo entre la ausencia de esta patología (el porcentaje de afectados es muy bajo) y el hecho de haber sido advertidos previamente de las consecuencias psicológicas de ser testigos (y partícipes) de situaciones particularmente complicadas.

Los estudios, además de evaluar la situación psicológica de los afectados, ha servido al departamento de Salud Pública galo para sacar una conclusión: que es necesario trabajar en la prevención de problemas psicológicos derivados de situaciones complejas. Estos datos sugieren, entonces la "importancia" que debería dársele desde el Estado al "apoyo social" y a la "preparación a la gestión de estrés y a las consecuencias de traumas psíquicos".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios